Documentos exhibidos por AMLO no fueron inscritos en registro público: Meade
24 abril, 2018
¿Quién ordenó matar a Javier Valdez?
25 abril, 2018

Israel López Monsivais

La próxima semana comienzan las elecciones locales en San Luis Potosí, la disputa por la capital potosina será la más controvertida. Como primer apunte: la batalla no es entre partidos políticos, el electorado estará dividido en pro gallardistas y opositores. Ricardo Gallardo Juárez utiliza al Partido de la Revolución Democrática como vehículo, es el instrumento para acceder al poder, con la mira puesta en la gubernatura de 2021, sin oposición que le haga sombra.

A primera vista, Gallardo Juárez parte como favorito para reelegirse. Construyó una base electoral sólida, derrochó recursos públicos en promover su imagen en los medios locales. Adviértase, pues, que esta contienda no la tendrá tan sencilla, en 2015 se presentó como oposición, en la presente campaña es gobierno, por lo tanto, deberá ser cuestionado. Incluso, aclarar los señalamientos de corrupción en su gestión.

Sus oponentes cometerían un grave error si en sus propuestas plantean erradicar los programas sociales que se han implementado. La presente administración atendió sectores sociales que anteriores gobiernos locales desatendieron. Concibo, pues, que la propuesta es el replantear el diseño de la política pública, por ejemplo, en lugar de entregar los programas asistencialistas (apoyos condicionados al voto) lograr la autogestión colectiva en los consejos vecinales (financiamiento público y capacitación).

Como se indicó en la campaña de 2015 Xavier Azuara Zúñiga (aliado de los Gallardo en lo federal) cometió el error en dividir a los potosinos entre la gente buena y mala, lenguaje ofensivo y discriminatorio. Ojalá los candidatos aprendan la lección, no criminalizar la pobreza. La narrativa de campaña debe construirse en ejes concretos: seguridad, servicios públicos, combate a la corrupción, sustentabilidad, transparencia, rendición de cuentas y política social. En las siguientes líneas hablaré brevemente de los candidatos que se presentan.

Ricardo Gallardo Juárez

Es el candidato a vencer. Su principal fortaleza es la popularidad en las colonias y barrios populares. Ha tenido acceso a recursos públicos para construir su imagen pagando inserciones de publicidad en los medios locales. Es necesario recalcar la intolerancia de Gallardo Juárez a la crítica periodística. Exactamente, en su registro señaló que en SLP hay prensa buena (la que le aplaude) y prensa mala (aquellos que lo cuestionan).

Xavier Nava Palacios

Su principal problema es la indefinición y oportunismo. Llegó a la política potosina de la mano de la gallardía. En lo mítines de 2015 subordinaba sus aspiraciones a don Ricardo, así le llamaba cuando los unía el gallardismo. Rompió con él por diferencias que debe exponer. Posterior, se registró como suspirante independiente a la alcaldía. Y en el momento que recibió la invitación de Acción Nacional y Movimiento Ciudadano, la aceptó.

Xavier es nieto del mítico luchador cívico Salvador Nava Martínez. Naturalmente intentará revivir las luchas democráticas de su abuelo en su relato, presentarse como su heredero político. Soy escéptico de esa estrategia, la última campaña de Nava Martínez fue en los años noventa; los millennials no politizados desconocen al navismo, son jóvenes desinformados por ausencia de oportunidades. Desgraciadamente a ellos les importa saber qué artista cantará en el siguiente Festival de la Cantera; no les interesa la política.

Nava Palacios es un político con una buena formación académica que tiene la oportunidad de seducir el voto de los opositores de la gallardía.

Leonel Serrato Sánchez

Desde luego que el fedatario hará una irrupción en la escena local. Gran orador, en la última etapa del navismo presentaba a Salvador Nava en sus concentraciones. Serrato Sánchez es conocido en el círculo rojo por sus opiniones y columnas en distintos medios de comunicación. Ha sido un duro crítico del gallardismo, en efecto, su candidatura es congruente.

Es verdad. No es popular entre el grueso del electorado. Leonel es el abanderado del Movimiento de Regeneración Nacional. En cierto sentido se puede beneficiar del efecto López Obrador. Sin embargo, los potosinos no votan en cascada, son conservadores, es una incógnita Morena en SLP.

Cecilia González Gordoa

Es la contendiente que cargará la lápida impopular del partido en el gobierno (PRI). Alrededor de 70 por ciento del electorado reprueba la gestión del presidente Enrique Peña Nieto, el Revolucionario Institucional está en crisis, los casos de corrupción ensombrecen el desempeño de sus cuadros. No todos los priístas son corruptos, sus elites cometieron abusos, las bases y militantes deberán dignificar su partido en la derrota histórica que se avecina.

Por lo que he escuchado y leído, González Gordoa se desempeñó apropiadamente en gobierno estatal, tuvo un paso fugaz por el Congreso local y tiene la oportunidad de presentarse a la alcaldía con una propuesta fresca.

Aguijón: en la disputa local el voto se puede atomizar al ser cuatro candidatos fuertes, por lo tanto, ganaría Gallardo por la estructura electoral. El navismo se dividiría entre Nava Palacios y Serrato Sánchez, el más rezagado podría declinar en su momento para fortalecer una sola candidatura opositora. Los antagonistas a la gallardía tendrían que votar por el segundo lugar para impedir su reelección; voto útil. Esperemos que la elección no caiga en el fanatismo ni se violenten a los equipos de campaña.

Twitter: @francotiradort1

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.