Sí contestó Mario García la demanda de pago de Vigue
29 enero, 2016
Entre la norma y la práctica
29 enero, 2016

Inoportuno golpe de pecho

Ignacio Betancourt

La fascinación por el poder tiene un encanto para los afectados: pronto les mostrarán el cobre los aspirantes a medrar. De repente lo único que habrá de distinguirlos es la demagogia y la mitomanía, pronto resultarán explícitos engañabobos, criminales potenciales, seres dispuestos a vender su alma al Diablo a la menor provocación (creo todos conocemos a algún funcionario con ese perfil). Más temprano que tarde la fascinación por el poder saca de inmediato a relucir lo peor de los seres humanos, especialmente en aquellos que confunden a la vida y a los ciudadanos como parte de un botín designado por el dedo de Dios para ellos.

Analizar las tortuosas maneras de acceder a la corrupción legal; indagar en las vías tenebrosas para instalarse en la impunidad glorificada; revelar los siniestros conciliábulos en donde se reparten trocitos de mundo según los más nefastos méritos resulta una provocación a la curiosidad social que todo ciudadano debería cultivar en su vapuleado corazón. En donde la vileza es vigente y funcional, la mirada de los ofendidos tendrá que detenerse, entre esos bizarros límites donde el acceso al poder se ramifica, ahí, en donde lo inimaginable pulula, entre esos recovecos del mundo de las decisiones sobre las colectividades también se encuentran los germinales antídotos contra tales infamias.

Un reciente caso de fascinación por el poder lo representa de manera espectacular (y caricaturesca) lo dicho por la esposa y cómplice del multihomicida (como todo político encumbrado) Felipe Calderón, respecto a cierta diputada panista sinaloense. La auto candidateada dama declaró sin rubor que el PAN, su partido, debería pedir perdón por haber postulado (e instalado) a una cómplice del Chapo Guzmán en la legislatura sinaloense. Lo lamentable de tan inoportuno golpe de pecho es que esa voluntad santurrona de pedir perdón no apareció cuando su prima sonorense estuvo implicada en la muerte de los pequeños de la guardería ABC donde era socia; tampoco nada dijo sobre la fraudulenta manera en que su marido ocupó la presidencia del país; tampoco nada sobre el lamentable Vicente Fox; ni por las decenas de miles de asesinados gracias a la guerra que declaró Calderón contra el llamado narco; y por supuesto tampoco nada sobre las tropelías de sus familiares cercanos y lejanos. ¿Cuándo se disculpó por alguna de esas terribles acciones? ¿Por qué hasta hoy solicita perdón por las innumerables tropelías en que ha estado involucrada ella o sus familiares? ¿Por qué cuando nunca lo hizo ahora lo hace? Es obvia la respuesta, porque ¡ahora busca la presidencia del país! ¿A quién pretende engañar ese sepulcro blanqueado llamada Margarita Zavala Gómez del Campo? ¿No le vendría mejor a la piadosa mujer dedicarse a hacer penitencia, ahora que viene el Papa, y olvidarse de la política inmoral y diabólica? Y que las nazifeministas entiendan: nada se le cuestiona por ser mujer, se trata simplemente de evidenciar su hipocresía.

Pasando al asunto del Centro Cultural Mariano Jiménez, cuya desaparición fue impedida por un grupo de académicos y artistas independientes hace más de un año, quienes decidieron hacerse cargo del Centro para que pudiera seguir funcionando en beneficio de los ciudadanos como hasta ahora ha ocurrido. Sin embargo, pareciera (pronto podrá confirmarse) que la Secult intenta decidir de manera unilateral sobre las actividades del mismo, ignorando la prolongada y pacífica lucha realizada por los diversos colectivos integrantes del Colectivo de Colectivos y la existencia de una Comisión Mixta (tres representantes de la Secult y tres de los Colectivos), que de acuerdo con la Secretaría Estatal de Gobernación es quien decide todo lo relativo al espacio recuperado.

La nueva burocracia cultural del Estado en lugar de reconocer el duro esfuerzo de los grupos y colectivos que han logrado mantener limpio y funcionando el lugar, sin recibir un solo centavo mientras los empleados pagados por la Secult se dedican de mil maneras a boicotear (sin éxito) las diversas actividades organizadas por los colectivos; pese a que al año reciben dos millones de pesos en sueldos se niegan a realizar cualquier actividad. Todo lo que la Secult debe hacer al respecto es pedirles que trabajen y apoyen las actividades de los colectivos (lo cual hasta hoy no ha ocurrido) y no habrá problema; de otra manera, la cada vez más amplia participación de académicos y artistas independientes tendrá que recurrir a mayores medidas de presión. Los colectivos han declarado que harán todo lo posible por evitar confrontaciones, pero tampoco habrán de rehuirlas si fuese necesario.

Por lo pronto, el Colectivo de Colectivos Mariano Jiménez (y suponemos que también la Secult) invitan a dos magníficas exposiciones de artes plásticas que se inaugurarán el próximo jueves 4 de febrero a las 20 horas en el Mariano Jiménez  (5 de Mayo 610, Centro). En una de las galerías del Centro se presenta la obra plástica del Colectivo IYARI, un grupo de talentosos e independientes creadores que sorprenderán gratamente a quien se acerque a conocer su obra; en la otra galería del Centro (se espera rehabilitar dos galerías más) se presenta la muestra titulada Monstruos, cartonería creada por Jorge Alejandro Granja Ferrétiz Lobito.

Las muestras permanecerán todo el mes de febrero; en ese mismo mes (y en adelante) todos los domingos a las doce horas se realizará un matiné familiar a precios módicos. Los domingos 7, 14 y 21 de febrero se presentará el grupo de títeres Monini con la obra para niños El gato zapayo. Luego los colectivos darán a conocer la lista de actividades a realizar entre las que se encuentran, conferencias, presentaciones de libros, proyección de películas y videos, talleres para niños y adultos, y todo lo que los ciudadanos se acerquen a proponer a los colectivos.

Del poeta Charles Bukowski (Alemania 1920-Los Ángeles 1994), va su texto titulado Este: disparate de autocomplacencia que consiste en que los/ famosos se reúnan para aplaudir su supuesta grandeza// te preguntas dónde están los verdaderos/ en qué gigantesca cueva se esconden/ mientras quienes carecen por completo de talento/ se inclinan ante quienes les aclaman/ mientras a los pendejos los vuelven a engañar/ te preguntas dónde están los verdaderos/ si es que hay verdaderos/ este disparate de autocomplacencia lleva durando décadas/ y con algunas excepciones/ siglos// es tan triste tan absolutamente inmisericorde/ te revuelve y deshace las tripas/ te oprime la esperanza/ hace que cosas nimias como subir una persiana/ o ponerte los zapatos/ o salir a la calle/ resulten más difíciles casi odiosas/ mientras los famosos se reúnen/ para aplaudir su supuesta grandeza/ y a los pendejos los vuelven a engañar// jodida humanidad / hija de la chingada.