Y derechos como periodistas, en apenas seis entidades
7 septiembre, 2015
reforma energética
México SA: Deuda se multiplicó por cuatro
7 septiembre, 2015

El desacato de los constructores y autoridades

Carlos López Torres

L a peor crisis del ayuntamiento capitalino, reconocida parcialmente por el alcalde Mario García, no tiene que ver sólo con el inescrupuloso manejo financiero que llevó la hacienda municipal a la bancarrota, sino con toda la ineficiencia e ineficacia demostrada señaladamente por las últimas administraciones presididas por connotados priístas.

En efecto, en materia de desarrollo urbano y construcción de viviendas se cuenta con 170 fraccionamientos y colonias sin municipalizar que de facto reciben los servicios públicos básicos, aunque los constructores no “atendieron” las normas de edificación, según lo señalado por el director de Desarrollo Urbano, Juan Manuel López Acevedo.

Si nos atenemos a las cifras dadas por el funcionario municipal, resulta que el programa iniciado a principios de 2014 en el marco de la reactivación electoral, publicitado pomposamente como “Recibiendo tu Colonia”, prácticamente abandonado por el ayuntamiento una vez decidido el candidato a la gubernatura, no sólo resultó lento, sino un verdadero fracaso, toda vez que al recibir la desastrosa administración municipal de Victoria Labastida Aguirre, el alcalde Mario García Valdez informó que eran 180 los fraccionamientos y colonias irregulares.

Más aún, en marzo de 2014 la regidora Eloísa Landaverde Trejo, presidenta de la Comisión de Servicios Municipales del ayuntamiento, informaba sobre la existencia de “al menos 111 fraccionamientos” que carecen de servicios públicos básicos como agua, alumbrado, recolección de basura, seguridad, etcétera. Y agregaba: dichos conjuntos habitacionales no han sido aún municipalizados; hay constructores a los que se les otorgó licencia para construcción que llevan hasta 20 años sin municipalizarse, denunciaba en aquella ocasión la regidora.

Es decir, como reconoce el director de Desarrollo Urbano, esos fraccionamientos no son reconocidos legalmente “porque los constructores no atendieron las normas de edificación”. ¡Vaya paraíso de la omisión y el desacato en que hemos convertido la demarcación municipal más importante de la entidad! Pero estamos como estamos, porque somos como somos, diría el filósofo de Güémez.

Con la intención de justificar la falta de labor legislativa en esa materia, la diputada Marianela Villanueva Ponce, presidenta de la Comisión de Desarrollo Urbano Territorial Sustentable, reconoce que la pelotita para nuevas leyes en la materia, se le dejó a la nueva Legislatura para cuando se hagan las modificaciones respectivas a nivel nacional, aunque dice que la actual Cámara de Diputados realizó un avance importante en cuanto a la discusión de modificaciones a la actual Ley de Desarrollo Urbano, dado el grave problema existente en la zona conurbada.

Sólo que, con leyes o sin ellas, con o sin reglamentos, los fraccionadores y constructores hacen lo que se les viene en gana, como lo demuestra el reconocimiento de la propia autoridad y lo sabe bien la diputada, quien cree que la sola existencia de leyes es suficiente para garantizar un estado de derecho que no se ve por ningún lado.