Sporting Kansas golea al Toluca en Concachampions
21 febrero, 2019
Organizaciones de la sociedad civil
22 febrero, 2019

En el fondo, gana AMLO

  • GN va, con cambios
  • Gozosas minorías correctivas
  • Material para justificaciones

Julio Hernández López

En una conferencia mañanera de prensa que fue interrumpida por una insólita alarma sísmica en falso (circunscrita de manera extraña al salón donde se desarrollaba la reunión con periodistas), el presidente López Obrador batallaba para precisar su postura respecto al modelo de Guardia Nacional (GN) que minutos después habría de ser aprobado por unanimidad por los representantes de todos los partidos en el Senado, mismos que luego darían a ese acuerdo la formalidad procesal en la correspondiente cámara.

El presidente de la República había buscado, más que un cheque en blanco, un cheque en verde olivo para enfrentar la creciente incidencia criminal en todo el país: una irrupción de las fuerzas militares sin contrapesos reales y sin mayor vigilancia y castigo que la propia voluntad, ciertamente imperiosa, del titular del poder ejecutivo federal. En la Mañanera de ayer, la más larga del historial, AMLO dejaba ver objeciones sustanciales al acuerdo senatorial que ya estaba plenamente procesado, redactado y listo para darse a conocer en público, e incluso hizo advertencias de pelea política y de denuncias de presuntas motivaciones de los opositores al modelo de GN que él deseaba.

El saldo de la primera batalla (muy importante, pero no definitiva en automático, pues falta la aduana de San Lázaro, plenamente controlada por el morenismo y sus aliados hasta el nivel, ahí sí, de mayoría calificada) no parece favorable para López Obrador y sí para dos partidos en actual situación anémica, el Revolucionario Institucional y el de Acción Nacional. Desde la minoría (o, aún peor: desde una minoría que parecería grotesca e ineficaz, a la luz de los tamaños que llegaron a tener), priistas y perredistas lograron doblegar la propuesta de la avasallante mayoría de Morena y sus varios aliados que, sin embargo, no ajustaba para la mayoría senatorial calificada que una reforma constitucional requiere.

Los priistas (con un juego de buenos y malos: los gobernadores apoyando el proyecto obradorista de GN y los senadores objetándolo, con Miguel Ángel Osorio Chong como secretario de gobernación de la escuálida bancada tricolor) y los panistas (con el coordinador de senadores, Mauricio Kuri, tratando de reflotar el blanco y azul) obligaron a establecer un mando civil y no militar, degradaron el intento de crear una junta de jefes militares, forzaron un compromiso de temporalidad de los militares en las calles (cinco años, se ha dicho) e impusieron una normatividad muy detallada de lo que puede y debe hacer la GN.

Sin embargo, y a pesar de esta primera lectura, el ganador a mediano y largo plazo podría ser el presidente López Obrador. Logró un gran paso en la colocación de las fuerzas militares en situación constitucional de mayúscula injerencia en tareas civiles y no pagará ningún costo porque esa colocación, por acotada que se vea en la letra legal, fue gozosamente asumida por sus adversarios. Y, si no le gana el ánimo guerrero extremo, puede mostrarse tolerante y comprensivo.

Además, ayer él mismo se preguntó si la oposición quería que fracasaran los planes de Palacio Nacional para recuperar la paz en todo el país. Así que las reformas constitucionales que no hayan sido como él las pretendía, podrían servir como material básico para posteriores justificaciones si las metas no se alcanzan, con villanos predeterminados desde ahora.

Por otra parte, y aunque parezca irónico, la reinstalación del poder de las minorías, de las bisagras definitorias en procesos legislativos, puede ayudar a López Obrador a atemperar las tentaciones del mayoriteo implacable y a replantear rutas y fases. Falta ver, desde luego, lo que en San Lázaro defina la mayoría calificada que ya tienen Morena y sus aliados recientes y muy recientes. Por lo pronto, y aún cuando en México la letra legal no significa obligatoriamente su cumplimiento práctico, ayer fueron desmontados los más preocupantes riesgos de militarización que se pretendían consagrar desde la Constitución reformada.

Ayer fue sepultado el cuerpo de Samir Flores, el activista de Amilcingo, Morelos, que fue ejecutado a las puertas de su casa este miércoles. Los participantes del cortejo fúnebre sostuvieron el tono de indignación y reclamo al gobierno obradorista por la tosudez de sus declaraciones de días atrás contra la “izquierda radical”, a la que tachó de “conservadora”, y en particular por la programada realización de una “consulta ciudadana” (sin sustento legal) este fin de semana para justificar la continuidad del proyecto de una termoeléctrica que han rechazado durante años los grupos ambientales y de defensa de la comunidad en los que Samir Flores era un vigoroso participante.

No se refiere solo a Amilcingo o a Huexca, donde se pretende construir la termoeléctrica, la discordia entre el centro-izquierdismo electoral llegado al poder con López Obrador y la izquierda social cuyas luchas van más allá de las urnas. Hay un movimiento indígena neozapatista y grupos en todo el país que luchan contra proyectos económicos que se aprovechan de recursos naturales comunales. En particular, estas organizaciones sociales son opositoras a algunos de los magnos proyectos sexenales del obradorismo en el sur mexicano.

Este domingo se entregarán los premios Óscar que tienen como muy relevantes competidoras a la película Roma, dirigida por Alfonso Cuarón, y a su principal protagonista, Yalitza Aparicio, en el papel de Cleo. En otros ramos aspiran a la pequeña estatua otros participantes de dicho filme. Más allá de lo que suceda en esa sesión de entrega de distinciones que será vista en todo el mundo, Roma ha ganado varios reconocimientos internacionales, de menor impacto mediático pero mayor valía en cuanto a rigor artístico. Además, la figura de Cleo ha generado en México y varios países una discusión y análisis de lo que sucede con las trabajadoras del hogar y de la vigencia innegable de clasismo, discriminación y racismo en nuestras sociedades. ¡Hasta el próximo lunes!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.