Hágase la voluntad de Dios, pero en los bueyes de mi compadre
29 enero, 2015
Coqueteos
29 enero, 2015

El reto para Carreras

María Elena Yrízar Arias

E l reto que tenía el PRI nacional para designar a un candidato debió haber sido muy  difícil, porque la mayoría de los aspirantes tenían buen perfil y trayectoria.

La designación de Juan Manuel Carreras como candidato de unidad a la gubernatura por parte del PRI ha dado lugar a varias reacciones y opiniones en diversos sentidos, ya que es un tema de importancia política e histórica, por ser un hecho del cual podría depender el progreso de nuestro estado, su estabilidad económica, la seguridad, la paz social y el mismo estado de derecho, en el caso de que gane las elecciones constitucionales de junio de este año.

Algunas opiniones lo descalifican y otras lo ubican como la mejor opción entre los demás aspirantes

Desde luego que la designación no sólo se hace en el partido, sino previo al anuncio oficial, intervienen la Secretaría de Gobernación para investigar el estatus de cada uno de los aspirantes, las opiniones, las encuestas, la vida pública y privada de cada uno de ellos, así como el sondeo de opinión entre la ciudadanía, con los grupos de poder económico y político de la entidad potosina, y a lo anterior se sumó la definición final que toma el Presidente de la Republica, quien ejerce su voto de calidad.

Hay que reconocer que Juan Manuel Carreras tiene virtudes que resultan ser un potencial importante para un político que le favorecerán en su futuro. Carreras es un hombre con pulcritud en lo personal y en  lo político, es inteligente, tiene un trato refinado, es muy atento y respetuoso. No tiene enemigos conocidos.

Por otra parte, le favorece el ser persona preparada académicamente, ya que siendo doctor en Derecho le da la ventaja de conocer ampliamente la materia jurídica y, de llegar a ser gobernador, no le sería difícil tomar decisiones que tengan que ver con la legalidad estatal, por dominar la técnica jurídica.

Otro aspecto que le favorece es la experiencia que ha tenido durante años que se ha desempeño en la administración pública, tanto a nivel estatal como nacional.

Carreras ahora tendrá que hacer honor a su apellido y librar varias carreras para convencer al electorado potosino, que desafortunadamente para él se encuentra muy molesto con el actual gobierno estatal y con los políticos en el poder, principalmente al priísmo desanimado, descontento, dividido y hasta olvidado.

El candidato tendrá que ingeniárselas para hacer unidad de verdad, no de discurso, habrá que tomar en cuenta aspectos que se le pudieran ir de sus manos y del partido, como es el caso del coqueteo que los partidos de oposición le están haciendo a su compañero de partido Fernando Pérez Espinosa, a quien le proponen ser el candidato de la coalición con el PRD, que han formalizado con los partidos opositores y que desde luego es una oferta muy tentadora, difícil de rechazar, tomando en cuenta que el electorado ciudadano de la periferia de la capital, en Soledad de Graciano Sánchez, tienen mucha simpatía por el PRD.

Pérez Espinosa tiene una estructura partidaria debidamente instalada en todo el estado, la que podría utilizar en un momento dado para ganar las elecciones por otro partido. El PRI no ha aplicado su operación cicatriz para subsanar las heridas provocadas a Calolo por no haber llegado a la posición deseada y deberán tomar en cuenta que Pérez Espinosa es aceptado por los grupos de oposición.

Las encuestas de opinión que en estos días realiza una empresa de la ciudad de México por todo el estado, ubican en la simpatía de la ciudadanía al Pollo, como conocen a Ricardo Gallardo Cardona, y desde luego al PRD, situación que deberá tomarse muy en cuenta si el PRI quiere luchar para ganar las próximas elecciones. Los retos son muchos, los pendientes también están por definirse, pronto habrá candidato del PAN.

[email protected]