éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Ventajas estratégicas
23 enero, 2015
No hubo presión para nombrar al candidato priísta, asegura Joel Ramírez
23 enero, 2015

Dejar de votar no será suficiente

Ignacio Betancourt

L uego de la columna del viernes pasado recibí algunos correos. Uno de ellos dice: “Con todo respeto, siguen con el cuento y la fantasía chaquetera de que votar sirve de algo. (…) Como si votar redujera el nivel de corrupción y pillaje del PRI y del PAN.” No entiendo la reconvención pues no dije que las elecciones llevaran a tal consecuencia, simplemente reconozco que actualmente el país es un horno que no está para bollos y todo, todo, puede ser empleado para lograr algún avance por mínimo que sea. No se trata de votar y olvidarse de impugnar de las más diversas maneras, simplemente no se puede dejar ningún espacio para los “prianistas”, ni siquiera las envilecidas elecciones.

Resulta innecesario señalar que las elecciones nunca han podido resolver lo esencial pero podrían (quién sabe) facilitar algunos cambios, las elecciones, me parece, sólo pueden entenderse como un espacio más de confrontación con los victimarios, nunca serán la única manera de cambiar el país, y quien así lo piense se equivoca. El problema es el de los ilusos que en su justa indignación alucinan que el voluntarismo radical es suficiente, no es lo mismo desear un cambio extraordinario e inmediato (usualmente impulsado por provocadores) que tener capacidad de construirlo desde abajo y organizar a millones de ciudadanos pervertidos por la opresión, lo cual es posible pero lleva tiempo y esfuerzo, mucho esfuerzo. A refundar el país, a construir un nuevo constituyente, y si en México existen lugares donde con no votar se resuelven los problemas, que ahí nadie vote.

El autor del significativo correo agrega: “Construir democracia directa en corto es la vía”, pero obviamente nunca dice cómo construirla ni en el corto ni en el largo plazo ¿podrá alguien confiar en tan honesta convocatoria?; además añade: “El taquero de los malos tacos, no se irá mientras tenga demanda”, sin percatarse por supuesto de lo esquemático de su metáfora. ¿Con quiénes acostumbrarán dialogar tales contestatarios?

El otro correo alude a la importancia de reflexionar colectivamente sobre dichos asuntos y considero que efectivamente habría que insistir en ello, a organizar debates públicos, mesas redondas, diálogos reflexivos. Ya basta de académicos omisos y demagogos radicales, intentemos por lo menos discutir públicamente las opciones para una ciudadanía cada vez más vilipendiada por aquellos a quienes se les paga para protegerla. Llamar a no votar le interesa al PRI y al PAN, en cambio organizar a la ciudadanía le interesa a los ciudadanos, no sólo a los “iluminados”. Dejar de votar nunca será suficiente, organizarnos de las más diversas maneras es una necesidad urgente; es claro que quien vota puede realizar muchas acciones más para cambiar su país, refundarlo, por ejemplo.

En estos graves momentos nada puede ser excluido, ni siquiera las manipuladas elecciones, quienes así no lo entienden que expliquen para dónde van, a qué aspiran y cómo lograrlo; en situación tan trágica como la actual nada es prescindible, que no se confunda el discurso del deseo con la verosimilitud de las acciones, es urgente realizarlo todo, hasta votar en contra de los criminales; el límite para las acciones contestatarias es mucho más amplio de lo que suponen los abstencionistas. Y por supuesto, la competencia entre radicalismos sí es una “chaqueta” (que por cierto sabrosa resulta insuficiente para las urgencias populares), las posibilidades en la lucha por mejores condiciones para más de cien millones de mexicanos agraviados no sólo dependen de las ocurrencias de los verborreicos. “Hay muchas cosas más, de las que tu filosofía imagina”, escribió Shakespeare hace algunos siglos.

Hoy más que nunca vuélvese vigente aquello de que “a río revuelto ganancia de pescadores”, bastaría revisar las declaraciones de los más diversos personajes de todas las tendencias para entender las más variadas y ocultas finalidades; especialmente en épocas electorales la perversión de la palabra alcanza límites inimaginables no sólo entre la putrefacción partidaria, también entre los bien intencionados se cuecen habas.

Volviendo al reiterado tema de la nefasta Secretaría de Cultura de San Luis Potosí su más conspicuo representante anda en abierta y chapulinesca campaña, me refiero a Juan Carlos Ruiz Medrano quien mediáticamente se promueve con intensidad anunciando apoyos y becas, con la esperanza de seguir medrando en la próxima administración. Personajes tales son ejemplo paradigmático del cinismo burocrático y al mismo tiempo resultado de la desmemoria de los ofendidos que deberían tener bien presente aquello de que “el que es güey hasta la coyunda lame”.

El mismo chapulín es además el principal agresor del Centro Cultural Mariano Jiménez y a través de su deplorable emisario, Mauricio Gómez Aranda, sigue acosando al Colectivo de colectivos (hoy constituido en Asamblea permanente de dicho Centro) y presionando a través de los burócratas incrustados parasitariamente en el Mariano Jiménez, quienes en sometimiento penoso se dedican a boicotear sistemáticamente los esfuerzo ciudadanos de los Colectivos del Mariano. De seguro todos los impunes, incapaces de concretar sus profundas aspiraciones, pronto habrán de perderse en el basurero de la historia.

Va el texto de la canción del difunto Beatle George Harrison, titulada “Dentro de ti y sin ti”: Estuvimos hablando/ acerca del espacio que existe entre todos nosotros/ y de la gente que se esconde a sí misma/ dentro de un muro de ilusión/ nunca vislumbran la verdad luego es/ demasiado tarde cuando los ha dejado atrás.// Estuvimos hablando acerca del amor/ que todos podríamos compartir cuando lo encontramos/ y de hacer nuestro mejor intento para conservarlo/ con nuestro amor con nuestro amor/ podríamos salvar al mundo/ si tan sólo supieran./ Trata de darte cuenta de que todo está dentro de ti/ nadie más puede hacerte cambiar/ y de ver que realmente eres muy pequeño/ y que la vida fluye dentro de ti y sin ti.// Estuvimos hablando acerca del amor/ que se ha perdido y de la gente/ que gana el mundo y pierde su alma/ no saben no pueden ver ¿eres uno de ellos?// Cuando hayas visto más allá de ti mismo/ encontrarás entonces que la paz te espera/ y llegarás a tiempo cuando te des cuenta/ que todos somos uno y que la vida/ fluye dentro de ti y sin ti.