Ya no se trata de repartir culpas, sostiene Lozano
13 Abril, 2015
Primera vez
13 Abril, 2015

Fundación del PAN propone colegio de periodistas

Rogelio Hernández López

L a Fundación Rafael Preciado Hernández, centro de estudios del Partido Acción Nacional, comenzó a divulgar desde noviembre de 2014 una propuesta académica a sus dirigentes y legisladores para la colegiación de periodistas en México, como una alternativa “para revertir la vulnerabilidad en que se encuentran”.

El estudio recomienda, además, continuar con tres líneas de investigación: “¿Considerar como periodista sólo a quienes tienen una licenciatura?… Evaluar qué conveniencia tiene la obligatoriedad de la colegiación y/o certificación para desempeñarse como periodista… y elaborar una propuesta legislativa sobre la actividad periodística como una labor especial, que requiere de protección especial, sin menoscabo de los derechos humanos y políticos del resto de la sociedad”.

Conocer este trabajo sorprende porque, por primera vez en muchos años, desde un centro de investigación y análisis de partido político nacional, se examina con seriedad y amplitud el fenómeno de agravios al ejercicio del periodismo y se busca una solución integral. Como se dice coloquialmente, la propuesta es un torito desde el PAN para los periodistas. Hay que leerlo y tomar posición.

Su lectura de los agravios

El documento de trabajo número 574 de la fundación panista fue elaborado por María Elena de la Rosa Vázquez, quien después de examinar las cifras de agresiones al periodismo en tiempos de Enrique Peña Nieto, los antecedentes de colegiación de periodistas en México y Chile, las leyes relacionadas en ambos países, concluye que es necesaria y urgente la creación de un colegio nacional de periodistas “que no quede en su sola integración, sino que trabaje urgentemente por la defensa y promoción del ejercicio libre y honesto del periodismo”.

Para su ensayo, María Elena de la Rosa eligió el año 2013 (primero del gobierno de Enrique Peña Nieto) porque a su juicio es el periodo con mayor cantidad de agravios. Dice:

“Por cada 100 agresiones contra trabajadores de medios en 2013, 85 se dirigen contra un reportero o periodista audiovisual; 10 contra directivos; y las otras cinco se distribuyen entre columnistas, otros empleados de medios y caricaturistas. Las agresiones a personas representaron el 90% del total, el otro 10% fueron ataques a las instalaciones de los medios”. Los estados que más ataques a medios registraron fueron Coahuila, Quintana Roo, Durango y Veracruz”.

Marco jurídico

La investigadora cita al Diccionario Jurídico Mexicano para establecer que “los colegios profesionales son agrupaciones o corporaciones de personas de la misma dignidad o profesión.

“Estas corporaciones, de acuerdo con la ley, pueden constituirse con personalidad jurídica propia; para pertenecer a la misma suele establecer el requisito de estar en posesión del correspondiente título personal o estar habilitado de acuerdo con la ley; por último, el ingreso a estas corporaciones puede ser forzoso o de colegiación libre, en uno o varios colegios dentro de una profesión”.

Los propósitos de los colegios son: “Coadyuvar a la vigilancia y superación del ejercicio profesional para proteger a la sociedad de malas prácticas profesionales, mediante varias acciones…”

Las ventajas

La autora de la fundación panista entresaca tres tipos de ventajas que podría ofrecer un colegio de periodistas

“Para los agremiados: se defienden los derechos de sus miembros en su práctica profesional, se abren las oportunidades de acceso a programas de actualización, crece el margen de competitividad a nivel nacional e internacional.

“Para la profesión: protegen la misión, los principios y los intereses de la profesión, evalúan planes académicos con el fin de actualizarlos y elevar la calidad profesional, los gremios divulgan conocimiento a través de sus órganos informativos.

“Para la educación superior: tiene entre sus funciones la consultoría y el apoyo al sector educativo, así como promover que los planes y programas de estudio se enfoquen a demandas reales, y al mismo tiempo nutren a las universidades de docentes e investigadores”.

Su encuesta

La autora incluye en su texto de 43 páginas dos sondeos sobre crear o no el colegio de periodistas; uno de valoración con el dirigente de Artículo 19, Darío Ramírez, y una encuesta con seis preguntas a reporteros de la fuente del PAN.

Cita que Darío Ramírez le aseguró que la colegiación en México “no es lo recomendable, primero por lo difícil que es definir quién es un periodista y quién no lo es, mucho más en estos tiempos, donde hay periodistas ciudadanos, blogueros, otro tipo de ejercicios que pueden cumplir la misma función de informar, tal vez de otra manera, o quien sabe bajo qué criterios de procesos periodísticos….”

Sin embargo –asegura ella que Darío consideró que– “la colegiación de periodistas podría forjar acercamientos, credibilidad y romper viejos paradigmas que le han hecho mucho daño al periodismo mexicano por su cercanía al poder, por la falta de autocrítica”.

Sobre la encuesta con periodistas de la fuente sostiene que “la respuesta fue escasa pero positiva. Todos consideraron que sí debe existir una institución colegiada para los periodistas y que sería oportuna para mejorar las condiciones laborales del gremio…

“Sin embargo –aclara–, una mínima parte estimó que ello no coadyuvaría a la profesionalización de sus miembros, que por lo menos no es un requisito indispensable para la operación de una asociación, pues la profesionalización ‘es una actitud individual’. Entre los principales objetivos que debe tener, señalaron, en primer término a la protección de sus miembros; en segundo, la profesionalización y, tercero, tanto mejorar sus condiciones labores como dictar un código de ética para su autorregulación.”

Conclusiones y agenda de investigación

La investigadora panista sostiene al final que “se comprueba la hipótesis de que una agrupación gremial colegiada puede impulsar y generar cambios en el comportamiento de sus agremiados para dignificar y profesionalizar su labor. Experiencias como la del Colegio de Periodistas de Chile nos lleva a concluir que en situaciones de extrema gravedad para el desarrollo de la labor periodística, y lo que ello conlleva para el ejercicio de las libertades individuales.”

Se requiere ampliar tres líneas de investigación, recomienda:

“a) Respecto a las normativas para definir quiénes pueden ser considerados periodistas, ¿sólo quienes tienen una licenciatura en Periodismo?

“b) Elaborar una propuesta legislativa sobre la actividad periodística como una labor especial, que requiere de protección especial, sin menoscabo de los derechos humanos y políticos del resto de la sociedad, y

“c) Evaluar qué conveniencia tiene la obligatoriedad de la colegiación y/o certificación para desempeñarse como periodista, ya que hasta el momento es voluntaria”.

La Fundación Rafael Preciado Hernández es una institución académica que tiene como principal objetivo generar ideas y propuestas que coadyuven en la solución de los problemas de la sociedad en los ámbitos económico, político y social, precisa en su sitio Web. Y desde esa instancia del PAN este ensayo lanza un reto, un torito para los periodistas. ¿Quién le entra al debate?