Bien quemados
21 enero, 2018
La forma del agua: una historia de amor
22 enero, 2018

El meme de la doña

Luis Ricardo Guerrero Romero

En la colonia todos los vecinos la conocían por doña replay a causa de su peculiar modo de platicar las cosas, era por poner un ejemplo, una emisora que podía contarte un suceso de cinco o seis formas distintas, pero llegar al mismo final. Nada se equiparaba con su modo tan reiterativo de platicar una y otra vez lo mismo, siempre lo mismo, pero usando otras desgastadas palabras. Sinceramente, llegó a causar en más de uno de sus receptores la sospecha de que tal vez estuviésemos pendejos y efectivamente nos era necesario oír más de tres veces la misma charla. Quizá muchos conocen a otra doña o don replay: dícese del sujeto que, a falta de memoria a corto plazo, reitera una, dos, tres y cansadas veces la misma información con una finalidad aún no identificada. Es probable que ese sujeto replay le platique lo mismo incluso esperando recibir retroalimentación diferente.

Doña replay seguramente era aficionada a defender la tesis de Nietzsche: “No hay hechos, hay interpretaciones de los hechos”, y realmente así nos hacía pensar, aunque sus interpretaciones de los hechos resultaban bastantes redundantes. Pronto la citada señora del discurso repetitivo tuvo su meme en las redes sociales; y cuando ella se enteró de que su foto y frases acostumbradas andaban circulando por el mundo digital tomó una determinación contundente. Ahora todos la recordamos con un poco de nostalgia y gracia —excéntrica mezcla— aunque no la vemos más por la colonia sabemos que ha de estar en un lugar mejor lejos de la burla de sus vecinos. En la entrada de su casa aún se conserva enterrada la lengua cercenada por las propias manos de doña replay, y quienes fueron sus amigos aseguran que se encuentra feliz dedicada a escribir discursos políticos y religiosos reiterativos, fatigosos, nefastos e insolentes, que hacen sentir al lector acrítico un hombre informado de lo que sucede en la vida política y desdeñable religiosidad de nuestra ciudad.

¡Ah que doña replay!, mutilarse la lengua a casusa de la burla que se hizo sobre ella, si esos modos de actuar tuvieran los mandatarios de nuestra nación, definitivamente tendríamos que aprender lenguaje a señas para las próximas elecciones, aunque algunos no requieren de amputar su lengua, les basta esconder las manos, lengua e intenciones para seguir avanzando. Hay incluso quien piensa que vivir de un apellido —pronunciado correctamente— basta para darle progreso a nuestro México. Pero la cosa ahora no es tanto la separación de miembros u órganos, sino más bien de morfemas y gramemas que causaron la decisión de que doña replay actuara de tal modo, a esta señora se le hizo un meme por su forma tan anormal-peculiar de trasmitir lo que ella pensaba, pero qué diablos es un meme. Según el diccionario académico tiene que ver con irse a dormir, y, según nuestro contexto es una infografía de algo o alguien que se recordará por tal o cual idea. Pues bien, ambos informes nos dicen algo cierto, se trata de recordar, pues al ir a dormir, se sueña, se acuerda el subconsciente de lo vivido o no; y al plasmar una foto de alguien con una frase corta se inmortaliza en la memoria ese hecho. Sin embargo, la sabiduría helénica nuevamente nos tiene la respuesta: μνημονευω (mnemoneo): recordar, acordarse, μνημοσυνον (recuerdo); esta voz del antiguo griego llegó a nuestro lenguaje con un embajador: los vicios del lenguaje (los idiotismos), es decir que, usó expresiones o palabras propias de una lengua —la griega— aunque en contra de las reglas de la gramática. Así por ejemplo todos reconocemos la técnica de la mnemotecnia (palabra heredada de la misma voz griega), pero también a muchos nos es familiar la palabra meme, es decir lo que debe ser recordado. Un meme es aquello que se recuerda. La lengua de doña replay es un meme en las redes sociales existentes en la vida del relato; los memes que circulan en nuestras redes sociales, son asimismo una suerte de recuerdo de algo o alguien que todos asociamos, es un historial de la memoria.