alvaro obregón calle
Federación deja fuera a Seduvop de las obras en Obregón: Macrina
4 Marzo, 2015
reforma energética
México SA: Ingreso petrolero hundido
4 Marzo, 2015

¿Hasta cuándo?

Jaime Nava N.

E n México todo es surrealista. La clase política se encarga de recordarnos que son ellos quienes pueden hacer y deshacer a voluntad, porque a ellos, gracias a la jodidez multifactoral, los elegimos nosotros, los incapaces, los ingobernables, los que seguimos alimentando el hambre que causa la decepción preelectoral con más promesas y esperanza.

Peña Nieto está en Gran Bretaña y allá sí, porque no le queda de otra aunque tampoco le aplaudan, debe dar la cara a los medios. Así, el (pre)ocupante de Los Pinos habló sobre México frente a la prensa internacional y, ante la ausencia de guión, ensayo y teleprompter se quedó sin palabras momentáneamente cuando fue interrogado sobre por qué nunca visitó Iguala, en Guerrero, para atender el asunto de los 43 estudiantes desaparecidos.

México, como en un episodio de House of Cards, está cada vez más lleno de gobernantes fríos y calculadores que consumen el tiempo y los recursos públicos, durante el periodo que deberían servir, planeando cómo mantenerse en el poder. Así, para mantener su imagen internacional como “salvador de México”, el inversor inmobiliario, Peña, aguanta el prurito que le causan las preguntas de la prensa que no tiene contrato de exclusividad en Televisa para limpiar su imagen y recuperar la confianza de los poderosos grupos económicos que desean extraer la riqueza de nuestro país, a cambio de trabajos mal pagados, conscientes o no de que esa es la causa de la violencia que los ahuyenta.

Por desgracia, en este país, que un político dé la cara es cosa rara, porque no todos los días están en campaña. Fuera de los periodos electorales los políticos utilizan cualquier tipo de excusa para no encontrarse de frente con un ciudadano que no forme parte de su partido o de la nómina. Peña ya lo ha demostrado; recientemente lo demostró Mario García Valdez al reconocer la deuda del ayuntamiento frente a un grupo de empresarios y no junto a la ciudadanía como en los meses alegres de campaña electoral.

Sin olvidar al diputado local Alejandro Lozano, quien presentó una iniciativa de reforma para eliminar cierto número de candidaturas plurinominales ante empresarios. De nuevo, sin importar el color, quienes mal desempeñan cargos públicos demuestran que, para ellos, existimos ciudadanos de segunda, y, por supuesto, los ciudadanos de primerísima. El problema con Boris, como le dicen en las altas esferas donde se promociona, es que su iniciativa está mal hecha. Debemos poner atención en el trabajo que como diputado ha hecho el presentador de iniciativas mediáticas. Los artículos que pretende reformar el diputado son los 42 y 43 de la Constitución Política del Estado y los artículos 8 y 179 de la ley electoral.

El diputado no tuvo la precaución, el interés o la necesidad de consultar la ley electoral más actual del San Luis Potosí y, por lo tanto, su iniciativa de reforma tal como la presentó eliminaría el texto vigente de dos artículos que se refieren a cosas distintas a las que presenta su iniciativa. Podría pensarse que esa era la intención del panista, pero basta revisar los artículos 10 y 307 de la ley electoral para darnos cuenta que la iniciativa que autopromueve como una necesidad para ahorrar recursos es sólo un acto mediático para seguir promoviéndose como un diputado sensible a la nueva realidad del país.

Cabe destacar que su propuesta no incluye el procedimiento, como actualmente aparece en el artículo 413 de la ley, mediante el cual se asignarían las seis curules plurinominales entre los diferentes partidos políticos y sus respectivos porcentajes. El documento que presentó Boris Lozano sólo se limita a decir, en un transitorio: “las adecuaciones legales que correspondan al aprobar esta iniciativa deberán ponderar que en la integración de los diputados de representación proporcional tengan preferencia los partidos políticos que no hubieren obtenido el triunfo en ningún distrito de mayoría relativa, siempre que cumplan con las disposiciones que la Ley Electoral del estado les imponga”. Así, la propuesta del diputado, el mismo que quería regular las manifestaciones en San Luis Potosí, sólo se limita a cambiar, en artículos mal señalados, los números doce por seis. Nada de fondo. Por desgracia esta realidad política mexicana no es una serie de Netflix. Pobre país.

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.