Ceepac no ha notificado al ayuntamiento por propaganda del informe de Gallardo
12 Octubre, 2016
Gallardo, a favor de las auditorias; “pero que se haga bien”, destaca
13 Octubre, 2016

Gobernar sin decidir: los costos de ocultar la violencia en SLP

capital

Gobernar es tomar decisiones. Y quienes gobiernan en todo sistema político son en esencia los políticos que quedan a cargo del Poder Ejecutivo. En tal sentido el Ejecutivo toma decisiones para garantizar bienes públicos como la seguridad en beneficio de todos y no solo de unos cuantos miembros de una comunidad. Ahora bien, una situación paradójica en la toma de decisiones públicas es que si gobernar es decidir por todos y no solo por unos cuantos, entonces el no tomar decisiones o no querer ver situaciones de alarma como problemáticas, también se convierte en parte de lo que deja de hacer el gobierno. Es decir, se puede gobernar sin decidir y eso siempre acarrea costos reales a las personas.

En SLP como en el resto de los estados de la república, las crisis de seguridad se manejan por el Ejecutivo, de quien dependen las instituciones de seguridad pública, de manera torpe y revelan la incompetencia de los altos funcionarios públicos. En muchas ocasiones los ciudadanos escuchamos con indignación declaraciones de los gobernantes que se basan en juicios y creencias personales, y no en datos concretos y evidencias sólidas de cómo se piensa atender el problema.

Considerando lo anterior, en forma de declaraciones irresponsables e ignorantes, caen las actuaciones de nuestras autoridades locales, al tratar de manejar los episodios de violencia e inseguridad en el Estado como problemas de mera percepción y de troleo en redes sociales. Pues al parecer así lo piensa y al parecer cree el Gobernador Juan Manuel Carreras, que en vez de instruir y coordinar a los funcionarios del gabinete de seguridad bajo su cargo para que respondan con labores de inteligencia y prevención del delito, le es incómodo el que se le cuestione sobre la inseguridad y culpa a los propios ciudadanos de hacer correr la psicosis colectiva. Se le olvida que no todas las mujeres y hombres en las calles andamos con un sequito de guaruras protegiéndonos a cada hora del día.

A esta lógica de descuido y desatención se suma el propio Procurador de Justicia del Estado  Federico Garza Herrera quien declaró que las mujeres de SLP desaparecen porque se hartan de su entorno y se van del hogar. Con lo cual su lógica es que las que están desaparecidas son pocas y por tanto no son problema. Tras esta vergonzosa actuación documentada por los medios locales, la misma PGJE tuvo que recular y reconoció después que 19 y 20 hombres están desaparecidos en SLP.

También el Ejecutivo municipal se suma a esta indolencia, cinismo y descaro. Pues el Secretario del Ayuntamiento Marco Antonio Aranda Martínez, recomendó como si tuviese toda la sabiduría propia de un macho del siglo XVIII, que las mujeres fueran cautas y lleguen temprano a sus casas y no se expongan al peligro[1]. Le haría bien responder si reconoce que la Policía municipal tiene la obligación de patrullar las calles y avenidas en las horas de riesgo para las mujeres trabajadoras, las cuales usan los deficientes servicios públicos de transporte y muchas de ellas caminan por las penumbras de las calles de colonias en el olvido municipal donde ni los policías se meten.

En este sentido la vulnerabilidad de las mujeres radica en que estas sufren ataques criminales al momento de trasladarse a su casa desde el trabajo o escuela. Por cierto, hace pocos días se evitó por la reacción de un taxista –sí, de un taxista y no de un policía– que un delincuente secuestrara a una niñita estudiante de un Kínder público ubicado en la Avenida México[2]. Lo cual confirma la nula presencia policiaca en horas pico protegiendo las escuelas, centros de trabajo y sus perímetros. Lo cual confirma el nulo interés de Ricardo Gallardo por desplegar operáticos policiacos preventivos y de reacción inmediata ante este tipo de emergencias.

 En resumen esta fobia al alarmismo y al escándalo que tienen los funcionarios estatales y municipales, se combina con el machismo de sus creencias; pues se culpa a la mujer de que simplemente desaparezca de su entorno porque se harta, o que no debería de andar a “altas horas de la noche” en la calle porque es víctima, cabe preguntarse ¿y los policías no están bajo su mando? ¿O están bajo el mando fáctico de intereses perversos? Cosa grave, pues estas declaraciones de dejar hacer y dejar pasar les hacen cómplices de la inseguridad que deben garantizar a las mujeres y sus familias, a todos los potosinos.

En conclusión, decidir es gobernar y no decidir por desgracia también es parte del gobernar. Esto no es una justificación pues al contrario,  en temas de seguridad el no decidir o atender las causas de la violencia y sus síntomas, es una opción de alto costo y desintegración social. Ante esto se requiere que la sociedad se involucre y exija el derecho vital a habitar una ciudad y un Estado seguro. Bien harían Carreras y compañía en  demostrar algo de carácter y utilizar los recursos del Estado para que no estamos cuidándonos cada quien las espaldas. Pues sin colonias con luz en la noche, con espacios públicos inseguros e intransitables, se cumplen las lamentables condiciones para que nos sigan desapareciendo, a mujeres y a hombres por igual.

Mensaje para el Gobernador y al Alcalde de SLP: hagan su trabajo, la inseguridad de SLP es un hecho y es un problema, y el que no lo quieran ver así también es parte del problema. De seguir así esas no-decisiones también tendrán costos en sus carreras políticas.

[1] http://lajornadasanluis.com.mx/destacada/aranda-martinez-sugiere-las-mujeres-resguardarse-temprano-hogares/

[2] http://antenasanluis.mx/desconocido-intento-robarse-a-una-nina/

Hector Alonso Vázquez
Hector Alonso Vázquez
Politólogo por la UCEM; Candidato a Maestro en Asuntos Politicos y Políticas Públicas, por el COLSAN.