lectura nobel de literatura
Diccionario del caos, en la Feria Nacional del Libro UASLP
23 marzo, 2015
Me gusta tenerte como tengo a las nubes
23 marzo, 2015

El San Luis que queremos y nos merecemos

Carlos López Torres

¿ Podemos los potosinos aspirar en serio a construir una entidad diferente, donde actualmente la apropiación minoritaria de la riqueza excluye a la mayoría, generando desigualdades y ancestrales rezagos?.

Más aún, ¿podemos construir un modelo de desarrollo diferente en el estado considerando “la inmovilidad de gran parte de México y la franca parálisis económica potosina”, como lo ha reconocido Juan Carlos Valladares Eichelman, coordinador estatal de Vinculación Empresarial del PRI?

Las aseveraciones hechas por el empresario contrastan, por una parte, con el eslogan del peñismo “Mover a México”, según el cual las atoradas reformas estructurales servirían como plataforma para alcanzar la transformación del país, hoy verdaderamente estancado.

Por otro lado, el reconocimiento de la existencia de una parálisis económica potosina, obligadamente nos lleva a pensar en el conservador sector empresarial potosino, actor importante en el proceso de crecimiento económico en tanto propietario de los medios de producción, aunque al gobernador Toranzo Fernández le parece que son el prototipo de empresarios que requiere nuestra entidad; que “tienen visión de futuro, son iniciadores de negocios, trabajan y promueven soluciones ejecutivas y se la juegan por su estado…”

Dos discursos, dos visiones diferentes de dos actores políticos de un mismo instituto político, protagonistas ambos de sendas reuniones con el empresariado a quien se le pretende convencer para lograr el pospuesto despegue económico de San Luis Potosí, sobre la base de “recuperar el papel estratégico de las empresas como motor del crecimiento y el empleo”, según dice el también priísta Gustavo Puente Estrada, presidente en turno de la Coparmex.

Son tiempos de discursos de campaña, en que “llueven promesas imposibles”, como dijera en también incumplido empresario transportista Margarito Terán, aunque en esta ocasión no son los candidatos quienes hablan de la economía potosina, sino el titular del Ejecutivo y el coordinador estatal de Vinculación Empresarial, ambos con la apuesta por el candidato de la triple alianza Juan Manuel Carreras, a quien se le considera el “más preparado para gobernar, el más honesto y el único que ya demostró que sabe cumplir”, dice Valladares Eichelman, aunque en el poco tiempo que usó como trampolín político la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, demostró todo lo contrario en esa dependencia formadora del capital humano para el crecimiento económico, manteniendo inalterable el rezago educativo que caracteriza lo que el gobernador calificó como “tragedia de San Luis” al referirse al tema educativo.

Sin embargo, acostumbrados al discurso, los declarantes han olvidado consultar a la otra parte, a quienes proporcionan su fuerza de trabajo transformadora a cambio de bajos salarios: las y los trabajadores precarizados de San Luis, los empleados de servicios sin organización y escasas prestaciones, a ese sector emergente de obreros agrícolas súper explotado, sin derechos y sin prestaciones, a los desempleados, etcétera, es decir, a la inmensa mayoría. A los que claman por un San Luis Potosí progresista.