A lo seguro
8 diciembre, 2014
reforma energética
México SA: Oro negro en caída libre
8 diciembre, 2014

De autocomplacencia e hipotéticas expectativas

Carlos López Torres

A fectos tradicionalmente a la simulación y el ocultamiento de la realidad, los gobernantes y no pocos actores locales de los diversos estratos sociales, han iniciado una andanada de frases y vaticinios tendientes a hacernos creer que la entidad va muy bien, no obstante los datos duros presentados por instituciones oficiales y diversos organismos que señalan cierto estancamiento económico de la entidad.

Con la intención de dar respuesta a tales señalamientos que, como los presentados por semáforo económico y el Inegi, respectivamente, sobre la competitividad, el bajo crecimiento económico y la productividad; así como los bajos salarios que no alcanzan para la adquisición de la canasta alimentaria, el gobernador Fernando Toranzo utilizando algunos estudios de instituciones privadas no sólo concluye que vamos bien, sino que habla de algunas expectativas a partir de hipótesis que estarían por verse confirmadas y de anuncios espectaculares que haría próximamente Peña Nieto, aunque no dice cómo tales acciones beneficiaran al estado y supuestamente el bienestar laboral.

Por supuesto, el mantenimiento de lo que se pretende un clima expectante, omite hablar sobre el grave problema de la corrupción imperante en la entidad y la permanente opacidad que acompaña la administración torancista desde su inicio; misma que ha representado un oneroso costo al erario en detrimento de la obra pública que se ha visto encarecida, inflada o de plano de calidad dudosa, en tanto el aparato gubernamental de primer nivel consume un exagerado gasto no obstante su demostrada ineficiencia e ineficacia.

La tendencia a magnificar la inversión extranjera como tabla de salvación no sólo nos ha llevado a invertir grandes cantidades del presupuesto, como ocurrió en el caso de General Motors, empresa trasnacional que finalmente no cubrió las expectativas publicitadas, sino hasta el ajuste académico de algunas instituciones como la UASLP y el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de San Luis Potosí, quienes ya se aprestan a establecer una nueva carrera que responda a las necesidades de la trasnacional alemana BMW, cuando debieran elevar el nivel académico de carreras como ingeniería mecatrónica o industrial, entre otras que el crecimiento industrial habrá de requerir en el futuro.

Para cubrir los empleos que se calcula demandará la empresa automotriz de moda en San Luis Potosí, ciertamente se requiere contar con un stock de profesionistas diverso, aunque el mejoramiento de la calidad en lo académico y la promoción de la investigación científico-técnica se atiende debidamente, la demanda puede cubrirse también para otros proveedores de las empresas automotrices establecidas.

Sin embargo, ante la tragedia que caracteriza la educación de nuestra entidad, marcada por un bajo acceso de jóvenes a la educación superior y la baja eficiencia terminal de nuestros estudiantes, la mejor actitud de gobernantes y empresarios debe ser asumir con realismo las limitaciones y dejarse de autocomplacencias que desafortunadamente ya sabemos cómo terminan.