Preparan amparos masivos contra aumento a gasolinas
5 enero, 2017
Con$olación
5 enero, 2017

Cancelación de Ford es un revés para San Luis

María Elena Yrízar Arias

Con la noticia que se dio el 5 de abril de 2016, la empresa estadunidense Ford Motor Company anunció que haría una gran inversión de mil 600 millones de dólares, para una ensambladora de vehículos automotrices que instalaría en el estado de San Luis Potosí y el compromiso de generar casi tres mil empleos en esta región. Y entre lo dicho por los representantes de la empresa trasnacional, se destacó el argumento de que “México es el cuarto mayor productor de vehículos Ford, que abastece a los clientes globales luego de Estados Unidos, China y Alemania”.

Con ese anuncio, el gobierno del estado se comprometió a darle a la empresa Ford el terreno de 200 hectáreas para su planta, donde otorgaría todos los servicios básicos, desde agua potable, caminos, carreteras, luz, entre otros, y le condonaría a la Ford el pago del impuesto estatal del pago sobre nómina de los trabajadores por 10 años y el pago de impuestos sobre el predial. Los referidos compromisos de las instalaciones le costarían al gobierno del estado alrededor de mil 27 millones de pesos. Y por otro lado, el municipio de Villa de Reyes donaría a la compañía Ford 60 hectáreas para sus necesidades. En otras palabras, se les daría terreno, instalaciones, servicios y no pagarían impuestos sobre nómina.

Lo anterior se consideró como el punto de partida para que esta región se convirtiera en un clúster automotriz. Así la empresa tendría garantizado pagar bajos salarios en la región y aumentar sus ganancias, porque esa era la verdadera razón de invertir en este país, donde los salarios son risibles junto a los dólares que ganan los trabajadores en Estados Unidos, además, los apoyos del gobierno potosino fueron muy bien recibidos por la Ford. Así que, cualquier lógica que se aplicara a esta situación, nos decía que la empresa ganaría como quiera por instalarse en esta región. Los más contentos y felices eran las autoridades del gobierno y aquellos que vendieron los terrenos al gobierno, para que se desarrollara el proyecto, y también a los especuladores que empezaron a comprar terrenos por aquellos lugares, donde se instalaría la empresa automotriz.

Así que, cuando Donald Trump lanzó amenazas en contra de las empresas estadunidenses que se instalaran en México, dijo que impondría impuestos altos a quienes no se retiraran de este país y se reincorporaran a instalarse en su país de origen. Aunque el gobierno del estado en forma categórica afirmó que la inversión de Ford en San Luis Potosí no corría peligro y que no existía “incertidumbre” o “temor” ante las declaraciones emitidas por Trump. Muchos pensaron que como era Trump un candidato a la presidencia del país vecino, pues eran sólo habladurías de él, para allanarse más simpatizantes que votaran a su favor. Pero la empresa Ford ha sido fuertemente criticada por el presidente electo, debido a sus planes que tenía para invertir en San Luis y que planeaban quitar cientos de trabajos a estadunidenses, por lo que en su momento amenazó con imponer una tarifa del 35 por ciento extra de impuestos a los autos Ford hechos en México.

Pero al parecer no resulto así, porque se anunció que el proyecto de inversión de Ford en la entidad potosina fue cancelado anteayer, de acuerdo con la declaración que hicieran el director de la compañía, Mark Fields, y el centro informativo de Dow Jones,  reconociendo el retiro de la inversión. Inclusive, notificó al gobierno del estad. Como era de esperarse, en la  conferencia de prensa que dio el martes pasado el gobernador Juan Manuel Carreras, vimos que su semblante, como los de sus acompañantes, José Luis Ugalde Montes y Gustavo Puente, estaban desencajados con la noticia y dijo el gobernador que: lamentó la decisión de la empresa Ford Motor Company de cancelar su inversión en San Luis Potosí, de acuerdo a lo que se les informó por un cambio en sus planes de negocios, pero reiteraron su disposición a cumplir con la penalización establecida en el convenio por la cancelación del proyecto. Aunque agregó el gobernador que la empresa Ford reintegraría los recursos erogados por el estado para la fallida instalación de la empresa. Bueno, está por verse si las palabras del notario Martínez Benavente tienen razón o no, ya que afirmó que sería difícil sancionar a la empresa Ford. Ojalá se pueda ejercer por el gobierno el pago de las garantías anticipadas a que se refirió el gobernador.

No cabe duda que los dichos populares contienen mucha sabiduría, por ejemplo en este caso vemos como del plato a la boca, se cae la sopa. Todos pensaban que la Ford se quedaría en San Luis y. de pronto, resultó que siempre no. Y todo aquel halo de gran promotor del gobernador Carreras de pronto se desdibujó, y no sólo eso, sino que puede darse un efecto dominó, ya que si se va la empresa mayor, pues se pueden ir las menores, y exista incertidumbre en las inversiones futuras. Es más, el perjuicio económico fue inmediato, ya que el dólar subió a 21.40 pesos.

Esta amarga experiencia nos puede dejar a los potosinos la enseñanza de no andar de faroles de la calle y dejar la casa oscura. Debemos seguir promoviendo a San Luis, pero con las inversiones nacionales, que son más seguras y menos caras. A lo mejor nos puede hacer bien tener un alto sentido de nacionalismo y no ser malinchistas, de ponernos de modo y nos manden a la fregada. San Luis ha recibido un gran revés con la decisión de la empresa Ford, ojala sirvan de lección para el futuro.

[email protected]