Se esperan en SLP tormentas puntuales intensas: Protección Civil
18 junio, 2018
China planea más aranceles y acusa de “chantaje” a Trump
19 junio, 2018
  • “Libera” 55% de aguas superficiales
  • Restos humanos en Insurgentes
  • Violencia, miedo, votos

Julio Hernández López

El pasado 5, en el ex convento del Desierto de los Leones, el ocupante del poder ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto, “firmó diez decretos de reserva de agua para las regiones de los ríos Santiago, Ameca, Pánuco, Papaloapan, Actopan y Antigua, y Grijalva-Usumacinta, así como para la costa de Jalisco y las costas Grande y Chica de Guerrero” (nota de Rosa Elvira Vargas, en La Jornada).

La atención pública estaba concentrada en esa fecha en la resolución judicial federal que echó abajo la “verdad histórica” y en las consecuencias jurídicas y políticas de la creación de una comisión de la verdad respecto al caso de los 43 jóvenes desaparecidos en Iguala. También era destacada la información referida al diferendo entre grandes empresarios y Andrés Manuel López Obrador, ya “limadas las asperezas” en ese día, según declaraba el tabasqueño. Peña Nieto, por su parte, concentró su discurso en la defensa de los marinos atacados en Ciudad Guzmán, Jalisco, por manifestantes que demandaban la aparición con vida de una persona.

Lo anunciado en esa ocasión por Peña Nieto, respecto a los decretos de reserva de agua, es una puñalada al interés público, pues bajo el disfraz de buenas intenciones entraña la cesión de la disponibilidad de agua a entidades privadas, con grandes empresas mineras, energéticas, inmobiliarias, agropecuarias y de otra índole, ávidas de recibir los beneficios de las aguas nacionales.

El periodista Rubén Martín ha escrito que, con ese anuncio, Peña Nieto modificó “un estatus de veda que existía sobre 300 cuencas hidrológicas de las 756 que existen en el país. En ese 40 por ciento de las cuencas escurre el 55% de las aguas superficiales del país”.

Son escenas recurrentes en muchas partes de la república, donde unas y otras bandas criminales aplican fórmulas eficaces para amedrentar a los adversarios específicos y a la sociedad en general. Pero, ahora, en espiral creciente, esos métodos de salvajismo ejemplarizante han llegado a la capital del país, con una frecuencia y una insistencia que reflejan, en primera instancia, la profunda descomposición del aparato de gobierno que encabezó el ahora fugitivo electoral, Miguel Ángel Mancera, huido de su responsabilidad capitalina en pos de una senaduría de dedazo, tramposamente aposentada en una circunscripción que incluye a Chiapas.

Pero, además de esa primera lectura sobre el arribo de la violencia al estilo narco a la Ciudad de México, que en los peores momentos nacionales de ese tipo de explosión criminal se mantuvo inalcanzada, ha de anotarse como una perspectiva a confirmar el hecho de que el desbordamiento de la criminalidad organizada podría tener referentes o consecuencias políticas y electorales, vinculados como están ciertos grupos con determinadas autoridades y partidos.

No es poca cosa el atrevimiento de desperdigar restos humanos (presumiblemente, de dos personas) en una vialidad tan importante de la capital del país (la avenida Insurgentes, en su tramo norteño, haciendo esquina con la Ricardo Flores Magón, en los límites de la colonia Santa María la Ribera y el conjunto habitacional Nonoalco Tlatelolco). Enmarcado en el pleito entre facciones criminales con sede en Tepito, por el control de las zonas de distribución de drogas, el tirar cuerpos desmembrados fue acompañado de la instalación de una narcomanta amenazante.

El episodio narrado tiene como referencia una inusitada elevación de los índices criminales en el país. Una administración federal rapaz, y las estatales que también serán renovadas, han soltado ya cualquier asomo de responsabilidad republicana y sus cuadros altos y medios se han volcado en la más cruda acumulación de riqueza, con la tropa burocrática en similar ejercicio de voracidad. Por otra parte, la imposición de la violencia descarnada ayuda a inhibir el ejercicio del voto, a condicionarlo y, eventualmente, a descarrilarlo.

Militantes de Morena en Nuevo León, reportan: “Este 16, la Sala Regional 4 del tribunal electoral federal decidió quitar a los candidatos a diputados locales plurinominales ya registrados de Morena en el estado: Juan Carlos Aguilar y Sandra Moreno García. Fue un proceso ultrarrápido, acordado a las 2:14 de la madrugada, con transgresiones al debido proceso, sin comprobar personería jurídica los demandantes: Claudia Tapia y Bonifacio de la Garza, ya que no son militantes del partido Morena, ni se registraron para participar en el proceso de elección para la insaculación.

“Por otra parte, en relación a la temporalidad, resulta que impusieron el criterio de que los partidos pueden hacer cambios hasta el día de la elección, el 1 de julio. Curiosamente, el magistrado encargado fue Jorge Emilio Sánchez Cordero, hermano de Olga Sánchez Cordero, la ex ministra propuesta para ser secretaria de gobernación en el gabinete de AMLO, muy amiga de Yeidckol Polevnsky (interesada en hacer esas sustituciones de candidatos); si tuvieran algo de decoro, debió haberse exentado de participar, por el conflicto de intereses. Acudiremos a la Sala Superior, a ver si ahí sí se nos hace justicia”.

Un lector, parapetado bajo el nombre de Generoso Garza Cano (gatillero norteño, asesinado en 1962 en Río Bravo, Tamaulipas) comenta: “No concuerdo con AMLO. ¿Consulta sobre el NAIM? ¿El pueblo qué sabemos de ingeniería, impacto social, ecológico, etcétera? ¡No¡ Aquí debe reunir a ingenieros civiles, arquitectos, ingenieros ambientales, ingenieros en aeronáutica, a favor y en contra, y sobre ello tomar una decisión. Qué va a saber la viejita que vende en la esquina quesadillas, el peluquero, herreros, burócratas, soldados, bomberos, todos nosotros bien intencionados, pero ignorantes en la materia. De aquí al primero de diciembre hay tiempo para invitar a los expertos”.

Raúl G. Enríquez propone: “En lugar de adjudicarse el PRIANRD la lección del equipo mexicano, diciendo que vinieron desde atrás y ganaron a pesar de las ‘encuestas’ en contra, debe anotarse que  los mexicanos, que siempre perdían con los poderosos, finalmente ahora les ganaron”. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.