Empleados de Ciudad Judicial reclaman el pago completo de su sueldo
12 noviembre, 2015
ceeav
Coincide CEEAV en la necesidad de emitir alerta de género en SL
13 noviembre, 2015

Congreso desfasado

Carlos López Torres

De alguna manera las y los mejores hombres de los institutos políticos representados en el Congreso del Estado, reflejan la evidente crisis de los partidos políticos, atrapados como están en una incesante descomposición, divorciados en gran medida de la sociedad, con una representatividad a la baja y escasas señales de cambio.

Sin brújula que oriente su actuación, sin proyecto legislativo de su partido ni de la fracción que representan, las y los integrantes de la Legislatura actual han despertado, a unos meses de haberse instalado, las más variadas críticas de los diversos sectores de la población y de algunas personalidades en lo particular.

A pesar de sus torpezas preliminares, ocurrencias y frivolidades, hasta ahora no se conoce reunión alguna de los cuestionados “representantes populares” con las dirigencias partidistas. Si acaso alguna llamada de atención velada, o lo que es lo mismo, un silencio complaciente.

Debilitados, sin cohesión ni rumbo claro, ni siquiera asumiendo el rol que la Constitución Política local les ordena, los diputados buscan en el Poder Ejecutivo las señales para orientar su quehacer legislativo.

Y no esperaron mucho tiempo. El titular del Ejecutivo, sensible al acontecer y la carencia de iniciativa del Congreso en su conjunto, decidió reunirlos en torno suyo y del gabinete, cuya dinámica requiere de apoyo y consensos que permitan medio componer la desastrosa gobernanza dejada por los antecesores funcionarios, incluyendo a los de la pasada Legislatura, responsables en buena medida de los tremendos rezagos legislativos y el desfasamiento que aqueja a esa instancia.

Sólo por citar algunos botones veamos los más sobresalientes de los últimos días: en lugar de analizar y derivar en propuesta viable el caso de la trata de personas en la entidad, la diputada Martha Orta recurrió al expediente fácil del plagio, tan común entre los legisladores de todo el país, para finalmente retirar “su iniciativa” de armonización de la ley de la materia.

Por su parte, el panista Enrique Flores Flores un día descubrió que ante las iniciativas de “gran calado” que se presentan en el Congreso, había que inaugurar el momento de lo sencillo, lo que responda a lo cotidiano del quehacer legislativo: votar sentados, fue la ocurrencia.

Sergio Desfassiux, del partido del Sol Azteca, ignorante de la noticia de que la clase política ha decidido entregarse de plano a los empresarios, con el otorgamiento de la medalla Belisario Domínguez al tercer hombre más rico de México, merced al apoyo gubernamental, conmina al empresario Carlos López Medina a que pague lo que debe desde siempre al ayuntamiento capitalino, en aras de beneficiar a cien mil contribuyentes, asegura el neo redentor Desfassiux.

Y para finalizar los cuatro botones de la semana, el diputado Ricardo García Melo, a poco tiempo de estrenarse como legislador, no sale con que no deja de extrañar su antiguo papel de charro sindical; por lo que asegura regresará al redil de la Sección 26 mientras se lleva a cabo el congreso seccional, ante el desbordamiento de los grupos que ya no ven la hora de que el líder y diputado deje de servir a dos amos.

¿Será que llegó la hora de hacer realidad la revocación del mandato?