Me torna tu voz
30 enero, 2017
No hay de otra…
30 enero, 2017

El día que EPN comenzó a levantar

Rogelio Hernández López

– Esto le dará un levantón extraordinario a Enrique Peña Nieto– discurrió este reportero el jueves 26 de enero. Muy temprano, miraba, semiatónito, las cabezas principales de los 16 diarios de la capital mexicana. –La catapulta será esta insólita convergencia de los medios de prensa en rededor de su encuentro con Donald Trump– y volvió a repasar los titulares porque hacía mucho no se veía esto:

“Cumplió amenazas”. (Reforma, que acompañó la nota con una gran foto de Trump);

“Condena EPN muro de Trump; evalúa si va a EU” (El Universal);

“El muro, bueno para México: Trump; no lo pagaremos: Peña (La Jornada);

“No creemos en muros, no pagaremos: Peña” (Excélsior);

“Reprueba EPN anuncio sobre muro” (El Financiero);

“Hasta hoy, sigue en pie la visita de Peña: Videgaray” (Milenio)

“Peña rechaza el muro y exige respeto a EU” (El Economista);

“Amenaza en concreto” (Reporte Índigo, con ilustración de un muro con el apellido de Trump);

“Peña condena muro de Trump” (CapitalMéxico);

“EPN reclama, Trump matiza y el dólar baja” (24 Horas);

“Exige y ofrece respeto; no pagaremos nada: Peña Nieto” (El Sol de México);

“México no pagará ningún muro, responde EPN y exige respeto” (La Razón);

“¡Lo hizo!” (La Prensa, con una foto de Trump a media plana);

“Trump ordena su muro; EPN reprueba decisión” (La Crónica);

“Trabajaremos con México en seguridad y economía” (Impacto, que pone como secundaria: “Piden a Peña aplazar el encuentro”);

“México no cree en muros: Peña” (Ovaciones)

– ¡No había visto este fenómeno en décadas!– repensaba.

Los portales web de cada una de estas empresas repetirían, durante todo el día, esas noticias que poco a poco las fueron acompañando con las subsecuentes del tema, en el mismo sentido, o sea exaltando la acción de Peña Nieto.

Tal convergencia creó un clima nacional como de autodefensa generalizada ante Trump.

Tal clima lo atizó todavía el presidente de Estados Unidos con uno de sus tuits poco antes de las 8 de la mañana:

“Si México no está dispuesto a pagar el muro tan necesario, entonces sería mejor cancelar la próxima reunión” (of jobs and companies lost. If Mexico is unwilling to pay for the badly needed wall, then it would be better to cancel the upcoming meeting).

Peña Nieto –según informó después– se comunicó a Washington durante la manaña. Y antes de las 11 horas, informó con un tuit solo una parte de la llamada:

“Enrique Peña Nieto [email protected] Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el @POTUS. 10:48 – 26 ene 2017”

Entonces, su mensaje cundió para hacer que el clima sembrado por la prensa capitalina se convirtiera en atmósfera nacional.

En la percepción social se percibía un Enrique Peña Nieto enérgico, decidido. En mensaje anunció estar dispuesto a buscar la unidad nacional e invitó a reuniones en Los Pinos a gobernadores, al Senado, a los diputados de todos los partidos para enfrentar junto un plan para defender a México del agresivo Donald Trump.

Un indicador de esa atmósfera autodefensiva, casi patriótica, fue la conjunción en Televisa de sus  mejores conductores (Denise, Carlos y Joaquín) con intelectuales (Krauze, Aguilar Camín, Jorge Castañeda, Rubén Aguilar) que entrevistaron por teléfono a ex presidentes, a dirigentes de partidos, empresarios, el presidente del Episcopado y otras personalidades. El noticiero nocturno de Denise Maerker habitualmente de media hora a las 22 se prolongó hasta pasada la media noche y su tónica fue considerar “esta crisis diplomática no vista en toda la historia de México” y a buscar salidas por la defensa de México.

Al día siguiente la inmensa mayoría de diarios impresos y sus sitios web, ahora incluidos los de los estados, siguieron por el mismo sentido y además estuvieron atentos a la reunión minicumbre en Los Pinos de senadores y diputados de todos los partidos –excepto Morena– porque esta sería la primera reunión formal para “pactar la unidad nacional”, con Enrique Peña Nieto en el centro.

El reportero César Aguilar del grupo CapitalMedia hizo un corte informativo de las tres horas que duró ese encuentro y escribió: “El Poder Legislativo y todas las fuerzas políticas ahí representadas, manifestaron al presidente Enrique Peña Nieto su apoyo irrestricto a las decisiones que tome respecto a la nueva relación bilateral con Estados Unidos, sin embargo, le advirtieron que dicho respaldo ‘no es un cheque en blanco’, sino que está enmarcado en la premisa de no ceder ante ninguna presión, ni mucho menos dejarse chantajear ni presionar por el gobierno de Donald Trump”.

La atmósfera patriótica y beneficiosa a la imagen del presidente de la República continuó por varios días más. El genial Carlos Monsiváis habría rubricado: ¡Levántense todos los mexicanos y entonemos! “mas si osare un extraño enemigo…”

– De veras creo que esta atmósfera que exaltó el nacionalismo en todo el país, puso en el centro a Enrique Peña Nieto y con ella contrarrestará un poco su vilipendiada gestión, que hasta el 15 de enero, según las mediciones andaba como entre 9 y 12 por ciento de aceptación nacional. En las próximas semanas veremos cómo se muestran las contradicciones internas y lo que indiquen las encuestas.