CCE niega reunión con EPN para negociar que Meade abandone candidatura
30 mayo, 2018
Dos encuestas
31 mayo, 2018

Exhortan a navistas a declinar por el PRI. ¿Será?

María Elena Yrízar Arias

Desde hace doce años al interior del comité estatal del PRD surgió y se desarrolló un grupo político conocido como “Movimiento Gallardista”, encabezado por Ricardo Gallardo Juárez, que fue en ese año el candidato a la presidencia municipal de Soledad de Graciano Sánchez, quien ganó las elecciones y cuando acabó su administración de tres años, impulsó a su hijo Ricardo Gallardo Cardona para que fuera su sucesor en esa presidencia municipal. Para el año 2015, Ricardo Gallardo Juárez aspiró por el PRD a la presidencia municipal de la ciudad capital de San Luis Potosí y ganó las elecciones con 131,411 votos, de los cuales 11 mil fueron del PT, contra los 81,720 de Xavier Azuara, del PAN, y 35,487 de Manuel Lozano, del PRI. Lógicamente que el triunfo electoral de Gallardo Juárez fue el resultado de un trabajo arduo y bien organizado que reflejó la confianza ciudadana que le dio el voto mayoritario, lo que le dio el triunfo y fortalecimiento del gallardismo sobre los otras dos fuerzas políticas del PRI y PAN. Así que entonces, el PRI se convirtió en la tercera fuerza política en la capital y el PAN, la segunda. Situación que prevalece en la actualidad.

Como presidente municipal capitalino, Ricardo Gallardo ha ido incrementando su popularidad en la zona metropolitana de San Luis, pues ha gobernado los dos municipios más poblados del estado, donde se concentra la mayoría de los potosinos que votan. Así que es clara la jugada de Gallardo Juárez, quiere reelegirse para posteriormente aspirar en el año 2021 a gobernar la entidad potosina. Su anterior tirada política está fundamentada en que por el momento tiene en las encuestas el primer lugar de preferencia en la capital con su partido PRD y que de ganar la reelección se seguiría fortaleciendo el gallardismo como la base sólida que ha hecho crecer al perredismo y que pretende ganar otros municipios del estado para ampliar la gallardía a todas las regiones de la entidad. Así que el gallardismo tiene muy preocupados a los políticos de otras fuerzas. En esta elección municipal también participan por el PRI Cecilia González Gordoa, el diputado local con licencia Xavier Nava Palacios por el PAN y Leonel Serrato por Morena.

El ex diputado local y analista político Eduardo Martínez Benavente, ante la posibilidad que tiene Gallardo de ganar la elección municipal y con el objetivo de no dejarlo ganar –según él– señaló que es importante que los “navistas” se pongan de acuerdo para salvar a SLP de la catástrofe, es necesario que los candidatos “navistas” a la alcaldía capitalina, Xavier Nava Palacios y Leonel Serrato Sánchez, analicen declinar a favor de Cecilia González Gordoa, con el fin de que no gane Gallardo. La anterior idea habrá que analizarla con mayor frialdad, porque en el fondo, para lograrla sería necesaria una serie de aspectos a considerar. No puede ser lógico que declinaran Serrato y Nava a favor de la que menos posibilidad tiene de ganar la elección, eso sería una tontería. Además, Leonel Serrato trae aparejada la inercia de la preferencia estatal por Morena, quienes votarán en cascada, lo que le daría oportunidad de ganar la elección, además que tiene valentía para denunciar las cuestiones que otros no se atreven, eso lo proyecta como intrépido. Por otro lado, tanto Serrato como Xavier Nava tienen mayor experiencia política que la misma priísta, así que si habría un acuerdo, tendría que ver con los aspectos de cómo se gobernaría en un plan de gobierno conjunto, que por el momento no existe, pues ni siquiera han dicho algo. Han hecho silencio todos. Lo que puede interpretarse como que hacen oídos sordos al exhorto del notario.

Xavier Nava puede que no esté tan mal en el sentido de que sea bien aceptado por sus circunstancias históricas de ser nieto de un gran hombre como lo fue su abuelo Salvador Nava, a lo mejor muchos de aquellos que fueron sus seguidores cuando fue candidato del PRD, chance y todavía lo quieran y voten por él. Y dentro del mismo panismo, a lo mejor que pueda unificar a los navistas, panistas resentido, militantes enojado con su partido y le den el voto.

Los exhortados, son políticos mejor posesionados que la candidata del PRI, así que ¿cómo podría Martínez Benavente convencer a estos dos políticos para que se “sacrifiquen” en pos de derrotar a Gallardo? No creo que sean tan insensatos.

Así que, ¿será que declinarían? Ya me imagino a Xavier Nava, que ha recorrido en estos tres años del gallardismo al independentismo y ahora al panismo, echará todo su capital político por la borda. ¿Sería lógico? Llamar a esto un sacrificio por San Luis, sería un sacrificio inútil, pues bastante sacrificio ya es el que está haciendo el PRI, lanzando a Cecilia González. Las fuerzas políticas de Leonel y Xavier están creciendo. No creo que les convenga meter reversa, pues la política es para adelante. Además, ni se puede declinar en estos momentos y mucho menos lo harían los partidos políticos.

[email protected]