Descontento estudiantil por alza de tarifas en la UASLP
22 julio, 2015
¡Pinta tu bache!
22 julio, 2015

El bache sanluisino

Carlos López Torres

Q uién sabe cuánta proporción y profundidad tenga el bache que han dejado las últimas dos administraciones priístas en la otrora señorial capital de San Luis Potosí. El caso es que, el presidente municipal electo, quien se comprometió durante su campaña a sacar la demarcación municipal del bache, aún no informa a la ciudadanía sobre las características del tremendo hoyo y el cómo se le hará para salir del mismo.

Por lo pronto, un grupo de ciudadanas y ciudadanos, ante el apremio con que aparecen cotidianamente numerosos baches en las rúas citadinas, aunque obvio, como siempre, de manera permanente en las colonias de la periferia, han iniciado una novedosa campaña-denuncia consistente en pintar cuanto bache se encuentran en su camino, para luego presentarlo mediante fotografía a los despreocupados funcionarios municipales, más atentos en este momento por encontrar colocación, ante la amenaza del próximo alcalde de adelgazar la nómina del municipio capitalino.

Por su parte, los permisionarios han guardado silencio sobre el deterioro de las vialidades que siempre, afirman, les afecta al ocasionar desperfectos a sus unidades con el consabido desembolso de parte de sus utilidades. Será porque ellos son parte de ese otro bache, el del transporte urbano, que no sabemos si merecerá atención de la próxima administración municipal. O acaso el silencio de los concesionarios de los camiones tiene que ver con el hecho del incumplimiento del acuerdo que desde 2011 firmaron para la instalación de cámaras de videovigilancia en los camiones, a cambio de que se les aumentara año tras año en automático el precio del pasaje, conforme creciera la inflación.

A propósito del inicio del proceso de entrega-recepción en la transmisión de poderes a quienes resultaron electos para los poderes Ejecutivo, Legislativo y municipal, respectivamente, el alcalde electo, Ricardo Gallardo, estaría obligado a informar sobre el tamaño del hoyo que se pretende bachear, así como la clase de herramientas y procedimientos que pondrá en práctica, especialmente en el aspecto administrativo-financiero, donde el cochinero en los manejos es ya una cosa juzgada y castigada por la ciudadanía que optó por manifestar su desconfianza a quienes pretendían ganar consecutivamente la alcaldía capitalina.

Precisamente por ello es que se tiene que privilegiar la información oportuna y la participación ciudadana como antídotos contra la corrupción institucionalizada en la comuna capitalina. Se tienen que ventilar de cara a la población el ineficiente e ineficaz funcionamiento de Interapas y sus turbios manejos financieros, por ejemplo, así como la propuesta integral al problema del agua mediante la puesta en práctica del programa MIG prácticamente abandonado, o de plano con la implementación de otro.

Es pertinente depurar la Dirección de Seguridad Pública Municipal para garantizar los derechos de los contribuyentes, violentados cotidianamente y de manera grave los fines de semana, cuando la política recaudatoria se acrecienta y la mordida para cumplir las cuotas a los jefes no tiene límite. Ese bache lleva años, a ciencia y paciencia de los funcionarios.

En fin, el bache, como decíamos al inicio, es grande. Dice el refrán: a grandes males, grandes remedios. Las dádivas no pueden sustituir las obligaciones constitucionales del ayuntamiento, abandonadas poco a poco por las administraciones clientelares. ¿Será que la transformación del triste panorama capitalino va en serio?