Fonden y el cuento de la lechera
6 noviembre, 2017
No encuentran a misterioso proveedor
6 noviembre, 2017

Fiascos y fiascales

Óscar G. Chávez

Revuelo generalizado entre la clase política ha causado la todavía aletargada figura del fiscal general; unos justiprecian sus virtudes, otros cuestionan la opacidad del personaje y lo consideran un fiasco. Y mientras él hace bandera de la pretendida autonomía, sus detractores no ven el momento en que anuncie la resolución de algún sabroso escándalo.

Al igual que el lustroso fiascal, la nueva auditora del estado ha señalado que continuarán las investigaciones dentro del lodazal que era, y es, la Auditoría Superior. Cierto es que a diferencia del señor fiscal, ésta se preocupó por poner en marcha algunas denuncias antes de su designación.

Denuncias que la mayoría de los potosinos creen sólo fueron una teatral puesta en escena para justificar su llegada al cargo, en vista que ella sí está trabajando para poner en orden la institución. Así mientras inicialmente la línea iba sobre Mejía Lira, que difícilmente se liberará del sambenito de operador del gobernador a su paso por la SEGE, las aparentes estrategias de higienización rindieron logros y de última hora llegó Rocío Cervantes.

En el mismo derrotero, el de la autonomía, en breve se votará la figura del fiscal anticorrupción, figura por demás anunciada pero no exenta de suspicacias, porque todo pareciera estar preparado para abrir camino a algún designado desde palacio. Seguramente otro fiasco.

Pretendidas autonomías tan efímeras e ilusorias como la independencia catalana.

**********

Y bueno, si no damos para incompetencias e incapacidades con autoridades, los representantes populares no destacan necesariamente con su habilidad para resolver algún tema; si no se les da línea o se les asesora, no conjugan tres verbos en presente simple aunque inicien con c. Resulta que los integrantes de la Comisión Jurisdiccional que resolvería en el caso del desafuero de los magistrados electorales, aplazaron el asunto y sólo les alcanzó para actuar en el, desafuero también, de Enrique Flores.

Hace algunos meses la diputada Josefina Salazar argumentó un vacío legal en el asunto, pero todos comienzan a sospechar que el único vacío que conocen nuestros legisladores es el cerebral. Qué entre los asesores del Congreso o de los propios diputados, no habrá algún brillante jurisconsulto que los oriente en el tema; complicado resulta, su mezquindad para ahorrarse recursos y embolsarse lo máximo, comienza a ser proverbial. En este caso, sin embargo, se comienza a sospechar que el aplazo en el desafuero de los magistrados tiene detrás bastantes arreglos florales. Doña Jose sabe de ellos y los sabe hacer lucir.

Por cierto, Manuel Barrera Guillén, al igual que nuestro alcalde con su famosa proveedora, no ha podido explicar de dónde surge el misterioso avituallador para cenas de la ASE. No bueno, en qué momento explica si al pobre no lo dejan asomar ya la cara en las actividades legislativas.

En más de caras ocultas y actividades a obscuras, se rumora que otro legislador verde, pero éste federal, sostiene reuniones con Xavier Azuara. Quizá como huastecos que son, sólo se dediquen a intercambiar recetas culinarias. Azul que te quiere verde; ojalá tome nota Mendizábal.

Pero para golpes bajos, uno que le dieron –en lo alto– al secretario de Seguridad Pública allá por El Naranjo; cómo andarán las cosas que ya son los patos los que le disparan a las escopetas. El problema no es la sana alternancia, sino que se confirma por enésima vez que la estrategia de seguridad, si es que la hubiera, desarrollada por este gobierno es fallida; aborto sin gestación.

**********

Cualquier actividad debiera ocurrir luego de observar cierto proceso estratégico que permitiera ponerla en marcha con los riesgos calculados, pero con mayores expectativas de triunfo. Como en todo lo demás, esto en San Luis es impensable, el Borras hubiera sido más cauteloso.

Si de aventarse se trata, basta con ver la cantidad de festivales organizados por nuestro Ayuntamiento, que bien ha sabido hacer ayuntar a la pretensión y la estulticia en la persona de Patricia Véliz. Así surgieron el festival de la cantera, el de la enchilada potosina, el del pan de muerto, y seguro pronto aparecerán el del pulque, las tunas, y los baches, que se suman al heredado por administraciones anteriores de Las Letras; que en este año está como para llorar y no parar; ¿dónde quedaron las épocas en que nos visitaban señorones como don José Emilio Pacheco?

De cualquier forma, en la cultura estatal el XX festival de Música antigua y barroca Los Fundadores, tampoco ha descollado como digno homenaje a San Luis potosí y sus fundadores. La difusión va como mal, no menos, como peor, y nadie de los que laboran en Jardín Guerrero número 6, parecieran percatarse. ¿Se habrá dado cuenta, ya no digo el señor secretario, sino el área de diseño, que escribieron Aranzazu con apóstrofo en la última letra? Que alguien les diga que el vasco no se acentúa. ¡Cómo extrañamos al vate Fonseca!

**********

Todos los anteriores son dichos escuchados en corrillos, mesas cafeteras, barras mezcaleras, y campos de golf, y aunque pudieran sonar a chismes vertidos en la rumbosa reinauguración de un hotel, es conveniente que el gobernador no haga oídos sordos y logre materializar la utopía de una Auditoría inmaculada; esperemos dirija bien sus operaciones en el Congreso en el tema del fiscal anticorrupción. Que alguna familia virtuosa lo invite a  pedir a Nuestra Señora de las Ilusiones que no permita se apague la energía de su fiascal general, y que su secretario de seguridad no se deje apedrear por los malandros, luego qué pensarán todos sus electores. Señor, cuide su imagen y la de sus helicópteros, ¿qué dirían los Meade y el padre Peñalosa?