Hallan muerta a la directora de TV Azteca Zacatecas
17 junio, 2019
Plantea AMLO adelantar consulta para revocación de mandato
18 junio, 2019
  • Jiménez Espriú y los “corruptos”
  • Amparos, para entrampar
  • Sánchez Cordero demanda lealtad

Julio Hernández López

Doce palabras pronunció el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú: «Dijo el presidente por la mañana eso, yo no estoy de acuerdo». Se refería el afamado ingeniero y universitario a la postulación andresina de que son “corruptos” quienes promueven amparos del Poder Judicial Federal contra las obras aeroportuarias que se pretenden realizar en la base militar de Santa Lucía. No es un asunto menor que el titular de la SCT disienta de quien lo puso en el cargo, pues en ese punto, el de los “corruptos” que aspiraban a ser beneficiarios del proyecto original en Texcoco, ha descansado buena parte del discurso defensivo y ofensivo del político tabasqueño.

No es la primera ocasión en que un miembro del gabinete de Andrés Manuel López Obrador se manifiesta contra la posición de su jefe: la secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo en su momento que estaba en contra de la reducción de salarios y prestaciones a los miembros del Poder Judicial de la Federación (al que pertenece, como ministra en retiro), reducción que categóricamente demandaba el presidente de México.

Sin embargo, la dimensión del diferendo es mayor en el caso aéreo que en el judicial. La profusión de solicitudes de amparo respecto a los casos Santa Lucía (para que no se inicien los trabajos de construcción) y Texcoco (para que no se ahogue en agua lo estructuralmente avanzado en cuanto a un nuevo aeropuerto) entraña una calculada pretensión de entrampar el curso del gobierno obradorista y someterlo a un multiplicable freno jurídico en cuanto tema les parezca impugnable a las fuerzas políticas y económicas que no han encontrado una vía política y electoral para enfrentar ese obradorismo aún sumamente fuerte en términos de aceptación popular.

En términos formales es indiscutible que asiste a cualquier ciudadano el legítimo derecho de inconformarse frente a actos de poder que le parezcan lesivos a su interés particular o al social. Ese derecho puede ejercerse hasta la saciedad e incluso en términos que puedan parecer excesivos. La ley establece y reconoce ese derecho y lo regula para que se cumpla a través de las vías judiciales establecidas, que pueden aceptar o rechazar las pretensiones de los demandantes. Aunque fueran mal intencionadas o políticamente sesgadas o tendenciosas las recurrencias de, por ejemplo, los ciudadanos Claudio X. González (directivo y mecenas de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad) y Gustavo de Hoyos (presidente de Coparmex y flagrante 3P: presunto precandidato presidencial 2024), tienen pleno derecho a solicitar amparos y a generar cuantas incidencias judiciales crean adecuadas a su parecer.

Sin embargo, y ya instalados en el terreno ideológico, político e incluso electoral, los alegatos y promociones judiciales contra Santa Lucía y virtualmente a favor de Texcoco tienen una clara significación contraria al proceso que se autodenomina Cuarta Transformación. Grupos, membretes, personajes e intereses que fueron silenciosos validadores de anteriores actos discutibles o abiertamente repudiables de gobiernos priistas y panistas ahora se han convertido en feroces defensores de una legalidad a la que anteriormente no protegieron y cuyas continuas violaciones no les merecieron fervores cívicos y jurídicos.

El desacuerdo de Jiménez Espriú tiene como referencia ese contexto. Y, en tal escenario, debilita el discurso de su jefe, centrado en la denuncia de los corruptos que pretenden frenarlo a él y sus obras estelares. Después de Jiménez Espriú entró en escena Olga Sánchez Cordero, la secretaria de gobernación rudamente desplazada de algunas funciones por el vicepresidente provisional, Marcelo Ebrard). Dijo que la lealtad al presidente López Obrador debe ser norma cotidiana para garantizar la unidad de propósitos de la 4T. ¿Pleito en las alturas? ¿Quién será el siguiente secretario en dejar el gabinete obradorista?

Dado que no cumplió con las condiciones que un juez federal le impuso para que se mantuviera vigente la imposibilidad de que se cumpliera en su contra una orden de aprehensión, Emilio Lozoya Austin está de nuevo disponible, en teoría, para ser encarcelado y sujeto a proceso por asuntos popularmente denominados “lavado de dinero”. Lozoya decidió fugarse, ante la fundada suposición de que podría ser detenido al realizar diligencias judiciales relacionadas con el amparo antes citado, y así rompió con el manto de protección que se le había extendido.

Ahora, como en casos similares, lo difícil será capturarlo. Es muy probable que esté fuera del país y que, en caso de encontrarlo y apresarlo, se lleve un tiempo su retorno a México. No debe perderse de vista que este proceso actual no va al fondo del caso Odebrecht y que se refiere a este solo de una manera tangencial. Que los detalles y la duración de esta telenovela político-policiaca no permita que se dé por cumplido el punto de la firma brasileña y los actos de corrupción a altísimo nivel cometidos en México.

La jefa del gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, presentó nuevos productos, con nombres sugerentes y empaque indumentario llamativo, para plantear una deseada reformulación de su política de seguridad pública. Como suele suceder en estos casos, más que los discursos y los anuncios lo importante será lo que los hechos vayan mostrando. La temprana precandidata presidencial (que apuesta a la fórmula conocida como “nadar de muertito”) ha nombrado como jefe de investigación policiaca al exdirector de la Agencia de Investigación Criminal del último tramo del peñismo y ha aceptado la renuncia del jefe de la sección antisecuestros que llevó el caso del joven Norberto Ronquillo. Pero aún no se decide a relevar a la procuradora Ernestina Godoy ni al secretario de seguridad pública, Jesús Orta.

Y, mientras el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro, contagia a algunos de sus homólogos el enojo por el maltrato recibido en reciente gira de López Obrador por esa entidad, ¡hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.