Dinero: Cuatro mariguanos con permiso legal para drogarse
5 Noviembre, 2015
Decisión de la SCJN sobre consumo de mariguana sólo afecta a estas cuatro personas
5 Noviembre, 2015

Astillero: Vergonzosamente Palacio

Astillero, Pacto por México

Julio Hernández López

L a asignación de la medalla Belisario Domínguez a Alberto Bailleres González, un empresario radicalmente distante de la biografía del mártir chiapaneco, exhibe de manera grotesca la sostenida degradación de esa forma de “premiar” a determinadas personas conforme a los intereses coyunturales o las necesidades de pedagogía social de las élites; en el caso, los grupos dirigentes de los tres partidos que deciden tal galardón, PRI, PAN y PRD, amafiados para determinar por turnos, en impúdico reparto institucionalizado, a los seleccionados facciosos de cada año.

Resulta temerario para el sistema político el atreverse a proponer como modelo cívico a alguien (llámese Bailleres, Slim o cualquiera de los apellidos que forman parte del nicho de los magnates mexicanos) que se ha enriquecido de manera extraordinaria gracias al diseño económico, fiscal y social que de tan injusto y tramposo propicia fortunas desmesuradas que son proporcionalmente corresponsables de la extendida desgracia nacional, de la pobreza generalizada (como concentrada la riqueza), de la desesperación generalizada y de la proliferación delictiva.

Pero pareciera que justamente ese es el mensaje (“eres pobre porque quieres, pudiendo ser Bailleres”) que desea enviar el PRI, franquiciatario 2015 de la mencionada medalla, esta vez plenamente apoyado por Acción Nacional. El capitalismo depredador, la ideología neoliberal, la exaltación del individualismo “triunfador” y la ganancia por encima de todo, son los valores que proclama el Senado, es decir, el grupo gobernante, engolosinado con su expectativa de que se hagan negocios con sus reformas “estratégicas” a costa de lo que sea, incluso de la historia nacional y del ejemplo de valentía en contra del poder que dio el médico nacido en Comitán, quien siendo senador fue torturado y asesinado por sus proclamas enérgicas contra un presidente de la república ilegítimo, que afectaba gravemente los intereses nacionales.

Basta leer algunos párrafos de los discursos del senador Domínguez Palencia para entender que la intención original de quienes establecieron esa medalla pasaba por la exaltación de los méritos cívicos en lucha contra los abusos del poder, no lo contrario. El 17 de septiembre de 1913, así decía don Belisario en la tribuna del Senado: “…la situación actual de la República es infinitamente peor que antes: la Revolución se ha extendido en casi todos los estados; muchas naciones, antes buenas amigas de México, rehúsanse a reconocer su gobierno, por ilegal; nuestra moneda encuéntrase depreciada en el extranjero; nuestro crédito en agonía; la prensa de la República amordazada, o cobardemente vendida al gobierno y ocultando sistemáticamente la verdad; nuestros campos abandonados; muchos pueblos arrasados y, por último, el hambre y la miseria en todas sus formas, amenazan extenderse rápidamente en toda la superficie de nuestra infortunada patria”.

Por su parte, el llamado rey de la plata ha practicado la depredación ecológica mediante sus negocios de minería que han causado muertes prematuras y malformaciones congénitas en habitantes de zonas cercanas a las emisiones tóxicas de esas empresas, como se ha denunciado con insistencia en Torreón, Coahuila, respecto a Peñoles. Es accionista, además, de Femsa, embotelladora de Coca-Cola, la bebida que es causante de buena parte de la crisis nacional de obesidad y de otros males de salud. También es propietario del Grupo Nacional Provincial, de seguros, y de las tiendas departamentales El Palacio de Hierro. Además, da continuidad a la formación de cuadros técnicos y políticos de corte neoliberal a través del Instituto Tecnológico Autónomo de México, el ITAM, fundado por su padre, Raúl. Su más reciente creación es Petrobal, dirigida por Carlos Morales Gil, quien era director de exploración y producción de Pemex y dejó el cargo el año pasado, entre versiones de favorecimiento corrupto a Oceanografía. Petrobal, con la estadunidense Fieldwood Energy, ganó recientemente una de las asignaciones petroleras en subasta.

En la parte final del discurso antes citado, el senador Domínguez exhortaba a sus pares a luchar para cambiar el generalizado estado de injusticia y pobreza: “un supremo esfuerzo puede salvarlo todo. Cumpla con su deber la representación nacional y la patria está salvada y volverá a florecer más grande, más unida y más hermosa que nunca (…) la patria espera que la honraréis ante el mundo, evitándole la vergüenza de tener por primer mandatario a un traidor y asesino”. La representación nacional de hoy, al menos la parte senatorial, no realiza tales esfuerzos supremos. Por el contrario, exalta a un representante de todo aquello contra lo cual se produjo una revolución, en un momento de tales complicaciones económicas y políticas en todo el país que resulta ofensivo, una bofetada, hacer elogio “cívico” del gran capital. La ceremonia de entrega de la medalla está programada para el próximo jueves 12, con Enrique Peña Nieto como invitado especial.

Otorgar el recurso de amparo a cuatro quejosos para que puedan cultivar, procesar y consumir mariguana por sí mismos, con fines recreativos o lúdicos, abre la puerta a generalizar, en la práctica, ese criterio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y a que se produzcan posteriores actos jurídicos que terminen en una legalización formal. Es un triunfo de quienes reivindican el derecho personal a la elección de lo que se desea consumir y está inscrito en el proceso de liberalización que se ha dado en algunos estados del muy consumidor país vecino del norte. Pero no constituye una fórmula para que se reduzca la incidencia criminal en el país, pues los cárteles están centrándose en el terreno de las drogas sintéticas y su menú delictivo va más allá de la popular mota.

Y, mientras Édgar Elías Azar se ha hecho de un periodo más como presidente del tribunal chilango de justicia, en un episodio más de la telenovela de nostalgias porfiristas en curso, “Sí Reelección, Sufragios comprados en efectivo”, ¡hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.