Los eternos enfermos
30 noviembre, 2016
Triste contraste
30 noviembre, 2016

El destape de Gallardo

Jaime Nava

“¡Fuera máscaras! ¡Ha llegado la hora del destape!”, era la frase utilizada por el conductor del programa Doble cara para invitar a los concursantes a destaparse y llevarse el dinero que hasta ese momento habían acumulado o arriesgarse a seguir dentro del juego para finalmente coronarse como el máximo doble cara de la noche y ganar cien mil pesos. Hace un par de semanas casi pasa inadvertido que el presidente municipal de San Luis Potosí dejó caer una de sus máscaras.

Gallardo Juárez dio a conocer que planea adjudicar obras “chicas” de 200 o 300 mil pesos a  empresas de su propiedad con el argumento de que así ahorrará recursos el ayuntamiento que gobierna; “y si me quieren hacer observaciones que lo hagan”, remató el alcalde con impudor característico de quien se sabe o siente que puede violar la ley sin consecuencias. ¿Qué motivos puede tener una autoridad para anunciar públicamente que violará la ley?

Podría alegarse que no es novedad que el grupo gallardista está acostumbrado a gobernar bajo sus muy particulares preceptos, y como prueba de ello basta recorrer la ciudad para constatar que lleva meses inundada con la propaganda del primer informe de Gallardo Juárez a pesar las prohibiciones legales. Evidencia irrefutable de esta impunidad burlona es la existencia de un espectacular con publicidad alusiva al informe municipal frente al tímido Consejo Estatal Electoral.

Además de ser completamente ilegal, facturar recursos públicos en las empresas del alcalde contribuirá a la opacidad por la que se ha distinguido la administración gallardista y que ha resultado muy redituable para proveedores desconocidos como Sandra Sánchez Ruiz o el mecánico que recibió más de un millón de pesos en un solo mes, sin olvidar los precios inflados que se pagaron por las plantas purificadoras de agua que ha instalado el ayuntamiento en distintas colonias.

Supuestamente encargados de garantizar la diafanidad donde otros quieren que haya sombras, la Comisión Estatal de Garantía de Acceso a la Información Pública (Cegaip) nada hace y nada dice sobre el incumplimiento de las obligaciones legales en materia de transparencia del ayuntamiento. Hoy concluye noviembre y no han dado a conocer cómo y en qué gastó recursos el municipio que gobierna Gallardo Juárez durante octubre porque no han hecho públicas las –de por sí incompletas– listas de egresos.

Si la situación económica de la capital es tan alarmante que obliga a Gallardo Juárez a violar la ley y voluntariamente poner un pie en la cárcel con tal de beneficiar desinteresadamente a los potosinos con grandes obras… ¿Cómo pueden gastar 150 mil pesos en la instalación de cada tortillería en las colonias? Sin contar los recursos que deberán erogar para sostener su funcionamiento.

En Internet es posible encontrar equipos completos para elaborar tortillas prácticamente a mitad del precio pagado por un ayuntamiento que se dice preocupado por la falta de recursos.  “¡Va con Gallardía!” se lee impreso en las bolsas donde se empacan las tortillas municipales. Promoción personal a costa del erario y compra de conciencias con sabor a harina de maíz nixtamalizada, agua y cal.

Atentos todos que el Santa Claus potosino planea dejar bajo el árbol de ciertos mecánicos y distribuidores automotrices millonarios regalos con el argumento de que los renos con los que cuenta no son suficientes para visitar todas las casas y colonias de San Luis.

Han pasado 340 días sin que se sepa el paradero de la pequeña Zoé Zuleica Torres Gómez.

Han pasado 56 días y aún no sabemos por qué Cinthia Paola Castro no llegó a su casa

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos

¡Ni un día más en el silencio, ni un día más sin Carmen Aristegui!

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.