INE prohibirá voto a transgéneros que no actualicen foto en 2018
12 diciembre, 2017
Astillero: AMLO: fortalezas y debilidades
13 diciembre, 2017

Encuentro con el CIG en SLP

Israel López Monsivais

El pasado viernes 8 de diciembre se realizó el encuentro con el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) en la Plaza del Carmen de San Luis Potosí. María de Jesús Patricio Martínez, vocera y aspirante a candidata independiente del CIG, expone: “venimos buscando algo mucho más grande e importante, venimos buscando la conciencia colectiva de abajo, esa que hemos visto nacer y florecer.”

A pesar del crudo frío la Plaza de Armas comenzó a llenarse de ciudadanos, colectivos, estudiantes, feministas y simpatizantes de Marichuy, quien por cuestiones personales no asistió. Pasando las 10 horas una comisión de seguridad constituida solamente por mujeres arribó con las concejales representantes del CIG. Integrantes de los pueblos originarios de SLP les dieron la bienvenida con un ritual tradicional saludando a las cuatro direcciones del universo.

Las diversas luchas potosinas efectuaron posicionamientos en defensa del territorio. Estuvieron presentes colectivos, comités y asociaciones de Cerro de San Pedro, Sierra de San Miguelito, Sierra de Álvarez y Vida Sobre Ruedas. Se pronunció un representante del movimiento al socialismo, exhortando a la lucha obrera fuera de la Confederación de Trabajadores de México, buscando el sindicalismo democrático e independiente. Posteriormente, emitieron un reconocimiento a favor de la cultura. El cierre de las batallas en el estado lo dio la madre de Zoé Zuleica Torres, menor desaparecida.

Echemos una mirada en rededor a lo expuesto por las concejalas del CIG. Decidieron buscar el registro de la candidatura independiente a propuesta del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, marcando que “nunca más un México sin nosotros” (www.congresonacionalindigena.org). Explicaron que la organización es desde abajo, buscan otra forma de gobernar. Criticaron a las elites políticas y económicas, quienes se han dedicado en las últimas décadas a vender los recursos naturales de los pueblos originarios a los extranjeros.

Más tarde, se comunicó Marichuy disculpándose por su ausencia física; mencionó que estaba de corazón con las luchas potosinas. Indicó que se debe fortalecer la organización contra el sistema capitalista que está acabando con los pueblos. Remarcó que la lucha no concluye en 2018, al contrario, continuará. El encuentro finalizó con la presentación de músicos. Para ilustrar la lucha del CIG y la coyuntura electoral anotaré algunos argumentos.

Veamos cuál es el contexto del Concejo Indígena de Gobierno. Su resistencia es contra la implementación del capitalismo en su etapa más desarrollada: neoliberalismo. Combaten la destrucción y explotación de los recursos naturales. Los pueblos originarios son los principales afectados del saqueo trasnacional y nacional. Son despojados de su agua, ríos, mares y territorios. Buscan el cuidado ecológico, distribución de los bienes, autogobierno y reconocimiento de las autoridades comunitarias.

Se diría, pues, que todo comenzó el primero de enero de 1994 con el levantamiento del EZLN, firmaron los tratados de San Andrés en 1996 (traicionados por la partidocracia), fundaron el Congreso Nacional Indígena, visitaron el Congreso de la Unión en 2001, crearon los Caracoles Zapatistas (2005), conformaron el Concejo Indígena de Gobierno y nombraron a su vocera Marichuy como aspirante a la candidatura independiente.

Recordemos que la propuesta del CGI en 2018 es para demostrar que otras formas de gobierno son posibles, con dignidad. No se presentan para competir, sino para hacerse escuchar. En sus palabras, “su participación es por la vida, por destruir este sistema. Demostrar que se puede gobernar distinto, con el principio de mandar obedeciendo, cuidando la naturaleza”.

En otros términos, Juan Carlos Monedero, académico español, en entrevista para Horizontal exteriorizó que lo ideal sería que ahora mismo la candidatura del CIG negociara con Andrés Manuel Lopez Obrador, quien puede ganar una elecciones en México (https://horizontal.mx/lopez-obrador-y-el-zapatismo-juntos-en-2018/). Sería una alianza natural desde una perspectiva latinoamericana y teórica, sin embargo, imposible por las contradicciones ideológicas y políticas al interior de Morena.

Lopez Obrador y su partido (dejó de ser movimiento, se burocratizó) deberían aglutinar un frente de izquierda o momento populista, que construya mayorías que puedan derrotar al candidato del establishment, José Antonio Meade Kuribreña. Exactamente, el neo-populismo en América Latina logró construir lo político en lo heterogéneo de las luchas contra el neoliberalismo.

La candidatura independiente indígena y Morena no son antagónicos, en todo caso, se complementarían. Es muy probable que Marichuy no alcanzará el registro y AMLO podría perder por su soberbia. En mi opinión, el 2018 es el último tren para rescatar el Estado social (o de bienestar). Si continúa el régimen en cualquiera de sus opciones llegarán más terapias de shock, privatizaciones y profundización del neoliberalismo.

Hemos de advertir las contradicciones de Morena con la izquierda. Su propuesta de gobierno no cuestiona al neoliberalismo en sus estructuras. Identificó en el libro 2018 La salida: decadencia y renacimiento de México, escrito por AMLO, que el planteamiento económico es similar al nacionalismo-revolucionario de los años setenta y no soluciona la problemática energética, es el mismo modelo de explotación de los recursos naturales.

Es necesario preguntarle a su militancia y simpatizantes: ¿cómo prefieren y avalan una alianza con militantes del PRI, PRD y PAN que con otras plataformas y organizaciones de izquierda? Contraponiendo la horizontalidad y democracia al interior del CIG con la verticalidad y ausencia de debate al interior de Morena, se demuestra que son dos formas muy distintas de hacer política.

La verdad es que Morena está lejos de ser una propuesta progresista como las que emprendieron Evo, Correa, Mujica y Lula en América del Sur. Un partido de izquierda en el siglo XXI debe ser ecologista, feminista, democrático y socialista. López Obrador quiere acabar con el establishment incorporando miembros del mismo, por ejemplo, Alfonso Romo Garza y Esteban Moctezuma Barragán (presentado como supuesto “líder social”, fue quien traicionó los Acuerdos de San Andrés).

He aquí, a mi juicio, las razones por que el Concejo Indígena de Gobierno no quiere unirse a la izquierda electoral, prefieren caminar solos con dignidad y respetar su proyecto.

Aguijón: en 2018 tendremos en la boleta cuatro candidatos conservadores (Bronco, Anaya, Meade y AMLO). Los matrimonios igualitarios, la legalización de la mariguana, aborto y eutanasia no se discutirán en campaña.

Twitter: @francotiradort1

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.