Referencias
15 Marzo, 2017
Empresarios latinos se debaten entre participar o no en el muro
15 Marzo, 2017

Astillero: Tec: siete años de impunidad

Astillero, Pacto por México
  • Soldados asesinaron a estudiantes
  • Amnesia, denuestos, descreimiento
  • El Cuau, CFE, CEAV

El próximo domingo se cumplirán siete años de que dos jóvenes estudiantes del Tec de Monterrey fueron asesinados a las puertas del campus central de dicho instituto, justamente en la capital de Nuevo León. Cinco años y siete meses después de los hechos, el expediente y las averiguaciones del caso fueron puestos, ¡apenas!, en manos de un juez que, por su parte, ¡apenas!, va tomando el pulso al asunto, con la Secretaría de la Defensa Nacional aferrada a la versión de que los alumnos de excelencia en el posgrado del Tec eran “sicarios” y “narcotraficantes”, a pesar de las múltiples evidencias en contra, incluso de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (en la recomendación 45/2010).

Por el homicidio con agravantes de Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo solamente están en prisión tres de los ocho militares pertenecientes al Escuadrón Néctar Urbano 4, adscrito a la Séptima Zona Militar, con sede en Nuevo León, que fueron mencionados como partícipes en los hechos. En realidad, sólo se libraron órdenes de aprehensión contra seis de los ocho soldados inicialmente considerados. De esos seis, uno está reportado como desaparecido, dos están prófugos y los tres ya detenidos (puestos tras las rejas ¡apenas¡ en octubre de 2016) se aferran a la versión original de que los estudiantes eran narcotraficantes y, “armados hasta los dientes”, habrían disparado contra las fuerzas armadas que se enfrentaban a “otros” delincuentes peligrosos. En febrero de 2013, un militar fue procesado en el fuero militar por la presunta alteración de la escena del crimen, pero fue absuelto en ese ámbito castrense.

El caso de los dos estudiantes (abordado en esta columna en marzo de 2016: “Jorge y Javier, a seis años”, https://goo.gl/Ktzx6P ) es solamente un botón de muestra de lo sucedido durante el decenio de “guerra contra el narcotráfico”, iniciada y desarrollada por Felipe Calderón Hinojosa y continuada por Enrique Peña Nieto. Además, esa investigación, asentada en treinta tomos, con cientos de evidencias de que los jóvenes eran estudiantes de posgrado y no “sicarios”, y que su muerte no fue por accidente sino una ejecución extrajudicial, exhibe los mecanismos de dilación, distorsión y protección que las fuerzas armadas utilizan para evadir sus responsabilidades, todo lo cual debería ser valorado a profundidad antes de aprobar la “legalización” de más acciones militares al amparo de una Ley de Seguridad Interior.

En el caso específico de Jorge y Javier, se demanda que haya una disculpa pública, sobre todo de parte de la Secretaría de la Defensa Nacional; que se extienda un reconocimiento público de que los jóvenes no eran delincuentes; que el proceso judicial se realice “con apego a la verdad y a los derechos humanos”; y “que se reconozca y erradique el comportamiento reiterado de la Sedena de inculpar falsamente a las víctimas de la guerra y de la violencia de instituciones del Estado, acusándolos de criminales”.

La administración peñista vive inmersa en un síndrome de maltrato social en su contra. Desde el lamento enriquista de que los periodistas no aplauden, hasta las tormentas propagandísticas reivindicatorias de las cosas buenas que sí existen y cuentan, pero no “se cuentan”. El pasado 10, en el Estado de México, Peña Nieto dijo en su discurso oficial: “Porque tiene razón el Gobernador del estado: las cosas buenas a veces no se cuentan, pero cuentan mucho, y hay quienes tienen amnesia, por no decir falta de memoria, y se olvidan de lo que sí se ha hecho” (desde luego, no hay que olvidar, a contrapelo de la diferencia planteada por EPN, que amnesia significa justamente “pérdida o debilidad notable de la memoria”, y que la amnesia y la “falta de memoria” se pueden traducir en el olvido de lo que “sí se ha hecho”).

Y, ayer, el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo: “Mando el mensaje a quienes no creen en las instituciones y las denostan (denostar se conjuga como contar: denuestan, no denostan: breviario astillado); a quienes dicen que no es posible que actúen así nuestras fuerzas armadas o nuestra Policía Federal, porque eran jóvenes (los atacados o asesinados: acotación astillada). Seguramente ese y otros personajes no ven las armas con las que los enfrentan; no están ahí, en el territorio, viviendo un momento complejo de un enfrentamiento, y seguramente no conocen a las familias de los que han lastimado estos criminales”. Por ello, Osorio Chong aseguró que “no se cansará” de defender el trabajo de esos cuerpos policiacos.

Astillas: Para dar continuidad a la Feria Morelense del Hueso Político, el exfutbolista Cuauhtémoc Blanco, originalmente contratado para competir por la presidencia municipal de Cuernavaca, que ganó pero no ha sabido ejercer adecuadamente, ha fichado ahora con un nuevo equipo, el Partido Encuentro Social, con la idea de ser candidato a gobernador… Un juez federal condenó a Néstor Félix Moreno Díaz a pasar un año en la cárcel por cada cuatro millones y medio de pesos con los que se enriqueció ilícitamente mientras fue funcionario de la Comisión Federal de Electricidad. Es decir, una sentencia de ocho años en prisión (que podrá acortarse o ser cumplida bajo beneficios cautelares) por los más de 36 millones de pesos en que creció su patrimonio de 2001 a 2010 en la CFE. Ah, también se le inhabilita por 8 años y un mes para el cumplimiento de encargos públicos, se le multa con 31,315 pesos, se le decomisarán los bienes cuya procedencia lícita no pueda demostrar y se le amonestará de manera pública. ¡Oh!… Para terminar de hundir a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, el Senado ratificó a Víctor Rochín como titular por tres años, a propuesta del ocupante de Los Pinos… Y, mientras en Texas comienza el proceso de adquisición de terrenos y viviendas particulares para construir el muro trumpetero, ¡hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.