violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Niega Osorio Chong que se violen derechos de presos en el Altiplano
12 marzo, 2015
Encuentran tres cuerpos sin vida sobre las vías México-Laredo
12 marzo, 2015

El poder de la imagen política

María Elena Yrízar Arias

L os políticos tradicionales, los de la vieja usanza que todavía creen que las campañas políticas son meros trámites para ganar elecciones, se resisten a aceptar las nuevas formas del quehacer político.

El llamado marketing político o el poder de la imagen de los políticos, es un conjunto de técnicas de investigación, comunicación y planificación usadas para diseñar acciones estratégicas y tácticas a ejecutar en una campaña, ya sea electoral o de cualquier otro tipo. Ofrece una técnica de análisis que se explica en base a que la imagen es la figura, representación, semejanza y apariencia de una cosa, la imagen pública es la imagen colectiva que de un individuo se tiene en un tiempo y lugar determinado. Este paradigma tiene como fundamentos de comunicación el estilo directo y personalizado de la imagen.

En los procesos electorales cada partido político que participa se vende a través de la imagen. De ahí parte la necesidad de que la imagen del candidato tenga que ser debidamente cuidada, construida, cultivada, y hasta reforzada.

El manejo de imagen ayuda al político a ser exitoso en esta carrera. La comunicación política, según Wolton, “es el espacio en que se intercambian los discursos contradictorios de los tres actores que tienen legitimidad para expresarse públicamente sobre política, y que son los políticos, los periodistas y la opinión pública”.

En el ámbito de la actividad política, la percepción de los políticos o de los partidos es la realidad. La imagen del candidato es la manera como es percibido o visto, no necesariamente como es en realidad.

Con el inicio de las campañas políticas para la gubernatura, hemos visto que el PAN, colocó lonas en los espectaculares por las ciudades más importantes del estado, donde vemos a una Sonia Mendoza diferente, con las cejas cuervas, la barbilla algo alargada, donde se ve más joven y hasta el color de su piel cambió.

De los priístas, vemos un lema del candidato Juan Manuel Carreras, que dice “más y mejor, por el San Luis que queremos”, lo que se podría interpretar según cada quien. A lo mejor leer más se refiera a más de lo mismo con el gobierno actual del estado y mejor, pues a lo mejor se refiere a sí mismo, que es mejor que el anterior. Supongo que eso quiso decir.

En el PRD, Fernando Pérez Espinosa tiene como slogan “soy Calolo ciudanano”, letras negras con fondo amarillo del partido por el cual compite. En su discurso menciona que actúa con gallardía, refiriéndose a los Gallardo, ex presidentes municipales por el PRD de Soledad de Graciano Sánchez.

Por su parte, Eugenio Govea, candidato por Movimiento Ciudadano, quiso utilizar el patio central de la UASLP para promocionarse, lo que causó inconformidad por parte de la autoridad universitaria, ya que el secretario general no permitió la utilización de ese espacio para la promoción política de Govea, quien argumentó que era egresado de esa universidad.

Hago el señalamiento que los cuatro principales candidatos a que me he referido, son ex alumnos de esa universidad.

Las campañas ya comenzaron, algunos colaboradores de los candidatos no les ayudan mucho con la triste imagen que tienen. Otros que no les beneficia porque están desorganizados, se pelean por el control de sus actividades, no trabajan en equipo y, lo peor, ni siquiera tienen idea clara de que hay que implementar estrategias de mayor impacto.

En el PRI hay ocho coordinadores, aparte de Elías Pecina, coordinador general de la campaña.

Con el tiempo veremos el avance de los trabajos políticos y de los partidos que recurran al cuidado de la imagen para proyectar a sus candidatos. La ciencia está al servicio de los políticos como una herramienta más para el éxito. La tarea es ardua, el pueblo ya está cansado de propagandas, de promesas, de agravios, de olvidos, de malos candidatos, de crisis, de inseguridad y de múltiples aspectos a que me referiré próximamente.

[email protected]