Hoy exhumarán el cuerpo del normalista desollado; se hará un segundo peritaje
4 noviembre, 2015
Hallan en Carrizalillo tres fosas clandestinas con cinco cuerpos
4 noviembre, 2015

Derroche sindical

A Esteban, por la incredulidad.

Jaime Nava Noriega

L uego de reconocer que a los sindicatos se les entregan recursos “extra contrato” que llegan a 86 millones de pesos, dijo el secretario general de Gobierno, Alejandro Leal Tovías, que se trata de logros sindicales completamente justificables pues se encuentran dentro del presupuesto. Si esa respuesta es la mejor que puede ofrecer el secretario ya podemos tener una idea de lo que nos espera durante seis años (siempre y cuando aguante el cargo).

El gobernador debe dar a conocer –detalladamente– en qué consisten los aceptados acuerdos en lo oscurito que tienen con los diferentes sindicatos; también, deberán responder la pregunta que nos debemos de hacer todos: si se trata de “logros sindicales” ¿por qué no están incluidos en los contratos? Quizá, podrán decir, se hace de esa manera para evitar conflictos jurídicos o plantones que deriven en nuevos “logros sindicales”.

Si hay dinero para pagar posadas de trabajadores, regalos en días festivos o servicio médico en el hospital más caro de San Luis entonces sin ningún problema el gobierno del estado será capaz de encontrarse en los bolsillos recursos para atender el problema de las altísimas cuotas que cobra la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Tal vez para la educación no hay recursos a manos llenas como los hay para los sindicatos porque el encarecimiento de la educación pública beneficia a los propietarios de universidades particulares como la universidad IDEP, propiedad del gobernador en turno.

Si bien no todos los sindicatos integrados por trabajadores del gobierno del estado practican el plantonismo como recurso para obtener “logros sindicales” el gobierno del estado debe ser lo suficientemente responsable como para cortar los excesos. ¿De verdad las fiestas y los regalos se pueden considerar como logros sindicales? Si el Estado cuenta con recursos para financiar pachangas sindicales ¿con qué cara plantean restructurar la deuda? ¿Cómo se atreven a justificar la falta de atención a los problemas de la ciudadanía?

Será tal vez porque aunque le digan Caco, no vive en una zona donde todos los días huele a caca por la fuga de aguas negras o porque el drenaje se encuentra a cielo abierto. Y la culpa, probablemente, no es del secretario o del gobernador, es nuestra porque como ciudadanos no hemos aprendido la lección del ejemplar sindicalismo estatal: la organización rinde frutos.

“Donde dos o más se reúnen en su nombre y para ejercer sus derechos ahí estaré para atender sus necesidades”, dice la cita de la biblia del buen gobernante –que acabo de inventar– y cuya práctica cada vez es menos recurrente en nuestro estado porque aceptamos que sigan viéndonos la cara mientras otros, mejor organizados, recogen los frutos de nuestros derechos no ejercidos.

Si tienen tiempo para ir al cine en este miércoles de entradas al 2×1 les recomiendo un drama romántico:

Este invierno 20 ayuntamientos, entre ellos el de la capital, intentarán conquistar a 27 curuleros para que les aprueben el eufemístico “ajuste” al impuesto predial mientras, en silencio, los inocentes electores observan cómo las promesas de campaña se rompen más que el corazón de un quinceañero .

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos (286 días)

¡Ni un día más en el silencio, ni un día más sin Carmen Aristegui!

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.