Visiones en la roca (Parte 3): Género, arte rupestre y rituales femeninos del África Central
14 diciembre, 2017
Astillero: Ley de Represión Interior
14 diciembre, 2017

De corruptos a inmaculados

María Elena Yrízar Arias

En junio pasado, varios diputados locales fueron involucrados en la existencia de una red de corrupción dentro del Congreso potosino, mediante la difusión de un video que se dio a conocer en varios medios de comunicación, relativo a la conducta delictiva que describió el diputado Enrique Flores Flores, quien sin saber que lo estaba grabando el presidente municipal de Ébano, Crispín Ordaz, allí señaló la forma y términos en que opera la corrupción de algunos diputados en contubernio con funcionarios de la Auditoría Superior del Estado, mediante pago de los respectivos moches económicos y cuotas como las que pidiera ese mismo día Flores Flores de cuatro millones de pesos para limpiar las cuentas y convertirlo en el mejor presidente municipal del mundo. Ese video fue ampliamente comentado a nivel nacional por los principales noticieros televisivos y analistas políticos más destacados del país.

En ese video, mencionó a sus compañeros Óscar Bautista del PRI, Guadalupe Torres del PRD y Manuel Barrera Guillén, del Partido Verde Ecologista de México. Los tres primeros se vieron obligados a pedir licencia a sus funciones de diputados con el argumento de ponerse a la disposición de las autoridades para que investigaran a fondo esos hechos en que se les involucraban en el escándalo político ampliamente conocido como la “ecuación corrupta”.

La crisis de credibilidad que dominaba el panorama político potosino, propició que los diputados integrantes del escándalo y los demás, que eran miembros de la Comisión de Vigilancia del Congreso local, todos ellos renunciaron a dicha comisión –lo que le dio un poquito de credibilidad al Congreso–. Posteriormente, los diputados involucrados, Enrique Flores Flores, Guadalupe Torres y Óscar Bautista, pidieron licencia a las funciones que estaban desempeñando como diputados, para ser investigados por la Procuraduría de Justicia del Estado.

El presidente del PRI, Martín Juárez, el 25 de junio pasado, declaró que “es un acto de congruencia y sensibilidad que el diputado por el décimo distrito local Óscar Bautista Villegas solicitara licencia a su encomienda por tiempo indefinido, luego de los dichos vertidos por el diputado panista Enrique Flores Flores y el alcalde de Ébano, el también panista Crispín Ordaz Trujillo”.

Las averiguaciones penales al parecer se iniciaron en el mismo mes y duraron varios meses, en ese tiempo se citó a declarar a los 58 presidentes municipales del estado, empleados de la ASE y a los mismos diputados involucrados, y el resultado fue que al parecer, tras las investigaciones que hizo la Procuraduría de Justicia del Estado, determino que no existen elementos de pruebas en contra de los diputados señalados, según lo dio a conocer Oliver Meade, visitador general de la PGJ, quien aseguró que los diputados con licencia pueden regresar a sus curules, ya que ninguna de las personas citadas a declarar ha hecho acusaciones contra los diputados con licencia, por lo que, sin ningún problema, pueden retomar sus funciones.

Bautista Villegas y Guadalupe Torres, ni tardos ni perezosos, presentaron ayer al Congreso del Estado escritos mediante los cuales hacen referencia al término de sus respectivas licencias y pidieron a ese organismo su reincorporación inmediata. Al presentar su escrito Óscar Bautista, entre sus argumentos dijo: “Al momento en el que no se ha encontrado absolutamente nada, retorno a mi trabajo en el Congreso del Estado para cumplir con la encomienda de quienes me eligieron de sus representantes”

El retorno de estos personajes políticos, que antes fueron señalados como integrantes de la ecuación corrupta, según testimonio de su compañero de legislatura y cuando se llevó a cabo la averiguación penal correspondiente, pues ahora resultaron ser inmaculados, pues nadie los ha señalado ni inculpado en la comisión de algún delito.

Lo curioso de este asunto es que coinciden los tiempos políticos con el anuncio que hiciera el presidente del PRI estatal, Martín Juárez, de que su partido en la próxima semana lanzará las convocatorias para el registro de precandidatos a presidentes municipales y diputados por el principio de mayoría. Lo que es favorable para las pretensiones políticas de Óscar Bautista que siempre ha aspirado a gobernar Rioverde, ahora que ha pasado de ser primero un probable corrupto a una blanca paloma. En fin, hay que ver, para creer. Todo es posible, si se trata de intereses políticos. Unos salieron quemados como el mismo Enrique Flores, y el otro, Manuel Barrera Guillén, se amachó en no pedir licencia. En fin, así retornan a sus curules sin ninguna mancha.

[email protected]