Padres de familia bloquean Cuauhtémoc; no quieren Comandancia Centro
13 febrero, 2015
La comandancia era un clamor general por seguridad: alcalde
14 febrero, 2015

Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo del Doctor

éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo

H oy, luego de que Marcelo de los Santos se dejara ver por los medios de difusión acompañado por todos los precandidatos de su (¿su?) partido, entre los analistas se recordó el caso de los “abrazos de San Jerónimo”, cuando la enemistad del ex presidente Echeverría “apestaba” y “quemaba” ante los ojos del presidente López Portillo a cualquiera que acudía a la casa del exmandatario en el Distrito federal.

Se volvió una proverbial señal de fracaso buscar el apoyo del ex gobernante, pues acudir a rendirle pleitesía hacía que el visitante, fuera político, empresario o artista, cayera de la gracia del primer priista de la nación, con las consecuencias de ser aislado y marginado de las grandes decisiones.

Marcelo de los Santos levantando la mano de Zapata en una foto. Un ex gobernador actualmente inhabilitado para cualquier cargo público, con enemigos tanto dentro como fuera del partido, y que tanto a albiazules como tricolores, ha servido de para rayos para explicar malos desempeños o deudas públicas agobiantes.

Los potosinos lo recuerdan por el fraude de Unicrer, su apoyo a la minera San Xavier, los desfalcos en los invernaderos de Santa Rita, las ganancias millonarias de sus empresas con el proyecto de Ciudad Satélite, por cambiarle de nombre a las calles, por gastar miles de pesos diarios en empleados extra para la casa de gobierno, los desplantes y tropelías de sus familiares, esposa e hijos. También esa campaña “anti indigentes” promovida por el DIF, por tratar de suprimir diarios y periodistas que no le hicieran comparsa, e incluso por, una vez finalizado su gobierno, seguir ganando cientos de miles de pesos en la casa de moneda, gracias a sus contactos con el PAN nacional.

Y no son pocos los que siguen pensando que entregó la elección de 2009 al PRI, dada su poca disposición a apoyar a Zapata en aquel entonces, y el hecho de que Fernando Toranzo fuera miembro de su gabinete casi todo el sexenio previo a su postulación y eventual ascenso al poder.

Ahora Marcelo se lamenta y califica a Toranzo de ingrato, mientras levanta la mano de Zapata, quien incómodamente deja se la sostenga.

¿A cuántas bandas juega esta vez Marcelo de los Santos?

JSL
JSL