Las Magdalenas
18 Noviembre, 2015
Recaudatorio
18 Noviembre, 2015

Incontrolables los fondos para seguridad pública

Carlos López Torres

El secretario de Finanzas, José Luis Ugalde Montes, informa que ya están llegando a nuestra entidad los recursos del Subsidio para la Seguridad de los Municipios (Subsemun), aunque dice no saber qué municipios tendrán derecho a la segunda ministración de tales recursos.

Tampoco dice nada sobre los recursos que constituyen el Fondo de Aportaciones a la Seguridad Pública (FASP), que es entregado por parte de la Federación a los estados.

Sin embargo, según nota firmada por los reporteros Gustavo Castillo y Alonso Urrutia, publicada ayer en La Jornada, nos enteramos que el gobierno federal ha pospuesto la entrega de ambos recursos hasta diciembre, a las autoridades estatales y municipales.

Lo anterior tiene que ver con el hecho de que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha detectado en las cuentas públicas una serie de irregularidades en el manejo de la inversión de 50 mil millones de pesos que desde 2012 se les han transferido a estados y municipios, respectivamente.

En nuestra entidad, ante el fracaso de la administración del sexenio pasado en materia de seguridad pública, entre otras actividades, los tamaulipecos importados, incluyendo al director de la Ministerial Castillo Celestino, de una u otra manera ha trascendido el desbarajuste en la SSPE y la PGJE, derivado de la omisión, el desdén y, por supuesto, las corruptelas de los jefes responsables de la seguridad pública.

A reserva del resultado que arroje la revisión de las cuentas públicas de 2015, de los 58 municipios y el gobierno estatal, el secretario de Finanzas haría bien en recomendarles a los diputados y a la Auditoría Superior del Estado (ASE), tengan a bien analizar con lupa los manejos financieros de los fondos transferidos para seguridad pública al estado y los municipios, sobre la base de solicitar a la ASF la información al respecto.

Parte importante del combate a la delincuencia y la eficiencia en seguridad pública lo constituye el desempeño del personal, mandos medios y superiores de las dependencias responsables de garantizar la tranquilidad de los potosinos. Sin embargo, si el manejo financiero no es transparente ni se usa para los objetivos trazados, entonces ocurre lo que todos sabemos que aún existe en nuestra entidad: ineficiencia, ineficacia y manejo irregular de los recursos destinados a ese fin. Por ello es urgente conocer a fondo el problema heredado.

Los rubros para los que se apoya a estados y municipios son: certificación policial, creación del mando único, nuevo sistema de justicia penal, capacitación y fortalecimiento del sistema penitenciario.

En todos ellos, los rezagos son mayores o menores, aunque de hecho no existe el cumplimiento cabal de estos rubros, según ha sido aceptado por las autoridades respectivas, quienes lejos de hacerse una autocrítica, prefieren repartir culpas en el mejor de los casos, o de plano hacerse los occisos en cumplimiento a la consabida regla de cubrir las espaldas al que se va.

Sin embargo, los afectados en su cotidianidad, en sus patrimonios y sus derechos, deben exigir que se ventilen estos y otros graves problemas que el clásico borrón y cuenta nueva pretende mantener en el olvido.