gays diversificadores poder judicial
Comunidad LGBT “ya no espera nada de esta legislatura”: activista
27 agosto, 2015
El Casbah, protesta efectiva
27 agosto, 2015

Candidaturas independientes, un balance

Martín Faz Mora

E l ya célebre triunfo de El Bronco, Jaime Rodríguez, en la gubernatura de Nuevo León como candidato independiente ha sido ampliamente resaltado en la mayoría de las noticias y análisis del reciente proceso electoral, al punto de considerar su victoria como un parteaguas que otorga carta de ciudadanía y viabilidad a la reciente figura de las candidaturas independientes. En menor medida y con matices propios han sido resaltadas el resto de las cinco candidaturas independientes triunfantes: Pedro Kumamoto, diputado local en Jalisco, Alfonso Martínez, César Adrián Valdés Martínez y José Alberto Méndez Pérez, presidentes municipales de Morelia, García, Nuevo León y de Comonfort, Guanajuato, respectivamente, así como la de Manuel Clouthier Carrillo, en Sinaloa, único candidato independiente triunfador en el proceso federal.

Una investigación realizada para un artículo de inminente aparición en la próxima edición de la yevista Vocees del Ceepac, observa que sólo seis de un total de 126 candidatos independientes que a nivel nacional obtuvieron registro en el reciente proceso electoral ganaron, lo que representa el 4.8% del total. La distancia aumenta exponencialmente hasta el 1.1% si se considera la cifra de 546 ciudadanos que originalmente solicitaron y aspiraron serlo, sin lograrlo siquiera, al no poder cumplir con los requerimientos legales solicitados.

El análisis permite establecer la existencia de serias dificultades para obtener el registro como independiente, tanto por los requisitos formales y procedimientos para solicitarle así como, particularmente, por las desproporcionadas e irrazonables cantidades de apoyo ciudadano exigidas a quienes pretenden obtener una candidatura independiente: sólo 23% de solicitantes originales logró registrase como independiente, y de entre quienes pudieron suscribirse como “aspirantes” sólo 37.6% obtuvo el apoyo ciudadano requerido en las legislaciones respectivas para contender en la elección.

Particularmente desproporcionados e irrazonables resultan los requerimientos solicitados a las candidaturas independientes cuando se observan, en cambio, los solicitados para constituir partidos políticos, los cuales son muy menores, así como al comparar tales requerimientos con el número de afiliados que aparecen en los propios padrones de militantes de los partidos políticos.

Igual de desproporcionados e irracionales resultan tales requerimientos a la luz de los resultados electorales, como se observa para el caso de San Luis Potosí, toda vez que lo solicitado a los independientes para su registro no asciende siquiera a la votación obtenida por 6 de los 11 partidos contendientes, es decir que más de la mitad de los institutos políticos no obtuvieron en las urnas el número de votos que, en cambio, se le solicitan a quien aspire a obtener siquiera el registro como independiente, en la elección de gobernador. Incluso los candidatos Juan Manuel Carreras de la coalición PRI-PVEM-PNA y Fernando Pérez Espinosa de la alianza PRD-PT-MC-CP a título individual –sin considerar los votos obtenidos a través de los partidos que les postularon– obtuvieron cantidades menores a las solicitadas a los candidatos independientes.

Exceptuando a la media docena de triunfadores, el desempeño de quienes, finalmente, obtuvieron registro para contender mediante las candidaturas independientes fue, más bien, bajo.

Un tercio del total de candidaturas independientes no obtuvieron siquiera 3% de los votos en la contienda; casi 50% de independientes estuvo en un rango menor de 5% de la votación; 74% de las candidaturas independientes se ubica en el rango de menos de 10% de la votación.

Sólo nueve candidaturas independientes, que representan 7%, superaron 25% de votos obtenidos, que es el rango a partir del cual empiezan a existir algunas posibilidades de triunfo. La mitad de los candidatos independientes triunfadores lo hicieron con votaciones superiores a 40%.

El notorio contraste existente entre las cifras e índices respecto del desempeño de las candidaturas independientes, con la consideración que parece prevalecer en la opinión pública respecto de su significativa importancia y trascendencia, sólo permite apuntar a concluir que existe una valoración, más bien, cualitativa de sus impactos antes que de su desempeño.

Entre los factores que parecen apuntar al éxito de esa media docena de triunfadores está el anclaje social de sus candidaturas. Sin tal, estas no son capaces de concitar en el ánimo ciudadano el suficiente apoyo siquiera para su registro, menos aún para su triunfo en la contienda electoral.

Una reciente y amplia conversación con Pedro Kumamoto, el joven jalisciense sin antecedentes partidistas que logró construir una candidatura de claros tintes ciudadanos y que ganó la contienda por una diputación local, así como con Angélica Parra, su coordinadora de campaña, apuntan también en tal sentido. Se requiere entonces de un análisis de las estrategias y los repertorios utilizados por los candidatos independientes, tanto los triunfadores como los derrotados.

Es pronto para saber si la tendencia generalizada que observará en el plazo inmediato la clase política nacional será el aumento de las restricciones a las candidaturas independientes, como apunta el hecho de que al menos en cuatro estados se han modificado las leyes electorales locales para aumentar algunas de las trabas en su participación. El trabajo, tanto en un sentido restrictivo como facilitador, es tarea fundamental de los congresos locales, a los que habrá que estar vigilantes y atentos.

Si, por el contrario, se desea fortalecer esta figura independiente, uno de los elementos fundamentales de la reciente reforma política, habrá que trabajar para justo lo contrario: reducir las serias y múltiples dificultades para obtener el registro como candidato independiente.

Ello si se quiere que, efectivamente, lleguen a tener el potencial que se adivina en ellas y demostrado en los triunfos obtenidos.

Twitter: @MartinFazMora

Martín Faz Mora
Martín Faz Mora
Activista social por los derechos humanos. Colaborador de la Jornada San Luis. Preside Junta Vecinal de Barrio San Sebastián. Consejero Electoral en CEEPAC