Sonia y Madero marcharán este día en defensa del voto
10 junio, 2015
Perder todo menos el registro
10 junio, 2015

Israel López Monsivais Elizondo

C on el triunfo virtual de Ricardo Gallardo en la capital potosina, no ganaron el PRD y la izquierda, la victoria es del gallardismo y el populismo electoral. Descontento social e ignorancia del electorado inclinaron en la recta final el triunfo para el oriundo de Soledad de Graciano Sánchez. Cómo les pesa hoy a los priístas la corrupción de su partido, el caso de Victoria Labastida y la mala administración de Mario García Valdez. Le cobró factura al panismo la ruptura interna, la soberbia de la campaña y la sombra de Marcelo de los Santos atrás de su candidato, Xavier Azuara Zúñiga.

A primera vista el que sería el próximo presidente municipal de San Luis Potosí se enfrentará a grandes retos. El reacomodo de las fuerzas políticas en la entidad y los grupos de poder en la capital. Una deuda de mil 200 millones de pesos y una lista de demandas que cumplir. Promesas de campaña y compromisos firmados por atender en cuanto llegue a la Unidad Administrativa Municipal.

Al margen de la victoria, es necesario enunciar las irregularidades del proceso; antes de la detención del hijo de Ricardo Gallardo, el gallardismo se dedicó a entregar despensas y trabajar clientelas en la periferia de la capital. Con el anuncio de continuar con los programas asistenciales que implementaron en Soledad fue ganando simpatías. ¿Logrará cumplir con todo lo prometido durante campaña?

Basándose en la teoría básica del populismo latinoamericano es jugar con las necesidades del electorado, sumando la ignorancia, descontento social y un claro voto de castigo al PRI y PAN, se dieron los elementos necesarios para el triunfo del líder carismático de las masas populares. Cuestionado por las clases alta y media informadas, comparado por la prensa y la opinión pública con José Luis Abarca, ex presidente municipal de Iguala y autor intelectual de la desaparición y muerte de los normalistas.

Debemos aparte, por un momento al menos, preocuparnos por el tema de la seguridad en la capital. A Ricardo Gallardo se le ha relacionado, mas no comprobado, la cercanía con grupos del crimen organizado operando en Soledad. Énfasis de las autoridades federales, estatales y municipales en coadyuvar para lograr la paz demandada por la ciudadanía. San Luis Potosí no es Iguala, sin embargo, se debe prevenir antes que aumente la criminalidad y operatividad de estos grupos.

Concibo, pues, que el cambio organizacional del municipio se dará drásticamente. Una de las prioridades es el tema de la hacienda pública municipal, quebrada y endeudada comenzará su administración. Ya en funciones es necesario el combate a la corrupción en las distintas áreas del municipio como lo son tránsito, comercio y desarrollo urbano.

Dado que en Soledad repite el gallardismo, con la victoria de Gilberto Hernández Villafuerte, podrían aprovechar los recursos federales del fondo metropolitano para un crecimiento en conjunto de los municipios vecinos. De igual forma con el aumento de la representación en mayoría relativa y proporcional de la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática en el Congreso Local se pueden llevar a cabo los diversos proyectos por las relaciones intergubernamentales que existirán.

Priorizar las tareas en la administración municipal, servicios de calidad, con eficiencia y eficacia debe actuar el nuevo mandatario. Un gobierno local se administra, Ricardo Gallardo deberá entender que para lograr la gobernabilidad local se necesita algo más que algunos conciertos y programas asistenciales. Indudablemente llegará con la legitimidad de origen que le otorgan las urnas y la mayoría del electorado, tendrá que ser un actor de cambio si quiere ganar la credibilidad de la oposición y la opinión pública.

Bien así, la responsabilidad de la ciudadanía potosina conforme e inconforme con el resultado electoral será pasar de la democracia representativa a la democracia participativa. Nos debemos convertir en los primeros vigilantes de la administración pública municipal, críticos responsables para crear los contrapesos del poder. La democracia y los gobiernos no concluyen con el día de la elección, es una construcción continua de los distintos actores políticos y la sociedad participativa.

Necesario es el combate a la corrupción, la rendición de cuentas y la trasparencia en los gobiernos locales. De lo anterior hagamos énfasis en las licitaciones, asignación de obras, contratación del nuevo personal y aplicación del presupuesto municipal. Espero no se caiga en el populismo como lo hizo en toda la campaña y se dedique a lo que indican las normas, brindar servicios de calidad a la ciudadanía.

Empezaré por considerar que Soledad creció los últimos seis años ubicándose en los diez primeros lugares del país. En contraste, San Luis Potosí se estancó. Examinemos minuciosamente el Plan de Desarrollo Municipal, las futuras acciones para lograr unas finanzas públicas locales sanas y la prevención en materia de seguridad. Finalmente es de suma importancia que el Cabildo y las nuevas autoridades eliminen los excesivos aguinaldos y disminuyan los salarios de regidores, síndicos y presidente municipal. Ganaron el gallardismo y el populismo electoral, las fuerzas de la capital cambiaron y nuevos actores políticos a las organizaciones llegaron.

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.