Dilma
Dinero: ¡Apúrale, Chapo!
31 julio, 2015
dólar
Dólar baja a $16.40 tras inyección de liquidez
31 julio, 2015

Astillero: Túnel cambiario

Astillero, Pacto por México

H asta ahora estupefactos (como la procuradora Gómez en el mancillado penal del Altiplano) ante el hoyo por donde se han estado escapando las expectativas de cierta estabilidad económica, los superhéroes Videgaray y Carstens han decidido comenzar a lanzar billetes verdes en subasta para ver si así tapan el túnel de la fuga cambiaria y en algo la frenan. Doscientos millones de dólares al día, de las reservas que tanto se han presumido, durante dos meses para tratar de saciar la voracidad de los tiburones de la volatilidad que a la par del difícil escenario internacional han acercado el dólar a los 17 pesos. No se busca, explicó el encargado de la hacienda pública mexicana, defender en sí al peso (como un perro, diría aquel José López Portillo en las turbulencias de 1982, político que a fin de cuentas supo protegerse y beneficiarse de los infortunios colectivos, igual entonces que ahora, élites siempre a salvo), sino de “un propósito diferente: asegurar que el mercado funcione con liquidez y en orden”. Ah.

Los heraldos de las buenas digestiones teóricas de los desastres prácticos hacen esfuerzos de gran mérito para explicar a los mexicanos las razones técnicas por las cuales no debería ser conceptualmente tan grave lo que los bolsillos y la bolsa del mandado sufren en lo concreto. Entre más confusa y pretenciosa sea la palabrería oficial ha de suponerse que mejor se enmascara la realidad existente más allá de los despachos gubernamentales. Lo único cierto, palpable y comprobable es que durante la administración peñista se ha producido una imparable devaluación de la moneda nacional, sin que las grandes promesas correctivas y reformadoras hayan entregado hasta ahora indicios esperanzadores.

Al contrario, la riqueza energética es un botín cuyo primer reparto tramposo alcanzó a la nómina familiar del personaje que siempre asoma en los peores momentos de la historia patria, Carlos Salinas de Gortari. La retoma de control del gremio magisterial (mal llamada reforma educativa) ha mantenido al país en una tensión constante y para su “manejo” se gastan enormes cantidades de dinero en policías y soldados en tareas de contención invasiva como sucede en Oaxaca. Y la corrupción tan salvajemente practicada en los tiempos que corren hace del presupuesto público un barril sin fondo, una chequera de despilfarro eterno, justo en tiempos de apreturas y recortes para las mayorías pero, obviamente, no para una clase política parasitaria. No es sólo lo externo, siendo tan fuerte. No son solamente las tasas de interés de EU en cantada ruta de probable aumento ni la incertidumbre de la economía del rector país vecino. Es, también, la acumulación del saqueo, la consecuencia de una sostenida política económica nacional de beneficio llano a las élites y de castigo a la colectividad, la generalizada falta de credibilidad en los gobernantes y las instituciones. Es la tormenta internacional que alcanza con más fuerza a una nave sistemáticamente desmantelada.

Es también lo accidental. O al menos así suele explicarse. Accidentes como el que en Mazapil, Zacatecas, dejó cuando menos 27 muertos y casi centenar y medio de heridos, cuando a un camión de volteo se le dañó el sistema de frenos y arrolló a peregrinos que participaban en las fiestas patronales del lugar. Aunque revisando el historial de accidentes de los años recientes se puede advertir que ese presunto azar negativo es constante, en carreteras mal trazadas o mal conservadas, en vías sin señalamientos adecuados, en maquinaria o vehículos sin el adecuado mantenimiento, en unidades de transporte que no son vigiladas por las autoridades para que cumplan con sus obligaciones mecánicas y operativas. En la selva en que se ha convertido México, la corrupción “arregla” todo y permite que se presten “servicios” privados de cualquier manera, en las condiciones que sean, por desastrosas y peligrosas que puedan advertirse a primera vista, repelidos e incluso agredidos los ciudadanos que denuncian las anomalías y demandan que vida, propiedades e intereses no sean afectados por esta peligrosa mezcla de impunidad, corrupción y abandono acumulados a niveles federal, de los estados y municipios. En ese contexto de degradación nacional no es solamente que por infortunio un camión de volteo se quede sin frenos: es que el país entero está gravemente descompuesto, con expresiones trágicas un día sí y otro también.

Ayer, Enrique Peña Nieto entregó menciones honoríficas a miembros de 25 unidades del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea. El secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos Zepeda, dijo en una parte de su discurso que “estos mexicanos en uniforme han cumplido” y que “la crítica carente de prueba, la intriga, los juicios infundados y la difamación no fueron factores preponderantes ni distractores que impidieran a estos buenos mexicanos cumplir con su deber, y cumplirlo bien”. Duras acusaciones del general secretario contra destinatarios no identificados.

Además, plenamente solidario con las reformas emprendidas por la actual administración, Cienfuegos Zepeda proclamó que “el camino está trazado y el rumbo es el correcto. Ahora, la velocidad de marcha depende de todos. La rapidez en la materialización de cada una de las reformas, depende de nuestra unión, de nuestra competitividad y de nuestra voluntad. Todos tenemos la imperiosa encomienda de sumar esfuerzos en aras del bienestar social. Desterremos juntos la impunidad, la corrupción, los intereses mezquinos individuales o de grupo; superemos la intolerancia, la agresión y la violencia; extirpemos la traición, la deslealtad y el deshonor”. Significativas palabras del general secretario: imperiosas encomiendas, desterrar, superar, extirpar.

Y, mientras el secretario de relaciones económicas en el exterior, José Antonio Meade Kuribreña, entregaba ayer la condecoración del Águila Azteca al embajador estadunidense Anthony Wayne, cuyo peor día en los cuatro años que estuvo en México fue, según ha declarado, el de la fuga de El Chapo, ¡hasta el próximo lunes!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.