violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Si Morena gana en Guerrero trabajaré para el gobierno estatal, señala AMLO
21 abril, 2015
Semejanzas
21 abril, 2015

Fábulas de policías y bandidos

Guillermo Luévano Bustamante

Q uisiera que el relato siguiente fuera mejor una fábula en lugar de una opinión periodística, pero no lo es. Quisiera también que los sustantivos referidos en el título de esta columna aludieran a dos grupos separados de personas, pero de quien hablaré parece conjuntar ambas connotaciones.

La semana pasada, el diario local Pulso difundió dos grabaciones de audio que implican presuntamente al jefe de la Policía Estatal potosina, José Luis Urban Ocampo, y al candidato a la presidencia del municipio de Soledad por el Partido Acción Nacional, Juan Carlos Velázquez López. En dichos registros auditivos se identifica una charla en que el ex jefe policiaco interviene en el proceso electoral dando indicaciones al candidato panista para que responsabilice de diversas acciones al Partido de la Revolución Democrática soledense de actos de intimidación y violencia supuestamente cometidos en su contra. Según el guión, habría de darse rueda de prensa para señalar los abusos y victimizarse el candidato denunciante. Así sucedería. A cambio de la asesoría ilegal, al parecer, hubo una transacción económica dada la situación económica apremiante de la que se duele en las grabaciones el policía Urban Ocampo.

El viernes pasado José Luis Urban se separó del puesto que ocupaba, por decisión propia o a petición de su jefe, el gobernador. La veracidad de las grabaciones sería corroborada por esa destitución empujada por quien las haya realizado y filtrado. Corroboran también la autenticidad de los hechos atribuidos a Urban el mutis y la torpeza para pretextar prudencia sobre el tema del secretario general de Gobierno, Eduardo González Sierra, argumentando que la veda electoral impedía responder con mayor contundencia y profundidad a los hechos publicitados. Urban se iría embarrando un poco al titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Joel Melgar, quien a la postre también se despediría del cargo.

Las campañas electorales en San Luis Potosí en las que se contiende por diversos puestos políticos habían sido hasta ahora muy grises. Las ensombrece la intervención arbitraria e ilegal de la policía estatal en contubernio con un candidato de un partido político distinto al que se encuentra en el gobierno para atacar a un tercero.

Es un síntoma gravísimo no sólo de corrupción mediada por el intercambio de dinero a cambio de información a la que la policía estatal se supone accede solamente para fines de persecución de delitos, no de sus adversarios políticos. Es evidente que no, que hay un uso político de los instrumentos y mecanismos de investigación policial. Se exhibió una colusión bipartidista para la obstaculización y entorpecimiento de otra expresión política. Es, por supuesto, una señal gravísima de una práctica que se asume debía estar erradicada y sigue viva: la intromisión autoritaria del Poder Ejecutivo en las contiendas electorales mediante fórmulas tramposas.

El episodio ha mostrado como la prensa denunciante tiene mucho poder en la contención de usos indebidos del poder.

Lo que sigue es que no sólo sean separados de su salario y de la nómina de la administración pública quienes han sido exhibidos como conspiradores, sino que se les persiga para la indagación de conductas que pudieran ser constitutivas de figuras delictivas. Todas las autoridades tienen la obligación de poner en conocimiento del Ministerio Público los hechos de los que tengan conocimiento con motivo de sus funciones que pudieran ser delictivos. ¿Qué espera el gobernador Toranzo para iniciar indagatorias penales contra su ex jefe policiaco?

En quien recaiga la autoría de la grabación y de su difusión obtuvo una primera victoria con la destitución de Urban. El Partido Acción Nacional debería retirar a su candidato a la presidencia municipal de Soledad, al menos como decisión simbólica de que repudia la negociación corrupta que se exhibió con los audios difundidos.

Las elecciones intervenidas por el gobierno del estado, el uso del espionaje para fines políticos y de la policía como medio de represión política son signos indiscutibles del retorno al viejo régimen, o de su extensión, si es que, como parece, nunca se fue del todo.

Twitter: @GuillerLuevano

Guillermo Luévano
Guillermo Luévano
Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Investigador en la UASLP, SNI, columnista en La Jornada San Luis.