Atención de ocasión
29 octubre, 2015
reforma energética
México SA: Petróleo, ciclo cerrado
29 octubre, 2015

En el sesquicentenario de Luisa, la primera novela potosina

Emiliano Canto Mayén *

F rancisco de P. Palomo escribió un prospecto el 24 de octubre de 1865. En este texto afirmó que había escrito una novela intitulada Luisa o San Luis Potosí desde 1858 hasta 1860 que a decir suyo era “un recuerdo” destinado a su familia y refería sucesos que habían perturbado la quietud de la capital potosina. Aunque lamentaba que los potosinos veían con suspicacia las  composiciones literarias de carácter regional, Palomo decidió dar a la imprenta su escrito.

Publicado el prospecto, Palomo imprimió su relato en la tipografía de Dávalos. Sobre la primera entrega de Luisa, según Peñalosa, ésta vio la luz en el folletín de La Restauración el 29 de octubre de 1865. Por ello, este 2015 se conmemoran los 150 años de la publicación de la más antigua novela potosina conocida y el surgimiento de este género literario en esta entidad de la República; a causa de lo anterior, conviene escribir sobre el autor de Luisa y de su contenido.

De Francisco de Paula Palomo Robles se discute acerca de su lugar de nacimiento. Unos afirman que vio la luz en Xalapa y otros que vino al mundo en San Luis; de su año de nacimiento Montejano especulaba que debió ser por el año de 1783 aunque recientemente se ha indicado el de 1826. Sobre su defunción, el novelista pasó a la posteridad en la capital potosina el año de 1881. Si a su obra nos referimos, a su pluma se deben una comedia, dos novelas y algunos poemas. En lo político, simpatizó con el liberalismo.

Pasando a Luisa, ésta es un libro de 22 capítulos, una conclusión y un “tributo de gratitud”. De su estilo se puede decir que es un ejemplo de la novela romántica de folletín; de la trama, ésta consiste en una historia de amor y reconciliación.

Laura era amada por dos amigos militares: Ignacio y Luis. Ignacio tenía un hijo y, pese a esta circunstancia, logró casarse con Laura. Para mala fortuna de Ignacio, se le dio por muerto en combate y, a su vez, su vástago se extravió. Creyéndose viuda, Laura contrae nupcias con Luis y con él procrea a Luisa. Reaparece en la escena Ignacio que, traicionado, persigue a su antiguo amigo. Luego de un combate, Ignacio se planta delante de Laura y ésta muere del espanto, el victimario adopta entonces a la hija de su rival. Por su parte, el hijo de Ignacio es rescatado y criado por Luis con el nombre de Enrique. Pasados los años Enrique y Luisa se enamoran y, en trescientas páginas, sortean intrigas y conspiraciones para casarse y reconciliar a sus padres.

En su novela, Palomo es demoledor cuando dice que la indolencia es un mal de las costumbres potosinas y, más adelante, censura la falta de una biblioteca en San Luis pues entonces se consideraba a los libros como una “tontería” solo útil “para los estudiantes”. Si se publican piezas literarias, acusa el narrador, el público exclama “¡que fulano tenga valor de publicar tal cosa!”. En un baile situado en la ciudad de México, el autor hace que una dama agradezca la muerte de su hijo pues el criarlo le privaba de las diversiones de la sociedad elegante.

Ahora, a 150 años de haber sido publicada la más antigua novela potosina conocida, tan solo se han reproducido fragmentos de ella. Se ha obrado así porque los estudios regionales suelen concentrarse tanto en las fuentes explícitas de su área que todo lo que hable de algo diferente a ésta es descartado y condenado al olvido. Además, la crítica que Palomo hizo de la sociedad potosina del siglo XIX genera escozor, sobre todo cuando confiesa que en su tierra se siente en “uno de los desiertos de África” puesto que a nadie más le interesa la literatura ahí. Por todo lo antedicho, considero que una segunda edición crítica e integral de Luisa o San Luis Potosí desde 1858 hasta 1860 sería la mejor réplica y homenaje a su autor.

* Centro de Estudios Históricos, Colegio de México

JSL
JSL