Compromisos sonrientes
25 marzo, 2015
reforma energética
México SA: Confirman caída en producción
25 marzo, 2015

De la persecución a la exclusión

Carlos López Torres

E l tesorero del ayuntamiento de San Pedro nunca imaginó que el haber participado en las internas del PRI como precandidato a la presidencia municipal, en lugar de declinar a favor del hijo de la actual alcaldesa –quien será el candidato oficial del cacicazgo–, terminaría por convertirlo en presunto responsable de cuanto desvío e irregularidad financiera encuentren los auditores de la ASE, en caso de que la presidenta municipal cumpla con la amenaza proferida en contra del osado funcionario de solicitar una auditoría a su función.

Sin embargo, no para ahí la cosa, ya que en su afán por eliminar cualquier oposición a la candidatura de su hijo, las amenazas de convocar a los auditores con quienes se dice estar “bien parada”, también penden sobre la cabeza de Alejandra Segura, ex tesorera de la administración municipal que la antecedió y actual candidata del PAN a la alcaldía del sufrido municipio minero.

No por burda la actuación de la alcaldesa Rosaura Loredo deja de reflejar la práctica que se ha venido imponiendo y extendiendo contra algunos candidatos de otros partidos, “usando artimañas” como lo ha declarado el candidato tricolor “Calolo Ciudadano”, para afectar candidaturas de los rivales de los candidatos priístas. El uso del poder del Estado contra opositores electorales, disidentes político-ideológicos y periodistas es un hecho.

El objetivo de la reeditada estrategia persecutoria con claros fines políticos no es nueva, por supuesto, así lo confirman la existencia de varios cientos de presos políticos que fortalecen esa institución del autoritarismo: la cárcel política. Sólo que en los tiempos electorales la persecución contra algunos candidatos se ha venido generalizando en medio de una serie de acusaciones sin el debido proceso y sin guardar las formas. Se trata de la eliminación de oponentes mediante el cobro de facturas, que terminaran en algunos casos con la exclusión política en tratándose de la participación electoral.

Más allá de la coyuntura, lo preocupante es que el retorno al autoritarismo pedestre de tiempos que se consideraban ya superados, se ha venido haciendo realidad con la imposición de mordazas, persecuciones o asesinato de periodistas y medios, quienes ya no saben de quián cuidarse más, si de los malos gobernantes y funcionarios abyectos o de los malos de la delincuencia organizada.

El contexto de inseguridad, de inexistencia de estado de derecho, de violencia de todo tipo, facilita la persecución política y la tendencia hacia un autoritarismo uniformador, en momentos en que los diversos sectores de la sociedad han sido sacudidos y luchan por elevar su capacidad de organización y lucha. La apuesta es por la libertad y la democracia directa.