Cuando pueda, UASLP usará predio donado por Municipio
31 marzo, 2017
Instituciones para la impunidad
31 marzo, 2017

¿Cultura en la Escuela?

Carlos López Torres

En una entidad tradicionalista y conservadora como la nuestra, uno no atina a entender cómo en medio del elitismo educativo acendrado, fortalecido por el crecimiento de las instituciones educativas particulares y la proliferación de muchas patito, se hará realidad el programa Cultura en tu Escuela: Educar para la libertad y la creatividad, anunciado recién con bombo y platillos por el secretario de la SEP Aurelio Nuño y la titular de la Secretaría de Cultura.

La reacia actitud asumida por los gobernantes potosinos hacia la educación intercultural bilingüe, así como la inocultable existencia de vacíos y omisiones para el ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas, específicamente para una educación pertinente, tanto desde el punto de vista lingüístico como cultural, obligan a que frente al discurso oficial de la inclusión en la presentación del Modelo Educativo para la Educación Obligatoria, se profundice sobre el tema más allá del reparto de dádivas y presiones a los grupos indígenas y los maestros bilingües que reclaman respeto a sus derechos y solución a sus ancestrales problemas.

Eso por una parte, y por la otra, retomando parte del discurso de Nuño Mayer donde señala: “la imaginación y creatividad son cualidades que están presentes en todos los individuos y que deben desarrollarse desde temprana edad…”, no dejamos de preguntarnos el cómo y el con qué medios, especialmente financieros, se hará posible que aterrice el programa mencionado que reconoce la apreciación y expresión artísticas como parte de los fines de la educación.

Apenas ayer, el titular de Cultura en el estado avizoraba un panorama sumamente restringido de las actividades artísticas y culturales dado el tremendo recorte presupuestal, ya de por sí limitado a ese quehacer poco prioritario, no obstante que se trata de nuestros derechos culturales, para quienes mantienen una febril apuesta desarrollista basada en la inversión extranjera a costa de otros derechos como los laborales y sociales.

Más aún, sí el achochado priísmo en el Senado logra sacar adelante su iniciativa de ley general de cultura, que reconoce entre el articulado al presidente de la República como máxima autoridad cultural, proponiendo además que todas las instituciones culturales del país sean regidas por la Secretaría de Cultura, invadiendo las atribuciones de los estados y municipios, el centralismo pues, la de por sí limitada actividad cultural de la entidad aumentará más allá de lo que reconoce el secretario de Cultura de la entidad.

De por sí, las posibilidades de desarrollo artístico-cultural poco han avanzado en las instituciones educativas públicas de educación básica y media superior del entidad, no obstante la reglamentación de la Ley de Cultura del Estado, ¿qué sería con el bajo presupuesto recortado y la total dependencia del centro, sujeta a los caprichos del presidente en turno, de aprobarse la iniciativa de la fracción momia del PRI? Pero ello, por supuesto, no interesa a los rezagados apostadores neoliberales incapaces de reconocer la gravedad de la crisis de su modelito.