ONG promueven amparo para tutelar derechos de estancias infantiles
25 marzo, 2019
Viene sacudida a radio y TV privadas por derechos de audiencias
26 marzo, 2019
  • Disculpas y reconciliación
  • Bandera histórica
  • ¿También Francia y EE UU?

Julio Hernández López

En México va corriendo la novedad de las disculpas oficiales. Ya son varios los acontecimientos que han merecido la postulación de palabras, a nombre del Estado mexicano, en solicitud de la benevolencia de familiares o afectados por actos criminales que no cometió el actual gobierno.

El problema de fondo es, sin embargo, que más allá de los sentidos discursos y las dolidas imágenes gráficas del momento no hay procesos verdaderos de reparación de las zonas de catástrofe de ese Estado mexicano. Mucho menos, los adecuados castigos a los culpables de algunos de esos actos seleccionados para fortalecer la política sexenal de la amnistía, el perdón, el olvido.

Diariamente se producen declaraciones de funcionarios de diversos niveles que relatan con detalle la manera en que fue saqueada la corrupción. La película de la corrupción nauseabunda es exhibida en colores vivos y descriptivos, pero sin castigo proporcional. Bueno, en realidad, casi siempre sin castigo. Baste recordar que se mantiene la impunidad de los militares que asesinaron y difamaron a dos estudiantes de excelencia del Tec de Monterrey a las puertas de la matriz regiomontana, acusándolos de ser narcotraficantes “armados hasta los dientes”. Pero, eso sí, el Estado mexicano ya ha ofrecido las más puntuales disculpas.

Ahora, el tema ha llegado al rey de España y al papa. Desde Tabasco, antes de iniciar la conmemoración de la batalla de Centla, conmemorativa de los “quinientos años de la batalla de los españoles contra la resistencia de los mayas-chontales”, el presidente Andrés Manuel López Obrador precisó la exhortativa hecha para que se reconozcan los abusos cometidos por los españoles a partir de la conquista de lo que ahora es México. Y, desde luego, que ese reino hispano se disculpe, al igual que el papa: la espada y la cruz como instrumentos de dominio.

Visto en lo general, el planteamiento tiene sustento, a la luz de los múltiples crímenes cometidos en su momento por aquellos conquistadores o invasores. Ya en lo particular, hay una corriente de pensamiento que proclama que no deben juzgarse los hechos del pasado a la luz de los criterios actuales. Sin embargo, el gobierno mexicano cree indispensable la revisión histórica y la petición española de disculpas, para dar paso al 2021 (año de elecciones intermedias en México) como el año de la gran reconciliación.

En 2021 se cumplirán quinientos años de la caída de Tenochtitlán y doscientos de la independencia mexicana, siendo esta la primera de las tres transformaciones que la narrativa obradorista proclama, para asumir los tiempos en curso como secuencia en cuarto tiempo. No debe perderse de vista que, con esta exigencia de reivindicación a los pueblos originarios de México, AMLO busca ponerse al frente de exigencias cuando menos históricas que hasta ahora han enarbolado los grupos de la izquierda social (neozapatismo, Congreso Nacional Indígena y grupos defensores de la tierra y los pueblos, como Huexca).

Como era de suponerse, la solicitud andresina de disculpas regias y papales provocó rechazo en las instancias hispanas. El gobierno español se ha declarado tajantemente adverso a la exigencia mexicana. En el propio México, la postura de López Obrador ha caído en el cuenco de ácido de las opiniones polarizadas.

Para ser congruente, el ajuste solicitado por Palacio Nacional desde hace un mes, respecto a los abusos españoles del remoto pasado, debería actualizarse con acciones de gobierno que frenen y atemperen los actuales abusos de capitales hispanos en diversas actividades económicas, entre ellas la hotelera y, en particular, la bancaria. Además, ya entrado en gastos y si tal va a ser el criterio de la diplomacia revisora, México debería exigir disculpas a los países que lo han invadido, como Francia y Estados Unidos y, en especial, a las administraciones que han ofendido a México, como la encabezada por Donald Trump.

Por cierto, el diario español El País ha publicado lo siguiente: “La disculpa que López Obrador le ha pedido al Rey, matizan las fuentes, no es por la conquista como concepto, sino por los delitos y vejaciones que se cometieron contra los pueblos nativos durante aquella época. En la redacción del texto, que según las fuentes mexicanas hace referencia a la reparación hacia los judíos sefardíes y a la experiencia española de memoria histórica, ha tenido una participación activa Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de López Obrador, a quien el presidente nombró coordinadora del Consejo Asesor Honorario de la iniciativa de Memoria Histórica y Cultural de México. En el vídeo en el que ambos aparecen recuerdan la primera batalla que tuvo Cortés con los mayas chontales”.

Considerado uno de los empresarios favoritos del sexenio, Ricardo Salinas Pliego dijo al diario Financial Times que hay medidas económicas tomadas por el presidente López Obrador que son equivocadas, en particular la cancelación de la construcción del nuevo aeropuerto capitalino (aunque la propia propuesta de construirlo en Texcoco ya era un error, señaló). El presidente del Grupo Azteca detalló algunos de los consejos y propuestas que hace al político tabasqueño, aunque advirtió que “como gerente tienes que aprender a formar un equipo, confiar en ellos, delegar y evaluar. Él (López Obrador) no parece estar haciendo eso. Tiene problemas con confianza y delegación”.

Miembro del consejo de empresarios que asesoran oficialmente al presidente de México, Salinas Pliego dijo que son erróneos los enfoques y procesos gubernamentales relacionados con algunas obras importantes de infraestructura y algunos programas de asistencia social. Calificó de “mierda política” el proyecto de aeropuertos complementarios en la capital del país, dijo no saber de dónde saldrá el dinero para la refinería de Dos Bocas y se declaró confiado  de relanzar la reforma energética peñista, pues ponerla en pausa “es un error. Eso es ridículo. Creo que puedo convencerlo de eso más adelante, pero ahora está ocupado con otras cosas “. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.