Hay inspectores que salen “casi casi a asaltar”: Gallardo
27 julio, 2016
Capitalizar la quiebra
27 julio, 2016

Batalla por la libertad

Israel López Monsivais

El periodismo de investigación y crítico es seriamente amenazado por los tentáculos de los políticos en el país. Hombres que mueven los hilos del poder aprovechan las lagunas de las leyes civiles para amenazar, callar, presionar o censurar a periodistas valientes que han denunciado la corrupción e impunidad de los aristócratas de la política mexicana.

Humberto Moreira Valdés, ex gobernador de Coahuila, demandó al intelectual Sergio Aguayo Quezada; Jesús Ortega Martínez, figura cuestionable del Partido de la Revolución Democrática, emprendió una cruzada judicial contra la periodista Sanjuana Martínez; y el gobernante de Los Pinos fue señalado públicamente por la comunicadora Carmen Aristegui por ser el titiritero atrás del acoso judicial que sufre a partir de revelar el reportaje de la Casa Blanca.

Dentro de este contexto me parece pertinente recordar el 8 de julio de 1976 como el día que la libertad de expresión fue amenazada por el entonces presidente, Luis Echeverría, queriendo silenciar a uno de los más grandes periodista del país, Julio Scherer García. Cuarenta años del golpe administrativo al periódico Excélsior con el apoyo de un grupo de cooperativistas de la casa editorial y poco hemos avanzado en materia de libertades.

Esta maniobra orquestada desde la Presidencia dio nacimiento a un periodismo aun más crítico con la publicación semanal de la revista Proceso y tiempo después La Jornada. En cierto sentido para entender el sistema político mexicano debemos leer la novela sin ficción de Los Periodistas, escrita por Vicente Leñero. Con la expulsión de Scherer García y sus principales colaboradores comenzó una nueva época en los medios impresos nacionales.

La globalización, el Internet y las nuevas tecnologías del siglo XXI amenazan la publicación de los diarios impresos en el mundo (diarios como The Independent han renunciado a su edición impresa para mudarse a la era digital). Son los contratos de publicidad con organizaciones privadas o entes gubernamentales los que mantienen a flote las finanzas de las distintas casas editoriales.

Empezaré por considerar que son necesarios los contratos de publicidad entre los gobiernos y los periódicos para que los primeros realicen un ejercicio de comunicación social con los ciudadanos. Sin embargo, lo gobernantes cometen un error al considerar que por el hecho de establecer un contrato comercial las distintas plumas se subordinen al poder en turno.

Desde este ángulo el periodista Raymundo Riva Palacio en su libro La prensa de los jardines, explica y expone distintos modelos de publicidad para no depender solamente de los contratos con los entes gubernamentales. En cambio, Julio Scherer denuncia la corrupción entre medios y gobierno en la publicación El poder: Historias de familia.

Digamos que son diversos los ejemplos de periodistas que han sucumbido a las mieles del poder: Ricardo Alemán, Carlos Marín y Joaquín López Dóriga, sólo por mencionar algunos. Y, en cuanto aquellos que denuncian y realizan un oficio crítico son perseguidos por los aparatos del Estado. Es necesario complementar la fallida transición democrática respetando la libertad de expresión, que no se presione con el otorgamiento selectivo de los contratos de publicidad y no se acose judicialmente a los periodistas.

San Luis Potosí no es ajeno a estos conflictos entre políticos y medios de comunicación críticos. Ricardo Gallardo Juárez, alcalde de la capital, ha llevado una relación de odio y amor con los periodistas locales. Del insulto a quien lo cuestiona y la defensa por aquellos que se ven beneficiados. En fechas recientes el portal digital Astrolabio publicó una entrevista al periodista potosino Eduardo José Alvarado Isunza, quien denunció actos de censura a su columna Los Jefes. No podemos permitir que se repitan actos de presión, censura y acoso. Retomando las palabras de Carmen Aristegui, es una batalla por la libertad de expresión.

Aguijón: el titular del Ejecutivo pidió perdón por sus actos de corrupción (cinismo) y no le regresa el espacio a quienes realizaron el reportaje de la Casa Blanca.

Twitter: @francotiradort1

Mail: [email protected]

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.