Inversión educativa
10 marzo, 2015
vicario
“Acto terrorista”, invitación a no votar, considera Moreno Aguirre
10 marzo, 2015

El debilitamiento del Municipio Libre

Carlos López Torres

L a proverbial penuria económica en que sobreviven las demarcaciones municipales desde siempre, especialmente en la inmensa mayoría donde el desarrollo se mantiene con enormes rezagos o de plano estancado no obstante la existencia de recursos naturales importantes, cuya explotación sólo ha beneficiado a grupos minoritarios privilegiados, se ha convertido en los últimos años en un espacio disputado por los diversos grupos políticos partidistas, ligados en muchos casos a las empresas trasnacionales que explotan minerales y otros recursos, o bien, como ha quedado demostrado suficientemente, en estrecha relacionados con los grupos delincuenciales más importantes o las subdivisiones de estos que, en todo caso, se enfrentan por controlar el territorio con la complicidad de los alcaldes o funcionarios municipales relacionados con la seguridad pública.

Esta descomposición de la base de la organización territorial, política y administrativa del país definida en el artículo 115 como el Municipio Libre, atraviesa por una profunda crisis que afecta su “autonomía” política, administrativa y financiera, favoreciendo la penetración del narco con sus diferentes modalidades de acopio de dinero, con sus aterradoras consecuencias en algunas entidades donde los focos rojos se mantienen pese al discurso oficial, aunque en otras, como San Luis Potosí, se insiste en negar lo que es evidente a partir del aumento de la violencia, el aumento del narcomenudeo, los secuestros, etcétera.

Sin embargo, el llamado por algunos el primer peldaño de la actividad política, como unidad administrativa y financiera tiene su propia dinámica en relación con la capacidad del Municipio para gestionar y resolver los asuntos propios de la comunidad en cuanto a servicios públicos, poder de la policía y organización interna. Así como su capacidad para contar con recursos suficientes derivados de renglones tributarios exclusivos, además del libre manejo de su patrimonio y la libre disposición de su hacienda.

Los municipios potosinos, como ha quedado fehacientemente demostrado, tienen en su haber todo tipo de irregularidades en el manejo de su hacienda y los servicios que prestan. La opacidad y la corrupción institucionales de las administraciones del gobierno del estado y las municipales, no sólo los ubica entre los más ineficientes e ineficaces, sino acaso entre los más impunes, no obstante la legislación existente.

En el marco de la aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción se aprobó recientemente en la Comisión de Puntos Constitucionales del Congreso local, una minuta que les envió el gobierno federal para que voten una reforma que pretende limitar el endeudamiento municipal y estatal, que tiene que ver con el establecimiento de topes financieros que debe haber en cada administración estatal o municipal.

Asimismo, establece que no se podrán endeudar los últimos tres meses de su administración, cediendo facultades a las auditorías federal y estatal, respectivamente.

A este proceso de centralización, los diputados han agregado insistentemente sobre la viabilidad de creación de la nueva figura jurídica del administrador municipal que, de aceptarse, crearía una especie de poder paralelo al presidente municipal y los regidores, convirtiéndose en un factor extraordinario de debilitamiento del Municipio Libre. ¿Será que el excesivo centralismo transexenal impulsado por el peñismo, terminará aplastando a la escasa “autonomía” de las demarcaciones municipales? ¿No será más idóneo fortalecer al Municipio Libre como lo planteó ante el Senado en su comparecencia el entonces secretario de Gobernación Manuel Bartlett, para explicar los motivos de la Reforma Municipal aquel 20 de diciembre de 1982, donde decía, entre otras cosas: …debemos impulsar la institución del Municipio Libre otorgándole más facilidades, y con ellas más recursos para que asuma su responsabilidad. De otra forma, el gobierno municipal se vuelve un ejercicio de frustración en vez de ser un ejercicio de democracia y un ejercicio de gobierno eficaz…?