La pobreza en México, una forma de violencia de Estado
31 Julio, 2015
reforma energética
México SA: El ‘‘tesorito’’ apestado
31 Julio, 2015

Colsan, cinismo insuficiente

Ignacio Betancourt

P ensar, pensar, pensar para actuar. Pensar para entender que no hay mal que dure cien años ni pendejo que los aguante; nunca más que ahora es necesario para el ciudadano actuar. Actuar, actuar para pensar, para poensar (palabra que alude a poesía y pensamiento), poensar es comprometerse con las palabras que convocan a los ofendidos y muestran que es posible terminar con lo insoportable. Paradójicamente esta crisis terrible que sacude a un país gobernado por avestruces de todos tamaños y colores (en lugar de intentar resolver los problemas nacionales más urgentes imaginan que mintiendo en todos los medios habidos y por haber lo horrible desaparece). Con verborrea mediática intentan exorcizar la inseguridad, el desempleo, la justicia prostituida, la carencia de oportunidades, la corrupción encorbatada o andrajosa, la mentira institucionalizada y el sinfín de agobios que aplastan a millones de mexicanos hartos de padecer; es justamente tan cruel coyuntura la señal propicia para las más importantes transformaciones. Algo preocupante: al hablar Peña Nieto de los riesgos del “populismo y la demagogia”, no habla de sus enemigos políticos, habla de sí mismo sin darse cuenta.

Cuando todo resulta tan adverso es la inequívoca oportunidad de que algo debe cambiar y más vale atender a tal convocatoria pues está en juego el futuro de niños y jóvenes, pende de un hilo muy delgado el porvenir de millones (aunque suene a lugar común) que algún día serán los hombres y las mujeres de un país distinto (ojalá) al deplorable México de hoy, poblado de funcionarios increíblemente corruptos decidiendo quién es bueno y quién es malo y quién sobrevive y quién muere.

Luego de tres semanas de no actuar ante la denuncia por plagio en contra del investigador Juan Pascual Gay, el viernes 24 de junio la Dra. Isabel Monroy presidenta de El Colegio de San Luis informó que se daba por terminada la relación laboral entre el Colsan y el investigador plagiario. Burdos intentos de defender lo indefendible se dieron por parte de cómplices e incondicionales del concuño de Felipe Calderón, aunque finalmente el cinismo por esta ocasión resultó insuficiente pese a que aún no concluya el desaguisado. Falta saber en qué términos se concluyó la relación laboral con el compulsivo infractor ¿lo indemnizaron? ¿lo despidieron?

Fueron años de complicidades y encubrimientos, las autoridades del Colsan conocían los actos del esposo de Mercedes Zavala Gómez del Campo (ella también investigadora en el Colsan) ¿Intentarán el típico borrón y cuenta nueva? ¿Buscarán la venganza para quienes señalaron lo infame? ¿Se mantendrán en la impunidad los protectores del plagiario? ¿Se manifestará la comunidad académica del Colsan? ¿Será que de verdad no ha pasado nada? Todo ello está por verse, existe una extraordinaria oportunidad de revisar muchas realidades, académicas y administrativas, para conducir a buen puerto un centro Conacyt de ciencias sociales que a 18 años de su inicio debe renovarse y dejar de lado las inercias que han hecho posible el autoritarismo con que las autoridades del mismo pretenden eternizarse, y seguir medrando en un centro de pensamiento social que pareciera condenado a la desarticulación más atroz.

Respecto a los lamentables intentos de una de las más corruptas diputaciones estatales de los recientes años, el Colectivo de Colectivos Mariano Jiménez denuncia que pese a haber entregado por escrito la solicitud para participar en las discusiones sobre la Ley Estatal de Cultura, que de manera unilateral y excluyente realiza (casi en secreto) el grupo parlamentario del partido Nueva Alianza, la Secretaría de Cultura y un grupo de incodicionales de la misma, no ha recibido respuesta alguna de parte de la Comisión del Cultura del Congreso, con lo que dichos funcionarios públicos violan flagrantemente el artículo octavo constitucional. Mientras tanto el Colectivo de Colectivos Mariano Jiménez prosigue con sus permanentes actividades, tanto en su domicilio de 5 de Mayo 610 (talleres de verano) como en distintos lugares de la ciudad en donde los colectivos imparten talleres artísticos gratuitos para la población; un verdadero proyecto ciudadano a salvo de burócratas déspotas y cobraquincenas profesionales.

Para el próximo jueves 6 de agosto a las ocho de la noche, se anuncia la exposición pictórica Ensueños y realidades del artista David Contreras que se inaugurará en el Centro Cultural Mariano Jiménez (5 de mayo 610, centro), como parte de su programación cotidiana en apoyo de artistas independientes. Por cierto no está por demás advertir que funcionarios de la Secult (Mauricio Gómez, Juan Carlos Díaz, etcétera) no paran de difamar al movimiento ciudadano que el Colectivo de Colectivos representa, difundiendo entre la comunidad artística mentiras como la de afirmar que solamente los integrantes de los colectivos pueden participar en las actividades del centro cultural que hoy coordinan ciudadanos y no burócratas.

Del poeta peruano César Vallejo (1892-1938), la parte final de su poema Los nueve monstruos: El dolor nos agarra, hermanos hombres,/ por detrás, de perfil,/ y nos aloca en los cinemas,/ nos clava en los gramófonos,/ nos desclava en los lechos, cae perpendicularmente/ a nuestros boletos, a nuestras cartas;/ y es muy grave sufrir, puede uno orar…/ Pues de resultas/ del dolor, hay algunos/ que nacen, otros crecen, otros mueren,/ y otros que nacen y no mueren, otros/ que sin haber nacido, mueren, y otros/ que no nacen ni mueren (son los más)./ Y también de resultas/ del sufrimiento estoy triste/ hasta la cabeza, y más triste hasta el tobillo,/ de ver al pan, crucificado, al nabo,/ ensangrentado,/ llorando, a la cebolla,/ al cereal, en general, harina,/ a la sal, hecha polvo, al agua huyendo,/ al vino, un ecce homo,/ tan pálida a la nieve, al sol tan ardío./ Cómo, hermanos humanos,/ no deciros que ya no puedo y/ ya no puedo con tanto cajón,/ tanto minuto, tanta/ lagartija y tanta/ inversión, tanto lejos y tanta sed de sed./ señor Ministro de Salud: ¿qué hacer?/ ¡Ah! Desgraciadamente, hombres humanos,/ hay, hermanos, muchísimo que hacer.