Gallardo no es de izquierda
29 marzo, 2017
Tradicionistas
29 marzo, 2017

Compraventa legislativa

Jaime Nava

Ricardo Gallardo Juárez no tiene palabra o esta vale muy poco –digamos 200 millones de pesos–, cantidad que el alcalde espera sea aprobada por el Congreso local para premiar a la empresa Panavi, SA de CV, por el incumplimiento en la instalación de lámparas led en la capital; aunque el contrato, firmado por la administración de Mario García Valdez, había sido ampliamente criticado por el propio Gallardo, antes de tomar el poder, claro está.

Cuando el actual alcalde era apenas un sonriente candidato en busca de votos amenazó a Mario García con denunciarlo si no dejaba de endeudar al municipio con la contratación de luminarias:  “En el caso de Mario sí porque me toca directamente la revisión con él y en un momento dado yo mismo pondré la denuncia, la demanda, como presidente municipal. ¿Me explico? Por eso ahorita él ya que le vaya pensando y se lo digo públicamente. ¿Sí? Si le sigue dando para adelante a la cuestión de las luminarias no me va a temblar la mano, eh”. (Préstenle unas maracas para escuchar la incesante tonada que debe emanar de sus vibrantes manos).

Ahora, por razones inexplicables, Gallardo pasó de crítico a entusiasta promotor de la compra de luminarias a precios inflados que únicamente parecen iluminar los bolsillos de quienes allanan el camino para facilitar las modificaciones legales que permitirían despojar a los potosinos de recursos que hacen más falta en las colonias que en la nómina de los delincuentes de cuello blanco.

En el Congreso del Estado es un secreto a voces que un buen número de diputados se han dejado seducir por una rítmica coreografía de plumas amarillas y billetes. A cambio de votar a favor del endeudamiento de los potosinos a los legisladores les ofrecieron, en efectivo de origen desconocido, hasta un millón de pesos. Experto en animales de granja, el alcalde sabe que una gallina no vale lo mismo que un caballo pura sangre –como esos que compra en Europa– por eso la dignidad de José Belmares del Partido del Trabajo y del expulsado de Morena, Jesús Cardona Mireles, habría sido valuada en 200 mil pesos.

A los marranos, esos insaciables de medio peso que aceptan comerse todo lo que les pongan enfrente, les entregaron 500 mil pesos para remodelar sus chiqueros a cambio de levantar la pezuña a favor de que Ricardo Gallardo Juárez le entregue 200 millones de pesos a Panavi; mientras que para convencer a las vacas sagradas de la política legislativa fue necesario duplicar lo pagado a sus enlodados compañeros.

Quienes de plano no tuvieron ganancias monetarias fueron los legisladores perredistas. Los amarillos se encuentran muy lejos de probar las mieles que disfrutan sus compañeros de “oposición”, pues para el dueño del gallinero –y así se los ha hecho saber– ellos únicamente son empleados fácilmente reemplazables en caso de que decidieran protagonizar una rebelión en la granja.

Aparentemente de nada sirvieron los millones desembolsados, pues la discusión no fue incluida en la gaceta parlamentaria, lo cual quiere decir que alguien más le está jugando en contra al alcalde y, sin querer queriendo, en beneficio de los potosinos. De cualquier manera pronto deberán debatir los diputados si aprueban o no el endeudamiento que pretende Gallardo y entonces sabremos el precio de venta de los curuleros.

Han pasado 456 días sin que se sepa el paradero de la pequeña Zoé Zuleica Torres Gómez.

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos

Twitter: @JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.