Filiberto Álvarez, el quinto periodista asesinado en apenas dos meses
2 mayo, 2017
Mariguana, el mejor negocio del mundo
3 mayo, 2017

Israel López Monsivais

El pasado 29 de abril sesionó el Consejo Nacional del Partido Acción Nacional, la crónica de La Jornada mencionaba que los consejeros acordaron por unanimidad dar prioridad a las elecciones del presente año. Posteriormente salió a luz que se dio un intenso debate entre los promotores de los principales aspirantes a la candidatura presidencial.

Acerca de los suspirantes presidenciales son conocidas públicamente las intenciones de Rafael Moreno Valle, Margarita Zavala y Ricardo Anaya de contenderle la presidencia a Andrés Manuel López Obrador (descartemos al PRI). Zavala y Moreno Valle acusan a la dirigencia de ser juez y parte, exigen piso de competencia igualitario y piden distribución equitativa de los spots institucionales.

En este contexto, a primera hora del primero de mayo el periódico Reforma publicó una nota donde aseguraba que el ex presidente Felipe Calderón advierte con abandonar las filas de Acción Nacional luego de confrontarse con el consejero Juan José Rodríguez Prats, quien ha denunciado en diversos espacios las supuestas malas prácticas del calderonismo.

El audio de la intervención de Calderón fue divulgado por El Universal. Lo principal de la filtración es la petición de que Margarita Zavala sea la candidata en 2018, unidad de partido y finalmente la amenaza de salida del PAN. En efecto, se observa una guerra al interior del panismo entre tres posibles candidatos y sus promotores.

En automático el conflicto panista se colocó como tema principal de la agenda pública. Diversas columnas políticas abordaron los hechos ayer desde distintas perspectivas:

Francisco Garfias escribe en su Arsenal que Juan José Rodríguez Prats truena contra Felipe Calderón al no gustarle que el ex presidente sea malagradecido con el partido que le dio todo.

En el Astillero de Julio Hernández López se analiza a detalle el berrinche de Calderón y nos explica las controversias del calderonismo al interior de Acción Nacional.

Por su parte, Salvador García Soto expone en Serpientes y Escaleras la sistemática división del partido fundado por Manuel Gómez Morín. Precisa los continuos amagues y amenazas de Calderón de renunciar (igual que su padre) a la militancia.

Si echamos un vistazo al panismo potosino encontramos una situación similar o peor. Haciendo un mapa de redes nacionales con las locales se identifica una división entre la dirigencia estatal y los integrantes del Círculo Azul. Los actuales dirigentes del Comité Directivo Estatal respaldan el proyecto de Ricardo Anaya y las principales figuras del Círculo Azul promueven a Margarita Zavala.

Públicamente los pleitos en SLP se dan con mayor resonancia en el Congreso local donde se disputan la coordinación de la fracción parlamentaria. Se han dado hasta con la cubeta entre la dirigencia y los congresistas indisciplinados (Enrique Flores Flores, Héctor Mendizábal Pérez y Mariano Niño Martínez). El asunto será resuelto por los tribunales.

De lo anterior, en los siguientes meses seremos testigos de los conflictos panistas a nivel nacional y local. El panismo no sabe llegar en unidad a las elecciones. Los procesos de selección de candidatos al interior dividirán aún más a su militancia. Tienen en sus manos disputar la presidencia. Sin embargo, si Calderón continúa con sus berrinches e imposiciones, romperá al partido.

Finalmente, en SLP el panismo local no actúa como oposición. En ocasiones, le hace el juego al gobierno estatal y otras tantas al gallardismo. No existe proyecto para recuperar el protagonismo en la entidad. Podrían perder la representación en el Senado, diputaciones y presidencias municipales. Es prudente advertir que asistiremos a la debacle institucional de Acción Nacional.

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.