Oscuridades
6 enero, 2015
El PRI que nos gobernó, el PRI que nos gobierna (I): Enero de 1955
6 enero, 2015

Enfermería y derechos laborales

Guillermo Luévano Bustamante

D iversas organizaciones sindicales del país convocan a una manifestación nacional con motivo del Día de la Enfermera, que la efeméride oficial consigna hoy 6 de enero. La movilización, que se replicará en San Luis Potosí a partir de las 15:30 en la Glorieta González Bocanegra, frente al Hospital Central, tiene su origen en una propuesta de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que se orienta a desconocer el grado académico universitario al personal de enfermería y por lo tanto disminuir sus percepciones salariales. La respuesta de las personas profesionistas de enfermería rechaza la intención gubernamental y demanda el reconocimiento de la profesionalización de su labor. La de hoy será la segunda movilización nacional de enfermeras y enfermeros.

En San Luis Potosí es frecuente que el personal de servicios médicos no cuente con adscripción institucional, con condiciones laborales dignas, ni estabilidad en el empleo. Personal médico y de enfermería se encuentra sujeto, por lo común, a contrataciones eventuales y sin prestaciones. En hospitales públicos como el Hospital Central, el Hospital del Niño y la Mujer y en clínicas privadas de la entidad es frecuente que no reconozcan derechos laborales a su personal médico ni de enfermería.

La precarización de este tipo de empleo es contraria a la Carta de Derechos de las Enfermeras y Enfermeros que en 2005 expidieron de forma conjunta la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), el Colegio Nacional de Enfermeras, el Colegio Nacional de Enfermeras Militares y el Colegio Mexicano de Licenciados en Enfermería, que estipula el derecho de estas personas a contar con condiciones y derechos laborales dignos, estabilidad en el empleo, salario remunerador, prestaciones en general.

El gobierno del estado ha sido ejemplar en el desconocimiento de derechos de profesionales de la salud, en 2013 despidió a 22 personas porque estuvieron inconformes con las condiciones que estipulaba su contrato de trabajo. Desde el año 2010, por lo menos, el personal del Hospital Central ha solicitado la basificación laboral en su centro de trabajo, al que el gobierno del estado se niega argumentando austeridad financiera, pese a que el trabajo que desempeñan en el área de la salud es fundamental y prioritario. Hace ya unos años que funcionan diversas empresas de outsourcing en clínicas federales y estatales supliendo la contratación estable de su personal.

Es absurdo además que aun con déficit de personal de enfermería en el estado, reconocido por el titular de la Secretaría de Salud, se les restrinjan sus condiciones de trabajo a quienes se encuentran activas. La tentativa gubernamental se inserta, por supuesto, en el esquema general de disminución de derechos laborales y sociales en general del país. Solidarizarse con enfermeras y enfermeros es una forma de defender los derechos de todas las demás personas trabajadoras en México.

La salud tendría que ser un tema prioritario para los gobiernos federal y estatales. En San Luis Potosí la llegada de un profesionista de la medicina al poder ejecutivo no se ha traducido en una mejra sustancial en los servicios de salud, y más bien, como puede verse, se castiga a quienes se desempeñan en esa área.

¡A defenderles, a defendernos!

Twitter: @GuillerLuevano

Guillermo Luévano
Guillermo Luévano
Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Investigador en la UASLP, SNI, columnista en La Jornada San Luis.