Encienden luminarias led de 27 calles de las colonias San Francisco y Las Palmas de Soledad
7 noviembre, 2017
Tras el TLCAN, ¿qué?
8 noviembre, 2017

Israel López Monsivais

Ricardo Gallardo Juárez, presidente municipal de San Luis Potosí, cumplió dos años en su cargo. En este tiempo ha demostrado indiferencia a la cultura. No la promueve, él prefiere impulsar los eventos populares en las plazas públicas que invertir el mismo tiempo, recursos y promoción en las políticas culturales. Alejado de las artes y cercano a lo popular.

Podemos observar la ausencia de referencias literarias, históricas y teóricas en los discursos y entrevistas de Gallardo Juárez. Cabe preguntarse: ¿es necesario que los políticos sean cultos y preparados? Platón propuso en La Republica la figura del filosofo-rey, históricamente identificada en Marco Aurelio, emperador romano. Lo ideal es que nuestros representantes fueran fervientes promotores de la cultura, en especial de la literatura.

Un líder culto podría ser sabio, tolerante y cercano a los valores democráticos. Desde que gobierna la gallardía en la capital potosina se ha dado un retroceso en los eventos y festivales culturales. Pero, sobre todo, pienso en la apatía del presidente municipal con la cultura. Es un hecho que el Festival Internacional Letras en San Luis disminuyó su calidad en los dos últimos años.

Por supuesto que se debe asistir a la treceava edición que se llevará a cabo del 15 al 18 de noviembre del presente año. Patricia Véliz Alemán, directora de Turismo y Cultura Municipal, anunció la participación de 30 escritores, nacionales y extranjeros. Por lo pronto, imagino que Véliz Alemán hubiera deseado traer voces y escritores más notables, sin embargo, desde los presupuestos le atan las manos.

Así es el doble rasero de la gallardía: si se trata de cantantes populares no falta el recurso, en cambio, para el fomento de la cultura y la literatura se aprietan el cinturón. Quisiera añadir la distancia del ayuntamiento gallardista con intelectuales y académicos críticos. Por ejemplo, en la administración de Mario García Valdez se gestiono la visita de Denise Dresser, Jorge Castañeda y Sergio Aguayo, por mencionar algunos.

Precisamente en la pasada edición se cometió la pifia de promover una conferencia de Jordi Rosado, cancelada por la crítica al evento. En este espacio el año pasado se escribió del giro cultural con la llegada de Gallardo (http://lajornadasanluis.com.mx/opinion/quiubole-la-cultura-slp/).

José Ramón Ortiz Castillo, profesor investigador de la facultad de Ciencias Sociales y Humanidades, reflexiona que en esta administración, el municipio ha descuidado todo lo referente al área literaria y considera que cada vez le importa menos. Menciona que en esta edición tiene menos autores, menos eventos y menos sedes que las anteriores. En su opinión, se ha confundido “la cultura y la formación en la cultura y las artes, con el espectáculo de relumbrón y que se llenó de festivales gastronómicos en detrimento de la difusión cultural”.

Finalmente, es obligación del ayuntamiento y de Gallardo Juárez la promoción de la literatura, arte y de la cultura en general. Es necesario que el Festival Internacional Letras en San Luis retome un rol protagonista en la región, se recupere la calidad e interés de ediciones pasadas.

Twitter: @francotiradort1

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.