Falla en el pozo de IMMSA deja sin agua a colonias del norte de la ciudad
24 abril, 2015
Demoledora
24 abril, 2015

El acoso a los padres de familia

Carlos López Torres

N o conformes con la abrumadora campaña de spots televisivos, radiofónicos y en los diversos medios, algunos partidos y sus respectivos candidatos a los diferentes cargos de elección popular, han extendido sus campañas electoreras hacia los padres familia que acuden cotidianamente a las escuelas de la localidad para llevar sus hijos.

Mientras los candidatos a la gubernatura ofrecen generalidades en materia educativa, como una cruzada contra el analfabetismo, revisión de escuelas patito, asignación de recursos al rubro de ciencia y tecnología, creación de una plataforma de promoción de becas y prácticas profesionales en las empresas, los candidatos a diputados locales y alcaldes se han dado a la tarea de perseguir el voto de las y los padres de familia a puerta de escuela, o lo más cercano de las instituciones mediante la instalación de módulos propagandísticos.

¿Sabrán los ocasionales solicitantes del voto que cada vez es menor el número de madres que acuden a la hora del recreo a dejar el lunch a sus hijos, porque el dinero y los alimentos escasean cada vez más en el hogar a pesar de que una cantidad cada vez mayor de mamás trabajan para completar el sustento del hogar?

¿Tendrán acaso conocimiento los pedigüeños del sufragio que los alumnos se la pasan solos la mayor parte del día, sentados frente a la televisión sin que nadie les oriente sobre los contenidos de baja calidad; que una buena parte del tiempo juegan en las maquinitas hasta convertirse en ludópatas o quienes tienen acceso a una computadora visitan los más riesgosos sitios del internet, sin supervisión de nadie?

¿Tienen idea los candidatos de la promesa fácil e inmediata, del sacrificio económico que tienen que hacer los padres familia, quienes son obligados a pagar cuotas “voluntarias”, ordinarias o extraordinarias, para el mantenimiento y el pago de servicios que el gobierno ha dejado de cubrir en los nada dignos espacios educativos, sin legalizar la inmensa mayoría, y que por lo tanto, la educación gratuita es una gran mentira no obstante el cacareo de los verdes de que las cuotas han dejado de ser obligatorias?

¿Estarán enterados medianamente los futuros levantadedos, que con la imposición de la mal llamada reforma educativa, cuyo filo laboral y administrativo es la herramienta para el inicio de una ruta de despidos masivos de maestros comprometidos, con mística de trabajo, capaces de sacar adelante a millones de niños y jóvenes no obstante la ignorancia supina de los sucesivos secretario de Educación nacionales y locales que hemos padecido?

Por supuesto, en este encajonamiento electorero al que se ven sometidos los padres de familia y los maestros, los candidatos del Panal llevan la ventaja. Sus aspirantes a ocupar un puesto cuentan con los recursos del sindicato y la capacidad de presión hacia los maestros y padres de familia. Los apoyadores de la dizque reforma educativa serán recompensados por su traición al magisterio, para que cumplan con el papel de paleros de toda la vida que les caracteriza.