Peña, Bucio, Alemán y los periodistas
24 agosto, 2015
reforma energética
México SA: Otra tormenta en 2016
24 agosto, 2015

El retro, de moda en SLP

Carlos López Torres

M ientras la sociedad le abre paso, no sin obstáculos y dificultadesm, a formas de organización y participación colectivas, el establishment potosino se empeña en mantener envejecidos esquemas de dominación, con evidentes intenciones de mantener bajo control las debilitadas instituciones sometidas a fuertes cuestionamientos y un descrédito pocas veces visto, por parte de una ciudadanía cada vez más atenta y dispuesta a defender con su accionar sus derechos una y otra vez pisoteados.

La concentración del poder y su permanencia en unos cuantos no sólo requiere de la reelección, sino de mecanismos como el reciclaje, la cooptación de supuestos opositores y la creación de instancias legitimadoras del quehacer político-administrativo; así como la suposición difundida extensamente a cada instante, por todos los medios y machaconamente de que las cualidades individuales son capaces de sacarnos del tremendo estancamiento en el que nos han metido el conjunto de individualidades conformado en grupo compacto, que han decidido el impulso del retro como moda sexenal.

En nuestra entidad el intento de mantener el statu quo mediante la cohabitación entre gobernantes de distinto signo, como forma de convivencia “civilizada” entre diferentes fuerzas políticas, dicen los interesados, pasa por el reciclaje de funcionarios, aunque el alcalde capitalino electo le llama reelección al intento de jalar a ex funcionarios de las dos administraciones priístas pasadas, para que colaboren en su gabinete municipal.

Por supuesto, el interesado presidente municipal electo a punto de tomar posesión del cargo, deja entrever en su declaración su clara intención de buscar la reelección cuando interroga a propósito de la posible intención de incluir a Eugenio Robles en su equipo de trabajo: “Si tú haces bien tu trabajo. ¿Tú crees que sea malo que te vuelvan a reelegir?

Otros políticos y empresarios, como el alcalde de San Vicente Tancuayalab, Jesús Soni Bulos, quien tiene pendiente una investigación por intento de obstrucción con machete en mano a opositores electorales, después de reconocer que el secuestro y otros ilícitos se han disparado en la Huasteca, reclama la presencia del ex director de seguridad pública estatal, coronel José Luis Urban Ocampo, defenestrado por sus relaciones sospechosas, nunca aclaradas por cierto, con ciertos políticos y candidato a quienes solicitaba dinero.

Como si la presencia del narco no obedeciera a diversas causas, incluyendo la relativa a las turbias relaciones con la autoridad, los desmemoriados empresarios que antes reclamaban la salida del jefe Urban Ocampo por su inexplicable compra de valiosa mansión y demostrada deslealtad, ahora proponen su retorno, es decir, el reciclaje de quien olvidó que era un servidor público, como si el regreso del ex policía fuera suficiente para erradicar la delincuencia organizada que llegó para quedarse, según la permanencia de años y sus claras intenciones como lo demuestran las cíclicas ejecuciones en la disputa por la plaza.

Por lo visto, la hora del reciclaje, reelección y permanencia de la clase política potosina ha llegado, sin evaluación alguna, por supuesto. Sólo falta que se solicite el regreso de algunos ex gobernadores no obstante los affaires por todos conocidos. Bueno, de los que se han ido. El dinosaurio y sus crías se mantienen, son garantes del retro.