En el magisterio de SL, nepotismo, abuso de poder e inequidad laboral
13 julio, 2015
éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Un tiro lejano
13 julio, 2015

De pocos pantalones, corruptelas y evasiones

Carlos López Torres

A hora resulta que los ciudadanos hemos tolerado a una Legislatura que cuenta entre sus miembros a más de la mitad que no tienen pantalones, según las cuentas del diputado Alejandro Lozano, presidente de la Comisión de Desarrollo Económico y Social del Congreso local.

La interrogante del legislador, por lo tanto, tiene que ver con la composición de la próxima Legislatura y la posibilidad de la existencia de más de quince de los diputados electos, que sí cuenten con los pantalones bien puestos, para establecer los cambios en la ley que obliguen a los funcionarios de los “distintos entes y niveles en el estado”, a modificar los salarios, sueldos, aguinaldos y prestaciones, en constante aumento.

Advierte el legislador saliente, que durante los casi tres años de gestión de los impopulares diputados, no logró convencerlos de las enormes desproporciones entre los ingresos privilegiados de quienes ejercen o comparten el poder transitoriamente, por una parte, y por otro lado, la inmensa mayoría que no ve la suya, es decir, percibe salarios de hambre y cada vez tiene menos acceso a la adquisición de la canasta básica, además de contar con la desesperanza que le produce la corrupción y el derroche viajero de sus gobernantes.

Lo anterior, coloca al país al borde del “estallido social” y la revuelta indeseada, asegura Alejandro Lozano, aunque para el presbítero Salvador González Vázquez, ferviente creyente de la existencia del chamuco, bastaría con ponernos a rezar para impedir que el mentado Satanás siga en el cuerpo y la mente de quienes mantienen “el espíritu del mal” que mal nos aconseja, porque nos conoce mucho más que nosotros mismos.

Más terrenal en su visión, el vicario general de la Arquidiócesis, Gerardo Vigliety Rivera, se dice sorprendido por los niveles de corrupción a que hemos llegado, a partir de la novelesca fuga de El Chapo Guzmán del ex reclusorio de máxima seguridad de Almoloya, aunque no deja de perdonar el hecho imperdonable, según el dicho del propio Peña Nieto, referente al jefe del cártel de Sinaloa, en caso de que éste se llegase a escapar por segunda ocasión.

En efecto, después de reconocer que se habrán de explicar muchas cosas relacionadas con la preparada fuga, Vigliety Rivera agrega: “el control no lo tiene toda la administración del presidente Peña sobre todas las instituciones, sobre todo en esas instancias”, por lo que las cabezas que caigan no serán de primer nivel como siempre.

Los que de plano no tienen perdón de Dios y menos del magisterio de San Luis, son los diputados del Panal sin pantalones Crisógono Sánchez Lara, gran perdedor de la presidencia de Tampacán, dejada en completo desorden por su hijo cuando fue presidente municipal, al decir del alcalde electo en ese municipio Filemón Hilario, y Jaén Castilla Jonguitud, aspirante a la Secretaría de Cultura, quienes ante el creciente descontento de los trabajadores de la educación que han protagonizado masivas manifestaciones en las diferentes regiones de la entidad, llaman a los mentores a desistir de seguir luchando contra la mal llamada reforma educativa que los diputados sin pantalones en su mayoría, incluyendo a Alejandro Lozano, convalidaron con su voto en su momento. Seguramente las y los maestros llevarán a cabo la siguiente protesta programada para el próximo 15 de los corrientes, como respuesta a ese “espíritu del mal” que mantiene poseídos a los diputados.