Agenda sustentable
9 diciembre, 2015
Detecta Ecología 36 tiraderos clandestinos en la capital
9 diciembre, 2015

Rogelio Hernández López

De los posibles candidatos independientes a la presidencia en 2018, ahora sólo se menciona al gobernador de Nuevo León. ¿Competiría Mario López Valdés? Malova (cómo él mismo se dice desde antes de ser gobernador de Sinaloa), responde por segunda ocasión a la pregunta pero con menos generalidades:

–Si puedo servir a mi país, lo pensaré. Antes tengo que entregar las mejores cuentas posibles…

Ha transcurrido casi una hora y cuarenta minutos de vuelo de Culiacán a Toluca, en uno de los aviones jet del gobierno. Mario López Valdés no rehúye la charla informal (que ha sido sin reglas ni grabadora ni exenta de coloquialismos y altosinancias), charla que prosigue casi dos horas más en la camioneta Vam, que lo conduce al centro de la Ciudad de México. Los interlocutores son su amigo desde la secundaria, Fred Álvarez Palafox, y este veterano reportero de asuntos políticos.

El gobernador de Sinaloa apenas el 15 de noviembre entregó el quinto informe de gobierno al Congreso del Estado por medio de su secretario de Gobierno, Gerardo Vargas Landeros.

La UAS

Después de abordar el avión, el viernes 4 de diciembre, el gobernador comenta, por su iniciativa, que fue muy buena la ceremonia de entrega de los doctorados honoris a José Ángel Pescador Osuna y Jorge Medina Viedas en la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). Él, su amigo y el reportero concurrieron a ese acto y de allí se produjo la invitación a compartir el vuelo a Toluca.

–Los doctorados son merecidísimos, a dos sinaloenses muy ilustres, pero se echaron discursos larguísimos a pesar de que habían presentado videos con sus perfiles. Me hicieron que postergara reuniones que tenía programadas, entre otras con el embajador de Panamá… (Manuel Ricardo Pérez González).

–Gobernador, inició el reportero, ¿fue para su gestión que Pescador Osuna reclamara más presupuesto para la UAS? ¿Fue para usted la advertencia de Medina Viedas de amagos a su autonomía?

–No creo, responde de botepronto. Yo he tenido un trato más que respetuoso para la universidad…. Ningún otro gobierno ha tratado mejor presupuestalmente a la UAS. Su presupuesto ha crecido 70 por ciento en estos cinco años, pero…. (pausa, que deriva en sonrisa pícara) su matrícula estudiantil, por decir algo, no se ha incrementado en más del 20 por ciento en el mismo tiempo…

Los gobernadores aliancistas

–¿Dónde se ve usted en enero de 2017? –suelta el reportero apenas se hace el primer silencio y añade– ¿Competiría como independiente por otro cargo, como lo hace ya el gobernador de Nuevo León? (Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco).

–Mmmm… Al terminar, me veo alejado de la política… Pero no es fácil. He recibido invitaciones de todos los partidos.

–¿Cómo compara su gestión con los otros dos gobernadores aliancistas? (llegaron al cargo por coaliciones: Gabino Cué en Oaxaca, Rafael Moreno Valle en Puebla y Malova en Sinaloa).

–Han sido situaciones y gestiones distintas. Yo estoy tranquilo ahora. Tenemos gobernabilidad y creo que otros buenos resultados. Desde el principio surgieron más dificultades de las que había…… (Pausa prolongada). Tuve que enfrentar diez plagas…

Las diez plagas

– ¿Cuáles son esas?– apenas escucha la pregunta responde sin pausas levantando los dedos para llevar la cuenta:

– Cómo no se había visto en estos años nos cayeron heladas, sequías, inundaciones por el ciclón Manuel, temblores, tornados, desempleo abrupto, caídas alarmantes en precios de azúcar y maíz, virus en la acuacultura, caída drástica del peso frente al dólar que afectó los presupuestos, la segunda detención y fuga de El Chapo y las crisis políticas de malos ejercicios de gobierno y las contiendas electorales.

– ¿Por qué trae eso en la cabeza?

– Porqué en su mayoría estuvieron de la chingada– sonríe al comenzar a explicar:

–A ver: llegando nos cayeron las peores heladas en décadas. En 40 días se afectaron 500 mil hectáreas, se perdieron las cosechas de maíz, tomate y otras hortalizas con un valor de producción de 20 mil millones de dólares. Eso nos bajó 10 puntos del Producto Interno Bruto del estado.

–Luego, casi simultáneamente a mes y medio de entrar tuvimos la peor sequía en 70 años en esta parte del norte. Ningún estado tiene más presas que Sinaloa, pero entonces quedaron inutilizadas. A nosotros, además que afectó a más de 1,650 comunidades en Sinaloa que sufrieron por falta de agua para beber, también nos puso en riesgo el ciclo de siembra-cosecha del maíz y otros.

–Las inundaciones también fueron graves por los remanentes del ciclón Manuel que volvió a crecer como ciclón al salir de Jalisco y alcanzó categoría 3. Nos pegó directamente en Navolato, Angostura. Mocorito, Badiraguato y con lluvias caudalosas en otras regiones…

–Los temblores que aunque no han producido catástrofes sí nos hacen daño…

(Según reportes del sismológico nacional en Sinaloa tiembla regularmente, pero los de mayor intensidad han sido en 2014 de 5.1 en Guamúchil y de 6.2 en El Dorado. En 2013 se registraron uno de 6.5 en Huatabampo, que impactó las costas de la entidad y en 2012 otro de 5.9 con epicentro en Los Mochis)

La explicación de Mario López Valdés se extiende, por la puntualidad de datos en cada “plaga”. Así refiere también las crisis de los precios del azúcar y la caída de sus tres ingenios; la baja continuada de los precios del maíz; la llegada del virus asiático que castigó la acuacultura y el liderazgo del estado en producción de camarón; la caída del valor en dólares del presupuesto que se redujo a la mitad; y así. Lo notable es que no consulta ningún papel. En cambio el reportero tuvo que avisar que sacaría la libreta para conservar la precisión de los datos. Después guardó papel y pluma para mantener la confianza y fluidez de la charla informal.

–¿Y se superaron bien esas plagas? ¿Qué dicen los sinaloenses y los expertos?

–Tenemos buenas cuentas– dice, y  nuevamente suelta datos de cómo se disminuyó el desempleo que había crecido abruptamente, de cómo la confianza de locales y externos ha permitido el crecimiento en la inversión extranjera directa que, en cinco años, superó el crecimiento acumulado de 20 años antes… Y así hubiera seguido dando pormenores.

–¿Y lo político? Interrumpe el reportero

Los pendientes

–Hemos tenido varias crisis– Puede venir esa otra plaga de crisis políticas por la sucesión… Tengo que ver que la sucesión en Sinaloa no provoque crisis…

–¿Usted pidió a Manlio Fabio que frenara las filtraciones y trascendidos que se enviaban mutuamente en contra de algunos de los precandidatos del PRI y que en prensa se calificaron como guerra sucia?– Sonríe un tanto maliciosamente y asiente con un ligero movimiento de cabeza

–¿Qué le duele no haber cumplido?

–No he podido resolver los fenómenos difíciles de los jornaleros agrícolas, ni el problema de los desplazados… –Hace silencio– Esas fueron otras crisis, igual que por la captura y fuga del Chapo

Al respecto la escritora y periodista Alma Cervantes sintetizó hace unos meses que en cinco años los gobiernos de todos los niveles no han podido atender el desplazamiento de más de 600 familias de la sierra por la violencia de las bandas de narcotraficantes.

Otra crítica que crece en estos días, después de su quinto informe, es a la seguridad. Por ejemplo el semanario Río doce divulgó incremento histórico de crímenes violentos y demoras en “los temas seguridad pública y paz social” … “el avance de cumplimiento de metas es del 94.1 por ciento, según la página del Sistema de Evaluación y Seguimiento de Metas; pero en el tema de procuración de justicia, hay un retraso considerable, apenas llegando al 50.2 por ciento”.

–Tenemos gobernabilidad y control– asegura Malova al respecto.

Lo personal

Malova se dirige a su amigo Fred Álvarez para recordar mutuamente cuando hacían teatro en la secundaria, para evocar que nació en un poblado muy pobre de Sinaloa de Leyva “en casa de muros y techo de adobe”, de sus tiempos de jornalero agrícola, de vendedor de nieve de chorro, y cuando comenzó de ferretero y se erigió en empresario importante.

Su ficha biográfica asienta que fundó la primera de una cadena de ferreterías con el nombre de Malova (1984), de la importadora y exportadora Mayoreos Bustos del Pacífico (1991-1995) de la Constructora Mafran (1992-1999).

–Cuando deje la política no tendré ningún problema económico, ni cola que me pisen– y agrega sin pregunta de por medio:

–No saldré como Padrés o como Medina…

(refiere las acusaciones penales de desvíos de presupuesto y de enriquecimiento inexplicado contra los ex gobernadores de Sonora y de Nuevo León).

–¿Ha tenido miedo?

–Sí. Varias veces. Es frecuente. He tenido presiones, amenazas, atentados… Me mandaron cabezas humanas… tuve que sacar a mi familia de México… También me ofrecieron 20 millones de dólares (su amigo Fred completa que esa oferta no fue de la delincuencia organizada, sino de políticos del PRI para que abandonara la candidatura independiente cuando todo indicaba que ganaría).

–¿Sabe todos los chistes que le han hecho?

–Todos. Más que chistes son críticas sin argumentos de fondo. Así me critican por muchas cosas, porque no leo discursos, porque he salido dos veces en las mangas del chaleco… porque soy malhablado, porque bailo –saca su teléfono para mostrar la más reciente “video-denuncia” de la Feria de Sinaloa de este noviembre donde lo “cacharon” haciendo el pasito Malova. En YouTube se pueden ver decenas de videos, incluso de concursos haciendo tal pasito.

–He demostrado que no soy pendejo, que sé tomar decisiones, que soy duro si se necesita, que no soy sectario, trabajé con todos… Los precandidatos no me han atacado, y creo que no lo harán, porque saben que me necesitan…

Y casi al final del recorrido de casi tres horas de Toluca al DF con chistes y guasas reapareció la pregunta del reportero.

–De los posibles candidatos independientes a la presidencia en 2018, ahora sólo se menciona al gobernador de Nuevo León. ¿Competiría Mario López Valdés?

–Mmm… No está fácil decirlo…Si puedo servir a mi país, lo pensaré. Antes tengo que entregar las mejores cuentas posibles…

Más o menos así fue la charla informal el 5 de diciembre en el vuelo de Malova.