Astillero, Pacto por México
Astillero: Cardenal Suárez sí aplaude
17 febrero, 2015
Lamentan locatarios permisividad de Comercio con los ambulantes
17 febrero, 2015

Entre Calolo y Govea, la del PRD

Guillermo Luévano Bustamante

E n una nota en este diario se informa que la presidenta del Comité Ejecutivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática en San Luis Potosí afirmó que las personas que pueden ocupar la candidatura de ese instituto político para el gobierno del estado sólo pueden ser Eugenio Govea Arcos o Fernando Pérez Espinosa, a quien se le conoce como Calolo. Uno que viene del partido Movimiento Ciudadano, antes del Partido Acción Nacional; y el otro que no se sabe claramente si aún milita en el Partido Revolucionario Institucional, pero que hasta hace unos pocos días era aspirante a la misma candidatura por su partido.

Como si en el PRD no hubiera otras personas con más trayectoria política, más oficio y conocimiento de sus documentos fundamentales, con convicciones de izquierda democrática. Que las hay pero no están siendo consideradas para la candidatura más importante del estado.

Que en un partido político haya grupos divididos ideológicamente puede acusar salud interna, por supuesto, pero si las corrientes generan fracturas tales que sea imposible recomponer su andamiaje y dar la batalla electoral, finalidad de los esos sistemas de representación política, significa que se ha debilitado el grado de cohesión que preserva la unidad de sus militantes, agrupaciones y dirigencias.

Una versión muy sostenida entre ciertos analistas locales, y aún referida en medios nacionales, sostiene que Eugenio Govea estuvo detrás de la detención del alcalde con licencia del ayuntamiento potosino de Soledad de Graciano Sánchez, Ricardo Gallardo, quien se presentaba como un candidato fuerte, por las bases populares que ha sentado en el municipio conurbado a la capital del estado a partir de diversos programas sociales, unos instaurados desde la administración de su padre en el mismo puesto y otros implementados en el trienio reciente. Si la definición final del PRD recae sobre Govea, parecerá que se confirma esa versión, pues será el beneficiario directo del desplazamiento político hecho por la vía judicial sobre Gallardo.

Otra versión posible señala que el orquestador de la detención del alcalde perredista provino de Enrique Galindo, jefe policiaco nacional, quien se asumió como posible candidato a la gubernatura del estado por el PRI y quiso desentenderse de un posible fuerte rival, aprovechando la incursión del eventual detenido en prácticas presuntamente delictivas del orden federal. Al final ni Galindo ni Gallardo, para bien de San Luis Potosí, según parece.

Como sea, es evidente que la actuación policiaca y judicial sobre Gallardo cimbró al PRD estatal, pero no parece que vaya a recomponerse postulando perfiles tan lejanos de los que se supone son sus documentos primarios, sus estatutos, sus declaraciones de principios.

Es verdad que no se trata de un partido político de masas, pero aun en el rejuego de los partidos liberales y burgueses que se disputan las posiciones políticas en las elecciones mexicanas, cada vez más se erosionan las posibles diferencias ideológicas y los programas políticos.

Y aun para ese sistema electoral cada vez más caduco de disputa de representatividades públicas, paradójicamente cada vez menos representativas, dañan la legitimidad de sus contendientes y partidos políticos sus prácticas de saltimbanquis y acróbatas que con tal de no quedarse fuera de un puesto público cambian con facilidad de membrete. Y, por otro lado, con uno de esos candidatos, desde el PRD tampoco le competirán realmente al PRI ni al PAN, al postular perfiles bastante semejantes a los suyos. Es decir, que quizá sí consiga los votos suficientes el PRD para conseguir plurinominales y ayudarse a colocar otras candidaturas, pero pierde más a largo plazo en el descrédito de sus diferencias con los otros partidos a los que se les va pareciendo, sin siquiera haber tenido oportunidad de defraudar siendo gobierno.

Twitter: @GuillerLuevano

Guillermo Luévano
Guillermo Luévano
Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Investigador en la UASLP, SNI, columnista en La Jornada San Luis.