disparos decapitada culiacán policía machete tequis patrullas piratas
Candidatos a la gubernatura no pedirán seguridad especial por parte de SSPE
16 marzo, 2015
reforma energética
México SA: Gasolinas 50% más caras
16 marzo, 2015

Estrategias de prensa

éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo

Divisionismo en los partidos
Hermético el PRD

Ricarlos I

L a mayoría de los candidatos a gobernador ya han ido delineando el corte de las campañas que llevarán, buscando el voto de la ciudadanía, aunque la respuesta de ésta y los comentarios en redes sociales han demostrado que, en la práctica, sus estrategias de prensa no están siendo todo lo efectivas que creían.

Primero, Sonia Mendoza sufrió fuertes críticas debido a lo que muchos cibernautas consideraron un retoque excesivo en la imagen de sus espectaculares y folletos. En los mismos, vemos a una mujer que además de carecer de signos de la edad, presenta un color de tez mucho más claro de lo que en realidad es. Incluso en redes sociales se encendió de nuevo el debate sobre un posible racismo en la sociedad potosina, que hace necesario “blanquear” a los candidatos para ser del agrado de cierto sector de la población.

A esto la candidata panista simplemente ha respondido que “sólo le quitaron algunas arrugas”, y que al final, la campaña se trata de propuestas, no de imagen, y ya tendrán los ciudadanos la oportunidad de acercarse y conocerla en persona.

Mientras tanto, el candidato del PRI, Juan Manuel Carreras, ha comenzado a ser identificado, al igual que el gobernador Toranzo durante su campaña, con un personaje de la serie animada Los Simpson. Aunque en este caso no se trata de un sujeto bonachón como lo era Ned Flanders, sino con el avaro y a veces despiadado Charles Montgomery Burns, representante de la burguesía de la ficticia Springfield.

Ya incluso en las mismas redes se han hecho circular videos con segmentos de la serie, donde mezclan voces con parte de la propaganda oficial del candidato tricolor, y que aunque en principio podrían parecer pueriles y sin más crítica que la anecdótica, han hecho alusión a la campaña del actual gobernador Toranzo, cuando se habría “hecho pasar” por alguien amable y con espíritu de servicio, en un tenor semejante al usado por algunos políticos que le apoyaron y luego se dijeron defraudados por el doctor.

Al mismo tiempo, la campaña de Fernando Pérez Espinosa desde antes de su nombramiento se concentró fuertemente en redes sociales, con el uso de caricaturas alusivas a los comentarios que hacían en su muro de Facebook y su cuenta de Twitter. De entre todos, es el que más uso hace de estas plataformas con comentarios personales, y ya hasta tiene practicada su respuesta a las críticas de que es objeto, siendo de hecho de los más criticados dada su previa filiación tricolor. Incluso antes de ser nombrado candidato dio un madruguete mostrado su nombre en un boceto con los colores del PRD.

Eugenio Govea, por su parte, recibió refuerzos de la capital de la República quienes manejan sus redes sociales, aunque bajo la supervisión directa del sancirense. Si bien su imagen se ve en varios sentidos mejor cuidada y tratada por su equipo, lo cierto es que su red de difusión apenas pasa los 4 mil afiliados, lo que aún limita el alcance de sus publicaciones.

En una situación diferente se encuentra Sergio Serrano Soriano, quien no cuenta con un sitio propio para su campaña. En su página personal se ve muy poco movimiento, y la mayoría de sus actividades son cubiertas por la página oficial de Morena en el estado, la cual no llega aún a los 2 mil seguidores. Aquí se evidencia la falta de coordinación que ya fue patente desde su arranque de campaña, cuando ya en medio del evento de inicio, aún no se sabía quién sería su encargado de prensa.

En cuanto a los dos partidos restantes, Encuentro Social y Humanista, sus redes sociales llevan varios días sin moverse, incluso el primero no se ha actualizado desde principios de mes. En cuanto a su actividad fuera de las redes, tampoco hay mucho qué decir, salvo las supuestas reuniones que han mantenido con empresarios y grupos de ciudadanos, dicen.

Estas situaciones no hacen sino acentuar las divisiones y deficiencias que al interior de cada partido viven. Octavio Pedroza ya descartó unirse a la campaña de Sonia Mendoza, y aunque la senadora afirma que hay acercamientos con Alejandro Zapata, lo cierto es que hasta ahora se han mantenido los ex aspirantes (y sus simpatizantes), incluyendo a Mario Leal, ajenos a las actividades de la candidata, quien se ha concentrado más en traer figuras nacionales como Margarita Zavala o Josefina Vázquez Mota, que en reunir a los liderazgos locales a su alrededor.

En el caso del PRI, lo que sobran son encargados de prensa, y cada uno quiere manejar la campaña a su modo. Entre quienes son los empleados de confianza de Carreras y los que se dicen con la máxima experiencia en el ámbito de la difusión en medios, la agenda de actividades y la organización de las mismas terminan dejando inconformes tanto a su propio equipo, como a los reporteros de la fuente.

Mientras en el PRD, este mismo ambiente de desconfianza entre militantes y candidato externo, han causado que se guarde un total hermetismo sobre el próximo consejo electivo del jueves, pues además de la “traición” que muchos aún ven como posible por parte de Calolo, quieren evitar algún movimiento político o judicial en contra de alguno de los aspirantes a la alcaldía capitalina.

JSL
JSL